‘Cochi’

LucidioSentimentiIVJULIÁN CARPINTERO | En el Juventus Stadium, cuando un jugador de ‘la fidanzata d’Italia’ marca un gol, en la megafonía suena el pegadizo Chelsea Dagger de The Fratellis. Ese segundo himno para la hinchada ‘bianconera’ fue lo que se escuchó a última hora del domingo, cuando el eterno Andrea Pirlo dio la victoria a los de Allegri en el último minuto del ‘Derby della Mole’ ante el Torino gracias a un disparo seco que entró pegado al palo de Gillet. De este modo, ni el arquero belga ni Storari, que ocupó el puesto de un lesionado Buffon, pudieron dejar sus puertas a cero el día en que Italia entera rendía homenaje al histórico Sentimenti IV, fallecido el pasado viernes, un portero que marcó una época y cuya rivalidad con Bacigalupo se convirtió en leyenda.

Casi trece eran los años que había tenido que esperar la afición del Torino para celebrar un gol en un choque ante la Juventus. Desde que el francés Cauet batiera a un Buffon incombustible el 24 de febrero de 2002 ningún jugador ‘granata’ había sido capaz de provocar tanta euforia en la sufridora hinchada turinesa como lo hizo este fin de semana el carrilero brasileño Bruno Peres, que en una jugada propia del mejor George Weah recorrió 78 metros para perforar las redes ‘juventinas’ con un disparo cruzado que pegó en el poste y sonó a ‘rete’. Sin embargo, lo más importante de este relato no fue ni el desarrollo ni el final, sino el principio, cuando el coliseo que remplazó al vetusto Delle Alpi se puso en pie para honrar la memoria de Lucidio Sentimenti, el que fuera guardameta de la Juventus en los 40 y que, prácticamente, colgó los guantes en el Torino en 1959. Con su muerte a los 94 años, ‘Cochi’ —como era llamado cariñosamente— dejaba huérfana a una ‘signora’ que ya era ‘vecchia’ cuando él defendía su arco.

Lucidio fue el cuarto de los cinco hijos de una humilde familia de la provincia de Módena. Curiosamente, todos ellos —Ennio, Arnaldo, Vittorio, el propio Lucidio y Primo, respectivamente— decidieron dedicarse al fútbol en la Italia de antes y después de la Segunda Guerra Mundial, por lo que cada uno fue añadiendo un número romano a su apellido en función del orden de su nacimiento. Tras pasar por el equipo de la región, el Módena, la familia Agnelli puso sus ojos en aquel joven y peculiar portero de sólo 22 años que meses antes había batido a su hermano Arnaldo —guardián del Nápoles— desde el punto de penalti cuando éste había parado nueve de forma consecutiva. Ofendido, Arnaldo comenzó a perseguir a su hermano pequeño por el césped entre las risas generalizadas del público. Había nacido una estrella.

LucidioSentimenti

En septiembre de 2011, Lucidio Sentimenti se convirtió en el futbolista vivo de mayor edad en recibir la estrella de condecoración de la Juventus con 91 años. La ovación fue de las que no se olvidan.

Su escasa estatura (apenas llegaba a los 170 centímetros) la compensaba con una gran fortaleza atlética y una agilidad superdotada, características a las que fue añadiendo su inteligencia para intuir las intenciones del rival y una particular forma de encarar los unos contra uno ante los delanteros contrarios, sus célebres ‘salidas de pie’, con el cuerpo hacia atrás y las piernas por delante. Pese a todo, lo que más llamó la atención de él fue su habilidad con el balón en los pies, ya que cuando en la temporada 1943/44 se fracturó un dedo, ante la imposibilidad de jugar bajo palos ocupó el puesto de lateral derecho llegando a hacerle incluso un doblete al Casale. Sin lugar a dudas, Sentimenti IV fue un verso suelto.

Ese sentimiento se acentuó el 11 de mayo de 1947, cuando Lucidio jugó su cuarto partido con la Nazionale. Aquel día, en Turín, Italia ganó por 3-2 a los ‘Magiares Mágicos’ de Puskás y compañía con los diez jugadores de campo del Grande Torino, siendo Sentimenti IV el único futbolista que alineó Vittorio Pozzo que no pertenecía al que, según Petón, fue el mejor equipo de la historia. Y eso que el arquero de aquel Torino, Valerio Bacigalupo, poco tenía que envidiarle a Sentimenti. Tanto es así que en aquel momento nació un antagonismo entre ambos que acabó desmitificada en el terrible accidente de Superga que acabó con Valentino Mazzola y el resto de aquella magnífica escuadra: de entre los hierros del FIAT N212 que se estrelló contra la basílica encontraron la cartera de Bacigalupo, dentro de la cual hallaron una foto de Sentimenti IV. Su rival, su ejemplo a seguir.

Ensombrecido por el ‘Grande Torino’, Lucidio no pudo ganar ningún título con la Juventus, por lo que en 1949 puso rumbo a la Lazio, donde los aficionados le llegaron a tildar de miope por algún gol que le hicieron desde fuera del área y hasta obligaron al club a someterle a una revisión ocular. Fue convocado para el Mundial de 1950 y disputó el primer partido, el de la derrota de Italia contra Suecia, aunque su carrera en la Selección no dio para más de sí. Todo lo contrario que a nivel de clubes, pues tras el fiasco de Brasil aún jugó para la misma Lazio, el Vicenza y el renacido Torino. Paradojas del destino, su círculo se cerró en el Estadio Filadelfia.

Después de mucho tiempo, el Torino tuvo cerca la posibilidad de llevarse un ‘Derby della Molle’, pero la moneda volvió a caer de cara para la Juventus, ese equipo del que Enric González dijo que no se siente cómodo sonriendo. Pero eso sólo lo recordarán los  ‘tifosi granata’ o, como mucho, los más incondicionales seguidores de Pirlo, esa suerte de Brunelleschi del balompié, porque, acostumbrada a ganar como está, la afición de la Juventus sólo guardará en su memoria el adiós a Sentimenti IV, el portero que tiraba penaltis y que coló el nombre de su equipo entre los miembros del mejor Torino de la historia.

02/12/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s