Radiografía de un pasado

Besnik Hasi.JULIÁN CARPINTERO | Desde hace un par de años Bélgica se ha convertido en una de las selecciones más atractivas de ver para el espectador neutral. El crisol de culturas y juventud al que Marc Wilmots ha ido dando forma eclosionó en el pasado Mundial de Brasil, cuando los Kompany, Hazard, Origi o Courtois hicieron sudar tinta a Argentina para volver a pisar unas semifinales de la Copa del Mundo. Sin embargo, en la última convocatoria de ‘les Diables Rouges’ —que le enfrentó a Gales— sólo hubo cinco futbolistas que a día de hoy disputen la competición local, un hecho que contrasta con la proyección internacional del grueso del grupo y que habla de la delicada salud de la Jupiler Pro League y del que durante tantos años fue su buque insignia. Casi en vano, el Anderlecht quiere recuperar su sitio de nuevo.

Asegurar la plaza de Europa League y después soñar. El equipo bruselense recibirá mañana al Galatasaray en el Constant Vanden Stock con el objetivo de seguir vivo en los torneos continentales cuando llegue febrero después de que la suerte le fuera esquiva en agosto. Encuadrado en el Grupo D de la Champions League junto a Borussia Dortmund, Arsenal y el citado subcampeón turco, el Anderlecht desfalleció en dos puertos de primera categoría al caer derrotado en casa ante alemanes (0-3) e ingleses (1-2). Sin embargo, la fragilidad que mostró en el centro neurálgico de la Unión Europea se ha tornado en osadía cuando le ha tocado visitar dos plazas tan complicadas como el vetusto Ali Sami Yen y el Emirates, feudos en los que arañó dos empates que constituyen sus dos únicos puntos hasta el momento. Especialmente significativo fue el 3-3 que el grupo de pseudo adolescentes que dirige Besnik Hasi sacó ante un Arsenal que en el minuto 58 tenía una ventaja de tres goles pero que acabó pagando cara su relajación hasta tal punto de permitir que el Anderlecht conserve, a su costa, una remota posibilidad de meterse en los octavos de final.

Porque aunque ahora pueda parecer una utopía, el cuadro blanquivioleta fue décadas atrás uno de los grandes agitadores del fútbol europeo. Así, la escuadra más laureada de Bélgica fue un rostro habitual en lo que a asomarse a finales se refiere. Tanto es así que en su palmarés figuran una Copa de la UEFA, dos Recopas y otro par de Supercopas de Europa, logradas todas ellas entre 1975 y 1983, sin duda la época dorada de un club cuyo escudo engrandecieron leyendas de la talla de van der Elst, Rensenbrink, Vercauteren, van Himst o Goethals y que, aunque nunca pudo jugar una final de Copa de Europa, se permitió el lujo de zarandear a gigantes como el Bayern de Múnich de los 70 o el Liverpool de Paisley. Pero los días de vino y rosas terminaron y la Ley Bosman no hizo sino acentuar una crisis que se tornó en pérdida de la identidad y del carácter ganador, pues Brujas, Standard de Lieja y hasta Genk se han atrevido a hacerle descarrilar en estos últimos años.

Youri Tielemans

Con apenas 17 años, el explosivo Youri Tielemans es la gran atracción del histórico Anderlecht.

Harto de dar bandazos y navegar sin un rumbo fijo, el máximo dirigente del Anderlecht, Roger Vanden Stock, le dio el timón de un velero imperial pero con la madera roída por el tiempo y la carcoma a un hombre de la casa como Besnik Hasi el pasado mes de febrero. A pesar de que en su pasaporte figure la bandera de Albania, el técnico de 42 años apenas se ha movido de Bélgica desde 1994, cuando, tras haber pasado por las ligas de Kosovo, Croacia y Serbia, fichó por el Genk. Seis temporadas en la medular del equipo de Flandes le sirvieron para desembarcar en el Anderlecht, donde llegó a portar el brazalete de capitán, dejando tan buen recuerdo que, tras colgar las botas en 2008, pasó a formar parte del staff técnico de Ariël Jacobs. Por tanto, no es de extrañar que cuando van den Brom fue cesado con el equipo lejos de la cabeza de la tabla fuera Hasi quien se hiciera cargo de un grupo que acabaría siendo campeón en el play-off por el título.

Conocedor del talento que brota en el invernadero del Anderlecht, el gran mérito de Hasi ha sido dar continuidad y confianza a jóvenes como Praet, un enganche que con 20 años ya es internacional absoluto con Bélgica, o la joya de la corona Tielemans, un interior de una potencia descomunal que la temporada pasada hizo su debut en Champions League con 16 años recién cumplidos y que hace dos semanas dejó boquiabierta a la afición española al fusilar a Kepa Arrizabalaga, el meta de la Selección sub-21. Para hacerles aún más estimulantes, a ellos se han sumado el olfato goleador del serbio Mitrović, la segunda juventud de Vanden Borre, la habilidad selvática del hondureño Najar o la jerarquía de Defour, de vuelta a casa tras un paso poco fructífero por el Oporto.

Con estos mimbres pretende Hasi hacer una cesta lo suficientemente fuerte como para que los sueños de su plantilla y su afición no se rompan antes de tiempo. De ganar a un Galatasaray en horas bajas el Anderlecht dejaría sellada su presencia en los treintaidosavos de la Europa League al mismo tiempo que debería esperar la derrota de los ‘gunners’ ante el BVB para mantener la esperanza de continuar en Champions hasta la última jornada. Difícil sí, pero no imposible. Mientras tanto, Hasi peleará mano a mano con Brujas y La Gantoise por su segunda liga con el corazón en un puño, pues es consciente de que en cualquier momento algún grande de Europa lanzará sus redes sobre sus pequeños diamantes cuando Wilmots los sitúe en el escaparate continental. Su presidente hará caja con ellos, pero cualquier tiempo pasado le parecerá mejor.

25/11/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s