Rumbo a Guinea Ecuatorial

ObiangÁLVARO MÉNDEZ | Todos los planes de futuro se hicieron añicos cuando una gigantesca epidemia comenzó a arrasar los países más pobres del oeste de África. El miedo al ébola, una enfermedad que se había cobrado la vida de miles de personas, hizo que Marruecos diera un paso atrás y se negara a acoger la celebración de la Copa de África 2015. El reino alahuita se vio incapaz de contener la avalancha de aficionados —contagiados o no contagiados— de todo el continente que el torneo iba a generar y pasó la patata caliente a la Confederación Africana de Fútbol. Muchos fueron entonces los países que se presentaron voluntarios y la semana pasada se anunció a bombo y platillo quién fue el elegido. Y no fue otro que un viejo conocido nuestro: Guinea Ecuatorial.

Esas dos palabras significan mucho para España, ya que Guinea Ecuatorial en su día fue una próspera colonia dependiente de Madrid hasta 1968. Pero la esperanza tras la independencia de la metrópoli pronto se tornó en tragedia. Exótico y fecundo a primera vista, el país se configura hoy en día en el plano político como una férrea dictadura en la que Teodoro Obiang aglutina todos los poderes. Desde el momento mismo en que el ahora Presidente llegó al poder en 1979 tras encabezar un golpe de Estado contra su propio tío, la represión y las torturas se convirtieron en algo habitual en el pequeño país africano. Durante los meses siguientes, Obiang mandó ejecutar al gobernante Francisco Macías Nguema y eliminó cualquier rastro de oposición. Se calcula que cerca de un 10 por ciento de guineanos perdieron la vida en los años en que el Presidente reafirmó el autoritarismo de su régimen.

Los informes de organizaciones como Human Rights Watch o Amnistía Internacional detallan la falta de libertad de expresión y la censura a la que se ven sometidos los medios de comunicación, Internet y las redes sociales. Buena prueba de ello es que la radio más importante del país está controlada por el hijo del Presidente y más que probable sucesor suyo en el cargo, Teodorín Nguema, celebérrimo prófugo de la INTERPOL que tiene la entrada prohibida a varios estados occidentales.

La versión oficialista, no obstante, habla de democracia en Guinea Ecuatorial debido a la existencia de comicios periódicos y de una conspiración mundial para deslegitimar al actual Gobierno. Ahora bien, las crónicas de las ONG que han podido trabajar sobre el terreno señalan que las sucesivas reelecciones de Obiang son fruto de la continua manipulación de los resultados. Sólo así se explica que en 2009 el dictador obtuviese un más que sospechoso 95’8 por ciento de los sufragios.

Paradójicamente, Guinea Ecuatorial no es un Estado al que podamos calificar como pobre a pesar de su enclave geográfico. Al tratarse del tercer mayor productor de petróleo de África, los millonarios ingresos que recibe la economía nacional permiten que el país goce de un PIB per cápita de 26.000 dólares —una cifra superior incluso al de Grecia, Eslovaquia, Portugal, Polonia, Hungría o Chile—. Sin embargo, esta bonanza hidrocarburística no se traduce en un bienestar de las familias guineanas, sino en una fuente de corrupción y de elitismo que impregna a la inmensa mayoría de cargos políticos. Mientras los miembros del Gobierno de Obiang se desplazan en lujosos coches y habitan ostentosos palacios, el 66 por ciento de la población vive en situación de extrema pobreza y los barrios populares de las grandes ciudades carecen de agua potable.

La organización de la Copa de África en enero de 2015 supondrá un escaparate ideal para que el Gobierno de Obiang represente una función idílica de arcoiris y lleve a cabo una nueva demostración de fuerza. Todo el mundo estará pendiente de lo que ocurra en el paralelo cero. Pero de ese mundo que mira siempre a otro lado dependerá que se crea a este sádico dictador o no.

21/11/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s