Ramón Besa: “Me oriné con el gol de Iniesta en Stamford Bridge”

unnamedENTREVISTA A RAMÓN BESA | Descubridor de América a través de la biografía de Muhammad Ali, nació y creció en la pequeña localidad de Perafita, a cien kilómetros de la ciudad condal. Dedicado en cuerpo y alma a la actualidad del Fútbol Club Barcelona, no olvida sus inicios en la que ahora es su casa, la redacción del diario El País. Y es que recordar es de sabios, sobre todo si sirve para mirar hacia el futuro. Así lo habría querido el mismísimo Tito Vilanova, cuyo fallecimiento tanto le afectó a él y al resto de compañeros que cubren la actualidad del gigante culé.

PREGUNTA: ¿Cómo se definiría Ramón Besa?

RESPUESTA: Un aspirante a ser un puto periodista y una buena persona.

P: ¿Se ha arrepentido alguna vez de ser periodista?

R: No sabría hacer otra cosa.

P: Te toca defender el papel. O no. ¿Tiene futuro la prensa escrita?

R: No creo que ninguna plataforma pueda igualar a la del papel para un buen relato, una buena historia, un texto que precisa tiempo y atención.

P: ¿Estará el futuro del periodismo, entonces, más allá de las tablets?

R: Lo que está en crisis no es el periodismo, sino el negocio periodístico. Habrá que ver cómo se reformula, cómo se subvenciona y, sobre todo, saber si la gente está dispuesta a pagar por periodismo. Ésa es la más grande de las incógnitas. Acostumbrados a una sociedad en la que la gente consume lo que es gratuito… Evidentemente, el buen periodismo costará dinero. Hay que invertir y eso significará que quien lo quiera adquirir tendrá que pagar ese dinero. Quiero pensar que a la gente, si se le ofrece buen periodismo, acabará comprándolo y seguirá existiendo un periodismo alternativo a la comunicación corporativa, que me parece igualmente saludable, pero mal si sólo existe ella.

P: Hablando ya del Barça. ¿En el lado de los periodistas también se siente el famoso ‘entorno’ que definió Cruyff en su día?

R: Es verdad que en el mundo del Barça hay mucha gente que es del club y no le gusta el fútbol. Eso hay que admitirlo y eso sería parte del entorno. La entidad aglutina a mucha gente, por historia y por muchas circunstancias. No es lo mismo lo que piensan los socios que lo que piensa la opinión pública. Hay muchos aficionados y muchos seguidores que no son socios pero tienen su influencia. Podíamos decir que todo ese mundo hace una cierta presión hacia los directivos, hacia los futbolistas y hacia lo que es propiamente la familia de un club de fútbol. Es una entidad que sobrepasa a cualquier entidad convencional y eso crea círculos de presión, círculos que condicionan lo que es conocido como el ‘entorno’.

Cruyff

P: ¿Crees que se puede hacer periodismo en clubes tan herméticos como el Barça?

R: Al Barça le pasa como a cualquier otro de los grandes clubes. En este caso es un problema que se da excepcionalmente en España por una cuestión, y es que hay mucha prensa deportiva, mucha radio deportiva y mucha televisión deportiva, algo que se ha masificado hasta unos extremos que entiendo que exista un cierto control por parte del club. Ahora, eso de que últimamente ya no se pueda acceder a la información lo único que favorece es la especulación, la interpretación y la opinión, por lo que entorpece la propia información. Pienso que algún día u otro eso se tendría que arreglar para que la gente tuviera una proximidad a los protagonistas. Cada vez estamos más lejos de los protagonistas del espectáculo, del juego, o como lo queramos llamar, y esto condiciona la información.

Creo que hemos llegado a un punto que es preocupante porque, como digo, hay más opinión que información y, por otra parte, estamos generando lo que para mí es el periodismo de club más que periodismo deportivo. Hoy podemos montar tanto en Barcelona como en Madrid casi un culebrón. ¿En qué consiste? Pues en Barcelona el sujeto es el Barça, el enemigo es el Madrid y el vecino es el Espanyol. Si lo hacemos en Madrid, será al revés. El Madrid es el protagonista, el enemigo es el Barça y el vecino es el Atlético de Madrid. Y con esos tres personajes podemos hacer cada día la información deportiva. Esto está penalizando la información más plural, la información más periodística, y está favoreciendo un tipo de periodismo de militancia que, hasta cierto punto, es contraproducente para lo que es el propio sentido del deporte.

P: Volviendo a un terreno un poco más personal, en 2012 decidiste dejar aparcada tu actividad en Twitter por culpa de los insultos que recibías. ¿Por qué has vuelto y cómo mantienes el tipo ante todos los usuarios que te siguen criticando e insultando directamente?

R: Fue un proceso en el que me costó asumir que no podía estar pendiente de Twitter, no sólo por lo que decían de mí, sino por lo que generaba. Pero es una herramienta social muy importante hoy día y me convencí de que debía estar presente más allá de que me apeteciera más retuitear mis artículos o mis no artículos. Lo que me aporta es mucho más de lo que me fastidia por algunos comentarios. Hay que aprender a convivir con la crítica. Me convencí también de lo que supone cuando a uno le critican de una forma que entiende que es desmesurada o que no corresponde a lo que es una crítica, sino que es un insulto, es bloquear y se acabó.

Entiendo que en Twitter aprendo muchas cosas, he conocido gente muy interesante y cuando una cosa no me place pues lo bloqueo o paso directamente. Lo que tienes que hacer es que no te influya en tu manera de ser. Hubo veces en esa primera etapa que tuve que cerrarlo porque estaba pendiente de cuánta gente leía el artículo o cuánta lo recomendaba. Si estás pendiente de lo que se piensa de ti en la red social, al menos en mi caso, vas por mal camino. Si estás pendiente de lo que te aporta, es un gran acierto.

periódicos deportivos españa

P: Madrid contra Barcelona. ¿Es real ese enfrentamiento entre la prensa de una ciudad y otra o se trata de una estrategia de marketing para vender periódicos?

R: Es algo que a veces se instrumentaliza de mala manera. A veces, la rivalidad en el deporte es sana y otras veces no. De todas formas, en un diario como El País, un diario generalista, lo que debemos aprender es que el sujeto es el partido, no es ni el Barça ni el Madrid. A partir de ahí, puede haber sido mejor el Barça o el Madrid. Lo que pasa que hemos dejado de asumir que el sujeto sea un partido, una carrera de coches o una carrera de atletismo. Hemos futbolizado todo el deporte. A la gente que le gusta el fútbol, pues le gusta, y no tiene por qué cerrar los ojos. Y al revés. Cundo ocurren esas cosas tenemos que ser más civilizados y no participar de esa guerra de guerrillas que a veces es interesada. Algunas no, pero muchas veces sí.

P: Cuando nunca perdíamos. ¿Qué supuso para ti compartir cartel con nombres como Enrique Villa-Matas o Juan Villoro para contar la mejor etapa de la historia del Barça?

R: Entre vértigo y vergüenza porque todos ellos son grandes escritores. Me tuvieron que convencer y, finalmente, lo consiguieron; pero me da grima por si alguien piensa qué pinto yo en un libro como ese.

P: ¿Es el Barça una entidad irremisiblemente ligada al sentimiento catalán?

R: El Barça es una entidad que ha ido evolucionando con el tiempo. Es un club catalán y catalanista. Nunca he sido socio del Barça como para decir qué tiene que hacer o no. Otra cosa es si tiene que actuar más como agente social o no en las cosas que pasan en el país, si tiene que ser un objeto pasivo o activo ante esa realidad.

-

P: ¿Está en condiciones Luis Enrique de conseguir los éxitos de Pep en su primera temporada al frente del equipo?

R: Pues no lo sé. No sé lo que puede ocurrir, pero a Luis Enrique le costará más que a Guardiola. No me considero un especialista para pronosticar nada. No porque Luis sea peor —eso habrá que verlo—, sino porque Guardiola está consolidado y él está en el camino. Sea como fuere, la forma de entender el fútbol de uno y de otro es diferente. Eso sí, ‘Lucho’ tiene una posición de ventaja respecto al resto porque ha podido fichar a los jugadores que ha querido y planificar la temporada, no como les ocurrió a Tito y al Tata. Por eso debería tener más posibilidades de éxito.

P: ¿Hasta cuándo crees que puede ser alargada la sombra de Guardiola?

R: Valga como ejemplo el revuelo que hubo el otro día cuando vino a votar. Sus palabras de apoyo a Luis Enrique tuvieron más repercusión que las del presidente del club o cualquier otro personaje vinculado al barcelonismo. Guardiola estará toda la vida en el club, aunque no esté. Por tres motivos: por lo que le dio, por lo que le puede dar y por lo que le hubiera dado de quedarse. Cumpliéndose estas tres premisas, su sombra permanecerá por siempre, como las de otros históricos: Samitier, Cruyff, Kubala

P: ¿Es cierto que se marchó Guardiola después de presentarle una lista con los fichajes y los descartes de la siguiente temporada a Rosell?

R: No. Yo creo que hubo un desgaste y un cierto desencuentro. Guardiola empezó a conocer a Rosell el día que le dijo que había traspasado a Chygrynskiy porque no tenía dinero para pagar a los empleados. Se hizo demagogia porque él tuvo que aceptar el traspaso. ¿Podría haber continuado? Es verdad que la influencia que tenía sobre la plantilla también había disminuido por el roce, la exigencia o lo que fuera. Cuando Guardiola tomó el cargo señaló a Ronaldinho, Deco y Eto’o. Y en su momento lo hizo con otros. Todos sabían quiénes eran los jugadores que había que cambiar para empezar otro ciclo, pero no creo que hubiera lista.

P: ¿Hay margen para recuperar a Alves y Piqué?

R: El ciclo de Alves está seguramente en su fin, pero es que no va a ser ni ha sido fácil encontrarle sustituto. A la gente le da grima prescindir de él porque no hay otro mejor al que fichar, pero está en su última etapa. Piqué es joven, ambicioso y creo que profesional como para exigirse un recorrido en el Barça. Otra cosa es que las exigencias del entrenador no estén en consonancia con las que tiene él mismo. Y si no juega es porque tiene un problema físico o es un problema de estilo de juego. Hoy en día en el Barça sería imprescindible, pero es verdad que en el Barça han estado durante un tiempo a un nivel de entrenamientos más bajo y ahora eso está cambiando y no es fácil acostumbrarse.

DaniAlves

P: Este año está demostrando un gran nivel, al menos en su faceta goleadora. Pero, ¿debió el Barça fichar a Neymar con todos los dolores de cabeza que eso ha supuesto?

R: Los ha buscado el Barça. ¿Qué necesidad tenía Rosell de decir que había costado 57 millones? Si el Barça, además, ha presumido toda su vida de fichar a los jugadores más caros. El Barça ha pagado auténticas barbaridades por futbolistas que en su momento eran unos fuera de serie. En este caso, la Directiva quiso decir que había llevado a cabo un fichaje en mejores condiciones que cualquier otro club, incluso que el Madrid, y eso le puso una etiqueta peligrosa a Neymar. Dicho esto, me parece un jugador muy interesante. No es el jugador número uno del mundo y competir con Messi no es fácil, pero creo que realmente es muy interesante. Otra cosa es si va a ligar bien con Luis Enrique y si va a mezclar bien con Leo y Suárez.

Tengo la sensación de que Messi, desde la temporada pasada, decidió dejar de ser un 9, falso o no falso, y jugar con delanteros. Ser más un pasador. Si tiene oferta de pase para Neymar o para Suárez seguramente estará más satisfecho de si la tuviera por Tello o  Cuenca, sin faltar al respeto ni a uno ni al otro. Pero lo que quiere ahora Messi es volver a ganar. Su drama no es que marque más goles o menos, sino que, para un jugador tan bueno y competitivo como él, lo que necesita son títulos. Y el Barça la temporada pasada sólo ganó la Supercopa. Lo que quiere el argentino son buenos jugadores para volver a ganar.

P: En ese sentido, en el de la irrupción de Luis Suárez, parece que Messi está más reñido con el gol cuando su binomio con Neymar estaba siendo letal. ¿Hay atasco de cracks juntos arriba?

R: Es la gran duda. El problema del Barça es que hasta ahora estaba acostumbrado a masticar la jugada. Y ahora en cambio no la mastica, la escupe. Si tienes tres delanteros como los que tiene ahora el Barça la gente no se fija en el número de centrocampistas o en los defensas. La gente se fija en cómo hacerles llegar el balón más rápido a los delanteros para que metan goles. Eso ha cambiado la manera de ver el fútbol y de digerirlo. Antes el gol era consecuencia del juego. Ahora no. Entender esto y digerirlo creo que es un proceso muy difícil de asimilar en poco tiempo. Habrá paciencia. Es posible que este nuevo estilo de juego encaje en el Barça. Volvemos a un equipo más convencional, como el de otros tiempos, en el que se fichaba a Maradona, a Schuster, futbolistas geniales, pero con los que costaba hacer grupo. El Barça está ahora en ese proceso. Tiene buenos jugadores, con tres delanteros de los mejores del mundo, pero todavía no ha armado un equipo.

luis-suárez-barça

P: Es cierto que hay una gran plantilla, pero ni Ter Stegen acaba de convencer, Douglas parece un fiasco, hay dudas con Rafinha, está el expediente Vermaelen… ¿Son Rakitić y Luis Suárez los únicos aciertos en este sentido?

R: Creo que lo que más falta es un plan de juego. Rakitić me parecía un futbolista con muchísima confianza hasta que no jugó el partido en el Bernabéu. ¿Por qué un jugador que ficha por el Barça no aspira a jugar contra el Madrid? Aquel partido marcó un punto de inflexión en lo que era Rakitić, un jugador bien visto, bienvenido, bien recibido, con protagonismo, y pasó a tener menos protagonismo. ¿Lo que ha pasado con Luis Suárez? Es un goleador, pero en los partidos que ha jugado, ha funcionado más como asistente y colaborador.

Sí que hay, además, jugadores interesantes. Hay otros, digamos, de complemento, como Douglas o Vermaelen. Aquí habrá más dudas. Dependerá mucho de quién ejerza el liderazgo. A veces, cuando un equipo encuentra un patrón de juego y un líder, hasta jugadores menores o no tan importantes adquieren un protagonismo muy significativo. El problema es que la gente ahora, como todavía no ha florecido un equipo ni se ha armado, va mirando uno por uno. Y si miras uno por uno por separado pues hay jugadores que quizás no parecen tener el nivel contrastado para jugar en el Barça.

P: Volviendo a Messi, ¿cabe la posibilidad de que la dependencia que el equipo muestra respecto a él genere una crisis en un futuro a medio plazo?

R: Digamos que en todas partes se ha asumido que valía la pena correr el riesgo de que Messi continuara en el Barça, y los primeros síntomas han sido buenos. La temporada pasada había mucha gente que pensaba que se había acabado la mejor versión del argentino. Sin embargo, ha sabido reinventarse y creo que es un futbolista todavía muy decisivo para un club como el Barça y para cualquiera. El problema es, como siempre decía Pep, saber rodearle de los jugadores que necesita. Y hoy los jugadores que necesita no son precisamente los que necesitaba en la era Guardiola.

El Barça ha cambiado de perfil y ahora el entrenador tiene que saber hacer la lectura oportuna para jugar alrededor de Messi. Creo que el protagonismo suyo todavía es mayor si tenemos en cuenta que Xavi ya es más mayor y, por lo tanto, no puede tener la regularidad que tenía antes; Iniesta tiene 30 años y está todavía en un buen momento, pero las lesiones hacen que condicione su actuación; y el protagonismo de Messi como factor, para bien o para mal, se doblará con respecto a otras temporadas. Marcará más o menos goles, pero el punto neurálgico del Barça es él. Hasta donde yo tengo entendido, decidió que, para continuar en el club, quería más delanteros centro que extremos porque él es consciente de que probablemente no volverá a marcar 50 goles por temporada.

MessiIniesta

P: Bajo tu punto de vista, ¿tiene la actual Junta autoridad moral para seguir mandando en el club hasta 2016 o tras la marcha de Rosell el socio exigía unas elecciones?

R: Yo no lo sé. Hay diferentes opiniones al respecto. Evidentemente, legitimados están, no creo que sean unos intrusos. Otra cosa es si se imponía un traspaso de poderes como el que se ha producido. Para mí habrían estado perfectamente legitimados y autorizados para continuar si se hubiera explicado bien el traspaso que ha habido desde Rosell a Bartomeu La actual Junta lo que tiene de condicionante es que como nunca se ha sabido qué pasó con Sandro, pues puede dar la sensación de que no están legitimados para continuar en el cargo. Pero yo no soy nadie para cuestionarlos o no. Digamos que esto es una cuestión de la Asamblea de socios. Sí que entiendo que hasta que no se explique de algún modo qué paso con Rosell y por qué dimitió, siempre habrá una duda o una sospecha sobre los actuales dirigentes.

P: ¿Podría ser Laporta la solución a todos los problemas en el caso de que decidiera volver?

R: Lo veo difícil. Las segundas etapas no son las mismas. Laporta llegó con un ideario muy claro para cambiar el club, de la mano de Cruyff, con unos jóvenes directivos dispuestos a cambiar el mundo, un economista como Soriano, el hombre que tenía el álbum de cromos como Rosell… Una inercia y una fuerza brutal. O sea, su gran fuerza fue la determinación, el no tener complejos. Creo que ya no es el mismo de entonces. De momento, debería ver con qué candidatos va, en qué condiciones va, y él mismo no ha asegurado que se vaya a presentar.

Yo creo que el Barcelona hay momentos en que necesita regenerarse y, en este momento, Laporta puede ser un activo del barcelonismo, pero no creo que el único. Creo que puede haber muchas otras alternativas y evolucionar. Ahora, el Barça, últimamente, ha entrado a veces en la regresión y en la involución futbolística. ¿Por qué no puede ser que vuelva a entrar en la regresión y en la involución social? No lo sé. Los socios del Barça en eso son complejos. Si te preguntas hoy cómo es que los socios eligieran en su día a Gaspart, cómo es posible que Bassat perdiera con Laporta, cómo han sido posibles otras cosas… Pero ese es el mundo del socio y, como digo, a veces no tiene que ver con el de la opinión pública.

P: Tú que llevas años y años cubriendo al Barça, ¿cuál ha sido el momento más especial relacionado con el equipo que has vivido en todo este tiempo?

R: Bufff… Pues no sabría decirte. Escoger un momento único o especial… Yo el que relato, sobre todo, es el gol de Iniesta en Stamford Bridge porque me meé. Me oriné, me meé porque en Stamford Bridge resulta que la prensa visitante, si habéis estado allí, te meten en unos pupitres muy apretados. Y estaba en una punta, tenía que ir a la otra punta, me estaba meando, no podía salir del pupitre, el partido se iba alargando y cuando Iniesta metió el gol me meé encima (risas). O sea, me oriné. Me tuve que aguantar hasta acabar el partido y es un momento que recuerdo como, supongo, que entre las ganas que tenía de mear, la emoción, lo que significó el gol y… Pues son momentos que recuerdo en mi vida que era una cosa que yo no podía controlar.

Andrés Iniesta Marca En Stamford Bridge

P: ¿Quién sería, para ti, el personaje más trascendente en la historia del Barça?

R:  ¡Ufff! ¿Uno solo? Bueno, digamos que a nivel directivo creo que sobre todo ha sido Gamper, porque él consiguió crear un club en un ambiente muy complejo como el que había en aquel momento y, de alguna forma, marcó las pautas de un club que debía ser socialmente muy fuerte, debía ser futbolísticamente con un buen gusto por el fútbol, debía ser cosmopolita… Creo que le dio una dimensión, le marcó una tendencia que más o menos se ha ido cumpliendo en el tiempo. El buen gusto por el fútbol pues yo qué sé… Al Barça siempre se le ha vinculado a equipos como el Hungría de los 50, como la Holanda de los años 70, y creo que eso es en parte por lo que marcó Gamper, ¿no?

Y luego yo diría que a nivel futbolístico para mí la persona más importante fue Cruyff, porque Guardiola sin Johan difícilmente habría existido. Él es la idea y Pep es el método, la evolución de la idea, la mejora de la idea. Pero sin la idea… Sólo hace falta repasar la historia: tuvo una buena historia en los años 50 y tuvo una buena historia en los años 20. El problema para mí es que la sombra de Di Stefano en el Madrid con las cinco Copas de Europa a partir de los años 50 ha hecho que no nos acordemos de Barças ni de otros equipos como el Sevilla, el Athletic de Bilbao o el Valencia. O sea, el fútbol no empieza con Alfredo, empieza mucho antes. Sin embargo, queda la sensación de que todo empezó con él. Y el Barcelona no ha sabido recuperar o atender a figuras como Samitier en los años 20 o el equipo de las cinco Copas y tenemos muy presente lo que es Johan. Pero, a mi edad, que yo no vi jugar al Barça de las cinco Copas, o no vi jugar a Samitier o no vi jugar a otros equipos míticos me quedaría con Gamper, como presidente, y me quedaría con Cruyff, como ideólogo.

P: ¿Y el jugador que más te haya impactado sobre el campo?

R: ¡Buffff! Yo me pedí fiesta en el periódico para ir a despedir a Romário. ¿Y por qué? Pues no sé, porque era un tío que me transmitía una magia especial y, sin embargo, no era el mejor jugador que ha tenido el Barça de fútbol, ¿no? Pero transmitía algo especial, fuera de serie. Pues no sé, también me encantaba ya cómo jugaba Guardiola, porque creo que es un tío que marcaba, era el ‘big bang’ del fútbol del Barça y a partir de él todo fluía con mucha más naturalidad. Recuerdo el debut de Cruyff contra el Granada. O sea, hay diferentes jugadores.

Pero para remarcar el porqué a veces haces cosas inconscientes o no sabes por qué las haces, igual que cuando uno se mea cuando ve el gol de Iniesta, me pregunto por qué yo pedí al diario al que iba a trabajar el día que se iba Romário. Pues porque tuve la necesidad de irle a decir adiós.

Romario

P: ¿De qué forma habéis vivido los periodistas cercanos al día a día del club acontecimientos tan humanos como la enfermedad de Abidal o la muerte de Tito Vilanova?

R: Con una carga emotiva muy bestia. A este club le pasan cosas que difícilmente le ocurren a los demás. Lo de Tito fue especialmente doloroso. Primero, por la separación con Guardiola, y luego, evidentemente, por la propia enfermedad. Durante mucho tiempo hizo creer que lo suyo era cosa de dos días y que no pasaría nada, que se curaría. Y creo que todos convivimos con esa sensación hasta que ocurrió. Recuerdo la famosa comida de Navidad que se aplazó porque se supo que había recaído. Entonces nos dimos cuenta de que el asunto podía ser grave.

También condicionó mucha la manera en que Tito llevó la enfermedad. En ese sentido, siempre fue un personaje con una forma de ser muy especial: cercano, buena persona, campechano… Y, claro, la gente lo vivió muy de cerca. La verdad es que ha sido un periodo emocionalmente brutal. Precisamente, creo que esa emoción hizo que reparásemos menos en lo futbolístico, por mucho que fuese la Liga de los 100 puntos. De alguna forma, después del estrés que supuso Guardiola, con Vilanova se relaja todo un poco. Messi ya no sufre la pesadilla de tener al entrenador encima cada partido exigiéndole; y Piqué, Xavi y el resto del vestuario se sienten más cómodos y se lo pasan mejor jugando al fútbol. Lo facilita todo. Y en esa descompresión, en esa situación de relax en que se dice “vamos a jugar al fútbol”, era difícil pensar que moriría. De hecho, creo que todavía no se ha asumido del todo su fallecimiento. Nadie se podía imaginar que el cáncer acabaría con un hombre que se encontraba en la plenitud de la vida.

Respecto a Abidal, lo más sorprendente fue la entereza con que lo afrontó. ¡Ostras, después de que se supiese lo de su enfermedad, sí que existió la sensación de que su vida corría un cierto riesgo! Y, sin embargo, los médicos fueron descartando más complicaciones y Abidal pudo volver a jugar al fútbol.

A veces no hay palabras para describir ese tipo de situaciones. Recuerdo también lo que pasó con Julio César Benítez, que fue un caso parecido: un jugador que, en un momento dulce de su carrera y sin saber muy bien por qué motivo, muere de repente. No sé si es por una cuestión de horóscopo o de ciclo vital, pero en torno al Barcelona siempre ha habido un halo de fatalidad y un cierto vínculo a noticias desagradables: las lesiones de Maradona, la tuberculosis de Kubala… Creo que el club está, de alguna forma, acostumbrado a luchar contra este tipo de situaciones. En el fondo, parece como si esa fatalidad fuese algo consustancial al Barcelona.

TitoVilanova

P: ¿Tuviste algún referente cuando empezaste a dedicarte al periodismo? ¿Quién es el profesional que más te ha marcado?

R: ¡Me ha marcado mucha gente! Nunca he tenido un único ídolo periodístico, sino que trato de aprender de todo el mundo. Una de las cosas que sigo haciendo cada día cuando me levanto es ir a buscar todos los periódicos y lo que escriben otros compañeros siempre me suele parecer mejor de lo que yo hago. Me gustaba ver a Juan José Castillo con su cigarro, que le interesaba igual el fútbol que el béisbol, el boxeo, el ciclismo o el tenis. Álex Botines, Santiago Segurola o Emilio Pérez de Rozas, que fue mi primer redactor jefe en el diario El País, son otros referentes. También me gustaba Fernando Borderías, uno de los periodistas de radio más importantes del mundo. Quim Regàs me parecía una persona fantástica y un profesional que podía resolver cualquier tipo de conflicto y sabía anticiparse a los tiempos o hacer que las noticias evolucionasen. Por suerte, en este país, tanto en Cataluña como en España, ha habido grandes periodistas.

Otra cosa que solía hacer es ojear las crónicas de Antonio Valencia o las del Tour de Luis Gómez. De hecho, mi afición al deporte se debe, en parte, al hecho de que nací en un pueblo de 300 habitantes en un momento en que ir a Barcelona suponía lo mismo que ir hoy a Nueva York. Yo, que como mucho iba un par de veces al año. Aprendí a interpretar muchas de las cosas que pasaban en el mundo gracias a la prensa. De hecho, descubrí América a través de la biografía de Muhammad Ali, que me parece un tipo fascinante: un negro que se negaba a ir a Vietnam porque decía que, por encima de la guerra, lo único que le dolía era el racismo de los blancos, para después convertirse al Islam. La grandeza del deporte reside, precisamente, en que mediante un ídolo puedes llegar a hacerte una idea de muchas de las cosas que suceden en el mundo. Considero, por tanto, que soy más bien un consumidor de libros, de revistas y de diarios que de firmas concretas, porque hay tantas que no sabría decirte sólo una. Eso sí, al que debo lo que soy, si soy alguna cosa, es a Santiago Segurola.

P: Dinos un falso 9 en cualquier ámbito de la vida.

R: Para mí el falso 9 por definición es Messi. A veces parece que no está y cuando aparece se hace la luz. Es el nombre al que más vinculo esa función. En este sentido, aprovecho la pregunta para denunciar que una de las cosas, por así decir, que más aborrezco del fútbol moderno es el tema de los dorsales. A mí me gustaba cuando se jugaba del ‘1’ al ’11’ y cada futbolista era depositario de la camiseta que heredaba: el ‘9’, el ’10’, el ‘7’, el ‘6’… Ese número soportaba una carga simbólica terrible y defenderlo suponía una gran responsabilidad. Hoy en día entiendo que, a efectos de ordenador y de actas arbitrales, uno pueda llevar el ’27’ o el ’24’, pero ya sólo por lo que representa el número ‘9’ y por la posibilidad de jugar de falso 9 me gusta vincular esa función a Messi.

P: ¿Y un falso 9 poco conocido de tu cosecha?

R: Me quedaría con Cesc Fàbregas o con Michael Laudrup, que fue precursor del falso 9 en el Barça, por decirlo de alguna forma.

16/11/2014

Más entrevistas:

– Karina Kvasniova (06/10/2012)
– Fran Guillén (20/10/2012)
– Nacho Labarga (04/11/2012)
– Fermín de la Calle (18/11/2012)
– Rubén Uría (02/12/2012)
– Susana Guasch (16/12/2012)
– Luis F. López (14/01/2013)
– Martí Perarnau (27/01/2013)
– Roberto Palomar (10/02/2013)
– José Manuel Díaz (24/02/2013)
– Gaby Ruiz (10/03/2013)
– Guillermo G. Uzquiano (24/03/2013)
– Roberto Hernández (06/04/2013)
– Petón (21/04/2013)
– Menottinto (05/05/2013)
– Nayim (12/05/2013)
– Eleonora Giovio (02/06/2013)
– Quique Peinado (15/06/2013)
– Revista Líbero (25/08/2013)
– Diana Sanchidrián (08/09/2013)
– Eduardo J. Castelao (22/09/2013)
– Pablo Gómez (13/10/2013)
– David Sánchez (26/10/2013)
– Alberto Rubio (10/11/2013)
– Fernando Evangelio (24/11/2013)
– José Miguélez (08/12/2013)
– Toni Padilla (22/12/2013)
– Eduardo Rodrigálvarez (26/01/2014)
– Miguel Ángel Violán (09/02/2014)
– Antón Meana (23/02/2014)
– Juan Tallón (09/03/2014)
– Rodrigo Arias (23/03/2014)
– Ander Izagirre (06/04/2014)
– Diego Torres (27/04/2014)
– Juan Esteban Rodríguez (11/05/2014)
– Juan Castro (01/06/2014)
– Luis F. López (24/08/2014)
– Martí Perarnau (07/09/2014)
– Gemma Herrero (19/10/2014)
– José David López. El Enganche (02/11/2014)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s