Un católico del Rangers con el corazón en el Celtic

DAVID-MOYESDAVID PALOMO | La historia de David Moyes se arma en base a una contradicción, desde que nació a orillas del río Clyde, en esa ciudad llamada Glasgow donde los atardeceres se nublan con lluvia y el sol tiene nombre de turista. Allí creció un pequeño futbolista que decía ser seguidor del Rangers, pero que aceptó la elástica del Celtic para cumplir su sueño. No le quedaba otra. En términos generales, fue un jugador mediocre. Un defensa corpulento, sin mucha técnica y escasa capacidad para salir con el balón desde atrás. Su único punto fuerte era el juego aéreo. Poco más podía aportar. Quizá por eso, cambió de equipo y se encomendó a la fe. Sus padres le bañaron en el catolicismo cuando soltó su primera lágrima y él lo aceptó de buena gana. Dios le ayudaría. O eso pensó siempre. Incluso cuando Roy McDonough criticó su profesionalidad en el Cambridge United: “Los tres están sentados —se refería también a otros compañeros— en el vestuario con un pequeño libro negro discutiendo sobre la fe cuando deberían estar pensando en el encuentro”. Poco importaron sus palabras. Gracias a la divinidad o a quién fuera, el hoy entrenador de la Real Sociedad jugó más partidos (79) con aquel equipo que el propio Roy (35).

Terminada su época en el Cambridge, Moyes empezó a tener relativo éxito en la mayoría de los clubes en los que militó: Bristol City, Shrewsbury Town y Dunfermline Athletic. Sin embargo, la entidad que cambiaría para siempre su carrera sería el Preston North End, donde marcó 15 goles en 143 partidos antes de retirarse. Allí acabó su etapa como futbolista y comenzó su despegue como entrenador. Porque en seis años consiguió que el equipo se quedara a las puertas del ascenso a la Premier League. Una labor que le permitió dar el salto al Everton. Y allí se hizo eterno. Tras un buen primer año, en el que logró la clasificación para la entonces Copa de la UEFA, su segunda temporada no fue tan buena, dejando al equipo decimoséptimo. No importó. La directiva siguió confiando en su trabajo y volvió a rozar la excelencia con Wayne Rooney y Mikel Arteta como sus dos grandes descubrimientos. Y en los años restantes, consiguió meter a los‘tofees’ en la Champions League, jugar una final de la FA Cup y mantener a los suyos siempre entre los diez mejores de la Premier.

Once años dan para mucho en el Everton, pero nunca creyó Moyes que para fichar por el Manchester United. La sorpresa fue mayúscula. No porque no fuera el entrenador idóneo, sino porque muchos esperaban a alguien con más recorrido en competiciones internacionales. Y lo cierto es que su paso por Old Trafford fue tan amargo como efímero. La corbata le apretó desde el primer día. Demasiado, incluso. El tiempo que le habían prometido se esfumó, la paciencia se tornó en nerviosismo y los malos resultados en su destitución. El banquillo del ‘Teatro de los sueños’ se le hizo demasiado grande. Nadie aceptó que la transición fuera tan lenta. Y el bueno de David acabó saliendo por la puerta trasera a toda prisa.

A la Real Sociedad llega con la vista puesta en volver a demostrar que sus malos resultados en el United no fueron fruto de su mala labor, sino de una serie de casualidades. Pero no lo tendrá fácil. O sí. Moyes será el cuarto entrenador del Reino Unido que dirija al conjunto de Donosti. El primero de ellos fue Harry Lowe, que pasó a la historia por tener que salir al campo como jugador ante la falta de efectivos en el banquillo. El segundo fue Toshack, el hombre récord, que consiguió una Copa del Rey y acumuló 322 partidos con el club en Primera. Y el último de ellos, Coleman, presentó su dimisión por discrepancias con el presidente Badiola tras 20 partidos en Segunda. Ellos serán el espejo de aquel chico lleno de contradicciones que cuando puede, según dice, va a la iglesia a rezar. Todo sea por la Real.

12/11/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s