Mens sana in corpore sano

André-PierreGignacJULIÁN CARPINTERO | Bielsa y un café. Estos dos ingredientes bien podrían formar una mezcla que a Guardiola le resultaría deliciosa para hablar de fútbol durante horas. Sin embargo, y aunque aquel episodio ya tuvo lugar en 2011 con el cineasta David Trueba como testigo, la ecuación volvió a repetirse el pasado fin de semana en el Vélodrome de Marsella, cuando el técnico argentino se sentó en su particular banquillo con forma de nevera sin percatarse de que uno de sus asistentes le había dejado allí lo que parecía un cortado que acabó abrasando el trasero del rosarino. Para aquel entonces, ‘El Loco’ ya había observado por encima de sus gafas cómo André-Pierre Gignac le hacía un doblete al Toulouse, su ex equipo, con el que mantenía al Olympique en lo alto de la Ligue 1, dos tantos con los que el delantero no hacía otra cosa que certificar un retorno que ha logrado a base de mucho trabajo, tanto físico como psicológico.

“Sé todo sobre usted. Por eso sé que bajará cinco kilos y marcará 25 goles”. Como es habitual en él, cuando Bielsa aterrizó en la Costa Azul y se enfundó su inseparable chándal ya sabía todas las teclas que tenía que tocar para que el equipo que dominó Francia a finales de los 80 y principios de los 90 resurgiera de sus cenizas. Normal, llevaba estudiando al OM desde el momento en que aceptó dirigirlo. En este sentido, el primer reto que se marcó fue el de recuperar a ese goleador que años atrás había impactado por su fortaleza y su remate pero que ahora arrastraba las botas y chocaba como un saco contra los defensas rivales. Y es que André-Pierre Gignac ha sido siempre un delantero de rachas, un futbolista que tan pronto se convertía en un mortero capaz de ver puerta en cada balón que tocaba como mutaba en una pistola de agua a la que le era imposible atravesar una red, por lo que si además de la cabeza le fallaba el físico era poco más que una isla en el ataque del Olympique. Es por ello que Bielsa y su equipo le diseñaron un plan específico con el objetivo de que se pusiera a tono y recuperara la chispa que le hizo grande en sus inicios. Y a fe que lo están logrando.

Más allá de sus características, no cabe duda de que Gignac es uno de los futbolistas más icónicos del fútbol francés. Aficionado a la caza y de origen gitano, nunca ha querido esconder sus raíces y en una entrevista con So Foot declaraba que “crecí con ellos. Mi mujer es gitana, así que mi hijo es automáticamente gitano. Mi familia vive en caravanas y trabaja en los mercados. Cuando me regalan ropa, se la doy a mi madre para que pueda venderla. A veces voy con ella y estoy detrás de la cabina”. Pero el suyo no es un caso único ya que, de hecho, dos primos suyos con los que comparte etnia también han competido en el fútbol francés: Abardonado, que fue defensa del propio OM; y Mollo, ex atacante del Granada que actualmente juega en el Saint-Étienne.

FBL-EURO-2016-ARM-FRA-FRIENDLY

Gignac se abraza al atlético Griezmann después de marcarle a Armenia el pasado 14 de octubre, justo cinco años después de su último tanto con Francia.

Natural de Martigues, una pequeña localidad de poco más de 40.000 habitantes cercana a Marsella, el pequeño André-Pierre —el mismo nombre que ha elegido para su hijo— se formó durante siete años en el club de su ciudad, el mismo en el que creció el talentoso Ali Benarbia y cuya camiseta vistieron el actual entrenador de la Roma Rudi Garcia, el lateral del OM en los 90 Éric di Meco o el pirotécnico Éric Cantona. Pero tras siete años, ‘Dédé’, como le llaman sus compañeros de vestuario, entendió que si quería crecer tenía que volar lejos. Concretamente mil kilómetros, puesto que Gignac cambió la suave brisa del Mediterráneo por el frío viento de la Bretaña al recalar en las categorías inferiores del Lorient con sólo 17 años. En el norte de Francia siguió su evolución hasta que Christian Gourcouff decidió darle una oportunidad en la Ligue 2. El día de su debut, André-Pierre salió en el minuto 78 y el primer balón que tocó lo convirtió en el 2-1 que le daba la victoria a su equipo frente al Châteroux. Mejor imposible.

Cuatro millones y medio de euros tuvieron la culpa de que Gignac se enfundara la camiseta del Toulouse en 2007, el equipo que verdaderamente le vería despegar y en el que confirmaría su tremenda irregularidad: en su primera temporada marcó dos goles, la siguiente 24 y la última bajó hasta los ocho. Con todo y eso, tras haber debutado en la Champions League y la Selección francesa, el Olympique de Marsella puso encima de la mesa 18 millones de euros para vestir de azul y blanco a un hombre que había jugado los tres partidos de Francia en el Mundial de Sudáfrica y que, a priori, salió indemne de la rebelión del grupo contra Raymond Domenech. Pero la montaña rusa de sus cifras no se detuvo en su vuelta a casa a pesar de que la temporada pasada recuperó parte de sus sensaciones alcanzando los 16 tantos. ¿Hasta ahora?

A estas alturas de la temporada nadie duda que Bielsa le ha lavado la cara al perezoso Olympique. Con ocho triunfos —todos ellos consecutivos— en las diez primeras jornadas, los del Vélodrome ya han firmado el mejor arranque de su historia y aventajan en siete puntos al omnipresente PSG gracias a un juego tan preciosista como intenso, que se sobrepuso a la marcha del excepcional Valbuena pero que correrá el riesgo de desfondarse en primavera. Y, en paralelo al club de la Costa Azul, camina Gignac, máximo goleador en solitario con diez dianas, que ha vuelto a asentarse con les bleus tras casi cuatro años de ausencia y que a sus casi 29 años vive el mejor momento de su carrera.

Fue el escritor Frank Herbert quien dijo que “la mente domina el cuerpo, pero la mente no siempre domina la mente”, y, de momento, la de André-Pierre está venciendo.

21/10/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s