El regreso de los no tan modestos

gol-atletiFIRMA DE RAFAEL AZNAR | Los primeros pasos de un campeonato liguero suelen ser tan emocionantes como los de un bebé. Lo son porque, tras los tumbos que traen consigo las pretemporadas —jugadores que no se han recuperado bien debido a las competiciones internacionales, giras de aquí para allá enfocadas al enriquecimiento monetario en lugar de al físico—, los puestos de honor se ven copados, en parte, por equipos a los que muchos no les conferirían la confianza ni de un euro en apuestas. El ejemplo más paradigmático fue el del Levante en la temporada 2011/12, que llegó a despertar el interés de todo el mundo, reportaje en The New York Times incluido, por la hazaña de haber llegado a liderar la Liga española, tan mediática como desequilibrada y tediosa, por el peso inmovilista que ejercen Madrid y Barça en su lado del balancín del patio de recreo. Más de 500 millones de presupuesto tienen la culpa.

Con el comienzo de la Liga 2014/15 ha vuelto a brotar esa sensación de que otro fútbol es posible. Tras cinco jornadas, Valencia y Sevilla han logrado ubicarse junto al Barça en ese trono de hierro que es el liderato. 13 puntos de 15 posibles avalan a dicha terna, sin olvidar que los puntos perdidos de ‘ché’ y sevillistas se deben a que se tuvieron que enfrentar a las primeras de cambio, con un empate en la jornada inaugural. Justo por detrás, se sitúan Atlético y Real Madrid, con 11 y nueve puntos, respectivamente.

Habrá que ver cómo se desarrollan los acontecimientos, porque las espadas del trono desgarran al mínimo atisbo de duda, pero el aficionado de a pie, el que no ondea bufandas fanáticas, empieza a ilusionarse con un posible regreso de los tiempos en que era impensable que los líderes rondaran los 100 puntos y, consecuentemente, que las diferencias con los asfixiados perseguidores se estiraran más allá de los diez. Coincidiendo con el estallido del Pep Team y el regreso de Florentino Pérez al Bernabéu, la espiral bipartidista se lo tragó todo durante un lustro, hasta que el ‘Cholo’ Simeone llegó al Atlético y les demostró a todos que, independientemente del volumen de las arcas —y las deudas— o del raciocinio de los gestores de un club, al final, el fútbol es un deporte que se decide por lo que hagan 22 tipos que se dedican a correr por un rectángulo de césped y a darle golpes a una esfera.

Hay quien afirma que, de los deportes de élite, el balompié es el que más se presta a permitir las sorpresas y a que los David tumben a los Goliat de turno. Y es cierto, al menos en el partido a partido. Eso sí, no olvidemos que, a diferencia del héroe bíblico, estos sucesores contemporáneos no van armados, precisamente, con una honda, sino con presupuestos de bastante consideración —146 millones de euros para el Atlético, 114 para el Valencia y 80 para el Sevilla—, lo que los convierte en ‘los no tan modestos’.

Además de la cantinela del partido a partido, Simeone, consumado especialista en escurrir el bulto —pues ya ha demostrado que, con esfuerzo, se pueden lograr Ligas, UEFA, Supercopas de Europa y hasta finales de Champions—, ha puesto de moda otra frase recurrente: “Nuestra liga es contra Sevilla y Valencia”. De momento, está en lo cierto, aunque parece que le ha faltado añadir en la oración a Barcelona y Real Madrid.

*NOTA: Los datos del artículo no incluyen los partidos de la jornada 6.

28/09/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s