Expiación

scolariMARIO BECEDAS | Caía la tarde en el Mineirão y Alemania le quitó la mordaza al fútbol. Fue todo en un momento. Como los peores naufragios. Brasil se supo contingente desde el comienzo, pero se quiso creer necesario. Un craso error que pagó con las siete trompetas del Apocalipsis traspasando los muros de su marrullería.

Salieron los de Löw montados a caballo pero tranquilos, inspeccionando el frente. Poco a poco todos fuimos entendiendo el desgaste de energía alemana en este Mundial: ha sido como el ‘fracking’, la fuerza motriz estaba bajo la superficie.

Estuvieron los de Scolari derrotados desde que su público, quizá más desquiciado por el toque guardiolista que por la ausencia de Neymar, no fue capaz de contrarrestar a pitos la gloria del himno alemán. Como si las estrofas del ‘Über alles’ repeliesen ese rencor húmedo y amazónico. Con tanto negro luterano en la vestimenta los vástagos de Merkel no podían caer. Pese a estar cita tras cita en la pomada final, Alemania siempre llega a los torneos pendiente de una afrenta anterior. Su teosofía es la realización de la venganza.

La ‘canarinha’, por su parte, se ahogaba en la playa de su desesperación, extenuada de rituales y helicópteros, de rezos extravagantes y apelación a una especie de fe interesada que, como la suerte, no puede ser ilimitada. Los árbitros, los astros, la casualidad, el espacio-tiempo, Neymar, el peinado a lo Sara Montiel de Thiago SilvaDavid Luiz queriendo matar a Bart Simpson. Todo le ha valido a Scolari en este reto imposible.

Khedira jugó al fútbol sobre nubes y Kroos avanzó por el tapete como si empleara una pértiga para llegar del círculo central a la media luna. Özil está a punto de llegar al Mundial y Müller sumó al rojo y negro de la camiseta el amarillo de su pelo y se transmutó en bandera y enseña de un país. Klose pulverizó registros y, como corresponde a su figura, celebró su histórico gol como si Alemania hubiera conseguido un saque de banda a favor. En ese momento, las cámaras buscaron tras las cristaleras de la prensa al comentarista Ronaldo que, hierático, descomunal, paquidermo y metido en un impecable traje gris, aguantaba la indignación como el Oddjob de las películas de 007.

brasil2

Al otro lado sólo quedaban cadáveres de una ilusión creada por la necesidad. Todo el país recreaba a su nuevo Barbosa en Fred, delantero al que es un insulto llamar futbolista, con un estruendoso rechazo que le anulará para siempre. No se puede ser el ‘9’ de Brasil con esa cara de vacile y sumar menos goles que cualquiera de los centrales.

Sólo animaron el cotarro los laterales; al fin y al cabo es Brasil. Marcelo salía como vigía con el balón jugado hasta el balcón del saque central, donde su barco pirata se topaba con los temibles galos: Alemania ya era más rodillo que Obélix. La peripecia en ataque de los locales quedaba siempre en una anécdota de Gila al teléfono.

Más divertido fue el caso de Maicon en la diestra, que se fue preparando para su prometedora carrera en el fútbol ‘indoor’ con unos descarados requiebros en defensa. Si llega a jugar Alves, el partido tiene que acabarse a puerta cerrada.

Y en medio del huracán ahí estuvo él. El artífice. El culpable. El hombre malo. El villano perfecto. Un Del Bosque con hielo negro en el corazón. Scolari, trucaje utilitarista del fútbol, trapacería del ‘jogo’, demagogo, acusado de pinochetista juvenil (aparte de entrenar al Chelsea sólo le faltaba eso) estuvo en el banquillo como un David Niven calvo y desmejorado metido en sus anchos pantalones de chándal confeccionados para barbacoas domingueras.

No se conformó ‘Felipão’ con comandar el pentacampeonato o haber resucitado a Portugal a base de hachazos en el ADN. Quiso más y regresó para blindar su gloria. Con su propio Apocalipsis hecho toque, lo único que ha blindado ha sido su expiación y la de todo un país. Brasil por fin ha superado el ‘Maracanazo’.

10/07/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s