Más viejo que el Sol

Soccer: Friendly-USA vs MexicoFIRMA DE LUIS TEJO MACHUCA | Su porte esbelto y fuerte, en un cuerpo que supera holgadamente el 1’80 de estatura, le convertiría en el protagonista ideal de una telenovela. La potente industria audiovisual mexicana se quedó con las ganas de disfrutar de un galán en potencia. Rafa Márquez, ‘figlio d’arte’ como dicen en Italia –ese país con el que los norteamericanos comparten bandera y carácter–, optó por dedicarse al ‘futbol’, sin tilde, igual que hiciera su padre décadas atrás. Para desgracia del público de los culebrones… pero para alegría de toda una nación que le admira sobre el césped.

Márquez es de esa gente dotada con el raro don de la excelencia, capaz de salir desde abajo a lo más alto y brillar con luz cegadora. Procede de una tierra que, aunque comparte con sus hermanos de habla hispana la afición por patear la pelota, apenas ha sido cuna de superestrellas a lo largo de la historia, más allá de Hugo Sánchez y, quizás, dos o tres nombres más. Pocos son los aficionados en todo el mundo, sin embargo, que si hubieran de completar el once ideal de la primera década del presente siglo, no le incluirían en el centro de la defensa.

Vigoroso y resistente como un agave, contundente como un buen tequila –a veces tanto que duele–, tan elegante como un charro a lomos de su caballo, tostado por el fuerte sol de los cerros de Michoacán, Márquez es el prototipo de la ‘mexicanidad’ más auténtica en el terreno de juego. Entre las cualidades que le han concedido un hueco de honor en la élite no está sólo la habilidad innata para anticiparse al delantero rival y robar un balón tras otro, con el estilo agresivo de un luchador enmascarado. Su sentido táctico, raramente se le caza desubicado, y su muy preciso desplazamiento en largo han permitido a sus entrenadores colocarle más de una vez en el centro del campo, donde ha cumplido con nota. A esto hay que añadir una capacidad portentosa para el remate, en especial de cabeza, y un disparo lejano tan mortífero como un mariachi tres horas en bucle. Dan fe de todo ello los, por ahora, 40 goles en su carrera, cifra nada despreciable para un zaguero.

Ha deslumbrado en todos los sitios que le han visto jugar: desde la Guadalajara jalisciense hasta Nueva York, pasando por Mónaco y, por supuesto, Barcelona, donde se convirtió en el segundo extranjero más exitoso de la historia del club. Ni siquiera el madridista más recalcitrante tiene reparos en considerarle uno de los mejores. Aunque donde más profunda ha sido su huella es en la Selección. Desde que Bora Milutinović le llamó en 1997, aún menor de edad, acumula 123 presencias con el Tri, del que ha sido capitán ni más ni menos que en cuatro Mundiales de forma consecutiva.

¿“Ha sido”? ¿En pasado? Ni mucho menos. A sus 35 años, con su intocable ‘4’ a la espalda, permanece como el jefe indiscutido de un plantel que pasó muchísimos apuros para clasificarse, pero que, ya en Brasil, de momento está rayando a buen nivel: ha superado la liguilla con brillantez, sobreviviendo incluso a los anfitriones, invicto y con apenas un gol en contra en un grupo que incluía delanteras tan poderosas como Croacia o Camerún. El capitán está tan fuerte que ha jugado todos los partidos, permitiéndose el lujo de marcar un gol y ser proclamado mejor jugador del partido contra los balcánicos.

México es, en materia de edad, una selección extraña. Del centro del campo hacia adelante, Miguel Herrera ha apostado por la frescura de la juventud: sólo un hombre, Oribe Peralta, pasa de los 27 años. Sin embargo, entre los defensores, obviando a los jovenzuelos Diego Reyes y Miguel Ponce, todos pasan de los 26. Rafa, referente futbolístico y espiritual de sus compañeros casi desde que alcanza la memoria, casi tan venerado por sus compatriotas como la deidad solar de sus ancestros nahuas de hace cinco siglos, es la mejor muestra de que, cuando hay calidad y ganas, la fecha de nacimiento es un dato que sólo sirve para rellenar estadísticas.

29/06/2014

Luis Tejo Machuca es redactor de Vavel y experto en fútbol italiano.

Anuncios

One thought on “Más viejo que el Sol

  1. Pingback: Falso9: artículo sobre Rafa Márquez | Luis Tejo Machuca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s