Nada nuevo bajo el sol

ARGENTINA-BUENADAVID PALOMO | Mucho escenario para Argentina, demasiado aforo para un partido de esos que escupen aficionados a cualquier lugar excepto al terreno de juego. Los de Sabella no están. Se les seguirá esperando, pero de momento no están. Consiguieron los tres puntos ante Bosnia casi sin correr, sin alma, alegría ni juego. Apenas la camiseta recordó a Maracaná el tiempo glorioso de una selección temible. Ya no lo es. La albiceleste tiene que mejorar, de otro modo se quedará fuera tan pronto como se encuentre un rival de entidad. Su primera parte fue para olvidar, con un equipo espeso, aburrido y con muchos problemas en el centro del campo; la segunda, en cambio, mostró que hay margen de mejora, que con la pegada de Messi, la ayuda de Gago y la versatilidad de Higuaín se puede crecer.

Es Argentina un poco como esos equipos grandes que sólo necesitan un par de genialidades de sus estrellas para llevarse la victoria. O, al menos, eso es lo que demostró ante Bosnia, una selección menor, con pocas alternativas más allá de Pjanić y la cabeza de Džeko. La albiceleste, a pesar del buen resultado, tiene un problema difícil de solucionar: carece de un ‘5’ de garantías. Mascherano es voluntarioso, defiende bien y es correcto; sin embargo, no es capaz de sacar la pelota desde atrás y conectar con los de arriba. Poco se puede hacer ante eso. Si acaso sacrificar a Messi haciéndole bajar hasta la medular, ordenándole que ejerza de centrocampista, delantero, extremo y capitán. Mucho para él y para cualquiera, sobre todo, si se viene de unas vacaciones pagadas en Barcelona. ¿Es posible competir al máximo nivel cuando se está acostumbrado a jugar con amigos? Pregúntenle a Pep después de perder contra el Madrid, a ver qué les dice…

Aun así, Argentina tuvo esa suerte que necesita cualquiera que aspire a ganar el Mundial. El gol en propia puerta de Kolašinac fue lo único reseñable de una primera parte aburrida, que invitó a apagar el televisor y encaminarse hacia la cama. O, incluso, a quedarse dormido en el sofá. La desidia y el mal juego de la albiceleste sólo fue compatible con abrir una botella de ron o empezar a soñar con que la Roja vuelva a recuperar su juego. El resto poco importó. Si se lo perdieron, no se preocupen.

Sin embargo, el análisis también permite sacar algunos datos positivos. La entrada de Gago e Higuaín –al parecer, casi fichado por el Barça– mejoró al conjunto de Sabella. Eso y una genialidad de Messi, que abandonó por un momento su retiro vacacional para hacer el segundo en una jugada personal marca de la casa. Desde la derecha se apoyó en el ‘Pipita’ para conducir hasta la frontal del área y poner la pelota ajustada al palo, quitándose esa presión con la que Argentina le lleva martilleando toda la temporada.

Visto el primer ensayo y las caras de los argentinos en Maracaná, las sensaciones no son buenas. Incluso la recuperación que se podía haber anticipado con el gol de Messi, se desvaneció cuando Ibišević hizo el 2-1 y puso a temblar a toda la delegación albiceleste durante los últimos minutos. En definitiva, lo que le lleva pasando a Argentina en los últimos campeonatos. Nada nuevo.

16/06/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s