Democracia

Vicente-del-Bosque_54393397507_54028874188_960_639DAVID PALOMO | El lunes amanece resacoso entremezclado entre portadas políticas y cantos de victoria en el Bernabéu. No es un día cualquiera. Mientras ayer las luces se encendían en la Castellana para recibir al Campeón de Europa, la ultraderecha se hacía un hueco en el viejo continente, la izquierda daba un vuelco en Grecia y Podemos recogía su particular copa como cuarta fuerza con el mismo lema con que España se presentó a la Euro de 2008. ¿Qué pasó? Es difícil analizarlo el día de después y tampoco viene a cuento hacerlo aquí. Pero ejemplifica como, a menudo, la historia pasa por delante de nuestros ojos y no somos capaces de estimar cuáles pueden ser las consecuencias de lo acaecido. Ocurrió en 2008 con la caída de Lehman Brothers y lo puede ser en este turbulento 25 de mayo. También, de otro modo, el fútbol puso fin a una campaña para el recuerdo con la celebración del Madrid. El derbi de Champions demostró, una vez más, que existe una alternativa posible al capital, aunque éste siempre acabe ganando el partido. Aunque sea en la prórroga.

Hoy también se acaba con la dictadura de las ligas europeas –salvo la española, el resto las han ganado los equipos con más recursos de cada país– y comienza la democracia. O lo que es lo mismo: el Mundial, la única competición donde da igual el dinero, pues nadie puede fichar a nadie y las fuerzas se equiparan. La cita echa a andar en una situación particular para España y, sobre todo, para Del Bosque. Su lista provisional, la inclusión de Torres y demás decisiones no han sido del agrado de muchos. España sigue siendo ese país donde en cada bar se arrinconan en torno a unas cervezas varios entrenadores de élite, un par de preparadores físicos y algún estratega que dice saber de todo. Pero la realidad es que nadie sabe de nada.

Sorprende la crítica unánime de la afición hacia un entrenador que lo ha ganado todo con la Selección. España y Del Bosque pueden hacerlo bien en Brasil, caer en primera fase o llegar a la final. En ninguno de los casos se merecerían un mínimo agravio. La generación que lo ha ganado todo necesita ser despedida entre aplausos y vítores, en ningún caso abucheada por la ausencia de uno u otro jugador o algún mal resultado. Sin embargo, y analizando previamente la lista que el seleccionador dio el pasado domingo, parece que Negredo y Llorente se quedarán fuera, ganando enteros Villa y Torres y a la espera de saber si Diego Costa se recupera de la lesión sin recurrir a esa placenta de yegua.

¿Hay favoritos en democracia? Así es. España sigue siendo la selección con más potencial del mundo. Pero depende mucho del estado en el que llegue Xavi tras la baja de Thiago y cómo se encuentre Busquets, porque sin centro del campo el tiki-taka pasa a ser una buena obra mal representada. En definitiva, la campeona llega con problemas, pero también con un cierto grado de optimismo. “Nosotros nos hicimos con el Mundial del 74 porque habíamos ganado previamente la Champions. Si el Bayern le gana al Madrid en Europa entonces la Copa es nuestra, de lo contrario igual vuelve a ser de España”, explicaba Paul Breitner en una conversación con este periodista previa a las semifinales de Champions. Esa es su sentencia. La nuestra la reservamos para ese particular parlamento que es el bar. Ya saben: cervecita, piscolabis y a disfrutar, que llegó la democracia.

26/05/2014

Anuncios

One thought on “Democracia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s