Barral, tirando a matar

David Barral LevanteDAVID PALOMO | Hay entrenadores que cultivan el belicismo como única receta posible para asestar el castigo de la derrota a sus enemigos. ¿Quién fue el primero? Es difícil adivinarlo. Lo cierto es que el arte de morir clavando los tacos tiene sus adeptos desde que el cuero se empezara a coser para fabricar balones. A saber, la historia del fútbol siempre ha cultivado a los llamados ‘amarrateguis’. Entre ellos, Simeone y Caparrós, dos tipos instruidos en el fiel oficio de sacar el máximo provecho a los desperdicios y obtener buenos resultados, lo que en economía vendría a denominarse como productividad. Ambos estuvieron frente a frente en la última jornada, con sus tanques preparados y listos para disparar. El resultado, ya saben, fue la primera derrota del Atlético de Madrid (0-2) después de nueve victorias consecutivas.

“Sudamos sangre”, reconoció uno de los colchoneros en el primer enfrentamiento en Liga entre los dos clubes. Entonces fue difícil; el pasado fin de semana, imposible. Caparrós, tras confirmar que tiene el culo ‘pelao’ de hablar de primas, dispuso a lo suyos como acostumbra. Porque la motivación llegó sola. Y el fusilamiento, el segundo gol, lo dejó en manos de David Barral, uno de esos arietes que prefiere sobrevivir nadando sobre el fango que morir en las claras aguas del Pacífico. Un jugador que en una entrevista se definió del siguiente modo: “Soy un profesional del fútbol con sentido del humor de los que quedan pocos en este mundo”. Dicho queda.

Este año, con el Levante, lleva siete goles en los 30 partidos que ha disputado, siendo una pieza fundamental en el conjunto de Caparrós, experimentando su segunda juventud en un escuadrón de veteranos sin miedo a seguir luchando en combate. No obstante, su batalla comenzó hace ya mucho tiempo, en el San Fernando, desde donde se fue haciendo hueco hasta llegar las categorías inferiores del Real Madrid. Pero viendo el panorama, decidió marcharse al Sporting , donde vivió sus mejores años junto a Manolo Preciado, el entrenador que más le ha marcado.

Pero quiso ser fiel a su generación y en Gijón hizo las maletas rumbo al Orduspor de Turquía. “Fue una mala experiencia, no había alcohol y la comida era horrible”, reconoció en una entrevista. Eso, y sus problemas con los peatones, le hicieron volver a España: “Están un poco locos con el tema de los coches y los accidentes”. Aunque, a su regreso, obviamente, se trajo un recuerdo de un compañero de profesión: “La resaca más grande que he tenido en mi vida fue después del cabezazo de Drogba”.

Con todas esas aventuras en la maleta, llegó al Levante, donde ha vuelto a ser el delantero aguerrido y luchador que salió de Cádiz para intentar triunfar en la capital. Seguidor de Los Morancos, lector reconocido y fan de “Titanic”, “Gladiator” y “Avatar”, Barral disfruta de sus días en Levante mientras anima al que siempre será su equipo, el Real Madrid. “¿Qué es Alemania, o Disneyland?”, tuiteó el martes pasado mientras los blancos se la jugaban en Múnich. Y para rematar, ha podido ser clave para que los de Ancelotti ganen la Liga. “Yo no quería joder a nadie, sino ganar”, declaró tras el partido ante los de Simeone. Las conclusiones se las dejo a ustedes.

05/05/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s