Líderpool

SUÁREZ LIVERPOOLFIRMA DE MARTA APARICIO |

“At the end of the storm there’s a golden sky and the sweet silver song of the lark”

(“Tras la tormenta hay un cielo dorado y el dulce cantar plateado de la alondra”)

Así reza una de las estrofas del “You’ll never walk alone” que corean las 12.400 gargantas de The Kop en cada partido del Liverpool. Sabios ellos, no estaban equivocados. Al menos no aquellos que siempre creyeron que la magia del rojo ‘Pool’ volvería a teñir Europa.

Han vivido años de sequía, han tardado en corregir el rumbo y han visto emigrar a sus grandes estrellas en busca de retos mayores. El último, Pepe Reina, el portero que se erigió en leyenda y que era capaz de colapsar cada metro cuadrado que pisaba en la ciudad de The Beatles.

Pero si algo ha hecho bien el equipo ha sido, sobre todo, saber esperar. Porque el fútbol también es paciencia. Paciencia para tener el balón y acunarlo con la bota; paciencia para abrir el campo y esperar a que el rival se despiste; y paciencia para aguantar y oler el momento. Y el suyo ha llegado.

Lo ha hecho de la mano de un técnico –Brendan Rodgers– que parece haberse tomado al pie de la letra cada una de las premisas anteriores: seriedad, unidad, estrategia, confianza, picardía y entereza. Seis ingredientes no secretos que, esta temporada, han devuelto al Liverpool a lo alto de la tabla de la Premier League, donde nunca ha terminado desde que el campeonato inglés cambió su nombre en 1992.

Sin trifulcas, sin sollozos, con elegancia. Con esa actitud propia que derrochan todos aquellos grandes nombres que han mamado la tradición y el compromiso de Anfield. No falla. Desde Alan Hansen hasta el mismísimo Xabi Alonso, pasando por Michael Owen o Jerzy Dudek.

Cierto es que todos aquellos que nacieron a partir de 1993 nunca han visto al gran capitán Steven Gerrard levantar un trofeo que en los últimos años se han disputado United y City. Pero este curso, y con permiso de los pupilos de Manuel Pellegrini, los ‘scourses’ lo tienen a tiro de piedra. Y, de paso, pueden batir el récord de goles en una campaña en la Premier que ostenta el Chelsea de la 2009/10 con 103 dianas, pues los ‘reds’ suman 90 a falta de cinco jornadas.

Con título o no, la temporada que viene los herederos de Roger Hunt, Kenny Dalglish, Ian Rush, Robbie Fowler y compañía volverán a pasear por Europa el ‘liverbird’ que custodia la ciudad de Liverpool. Una villa en la que fútbol y música se hacen uno y que, por supuesto, como su equipo, nunca caminará sola. Motivos para soñar hay.

Marta Aparicio es periodista y trabaja en la web de la LFP

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s