Guerra franco-prusiana

Ribery-KhediraÁLVARO MÉNDEZ | El semblante de Ibrahimović después de que el Chelsea de Mourinho les dejara fuera de las semifinales de la Champions League lo decía todo. A pesar del faraónico proyecto deportivo cimentado en los petrodólares del Golfo Pérsico puesto en marcha por el PSG, el balompié francés volvía a quedarse fuera de la lucha por la máxima competición continental. El equipo parisino era claro favorito, no sólo para pasar a semifinales, sino para alzar al cielo del Estadio da Luz la ansiada ‘orejuda’ después de reunir a orillas del Sena a numerosas estrellas de renombre internacional. El delantero sueco de origen bosnio capitaneaba una armada letal con Cavani, Verratti, Thiago Silva y Lucas Moura como contramaestres que, sin embargo, ha naufragado mucho antes de llegar a la orilla lisboeta.

A pesar de la animadversión crónica que suele sentir el ‘españolito’ medio por el vecino galo, existe otro país que seguro celebró por todo lo alto el desplome ‘rouge-et-bleu’. Desde que el Olympique de Marsella de Deschamps, Barthez, Angloma, Desailly y Bokšić lograra la primera Copa de Europa con aroma francés en 1993, sólo el Mónaco ha vuelto a clasificarse para la gran final. Mientras, en ese mismo periodo de tiempo, el Bayern de Múnich ha conseguido dos títulos por uno del Borussia de Dortmund. El Bayer Leverkusen también logró llegar a la final. Por fortuna, Francia sí que puede aferrarse al menos a los éxitos cosechados por ‘Les Bleus’ en las últimas décadas, aunque la ‘Mannschaft’ actualmente infunde más respeto que los pupilos de ‘Didi’.

La comparación entre ambas naciones es constante. Al fin y al cabo, Alemania ha sido tradicionalmente —podríamos incluso atrevernos a decir desde el origen de los tiempos— la Némesis de Francia. La Guerra de los Treinta Años, el Congreso de Viena, la Guerra franco-prusiana, sendas Guerras Mundiales e innumerables conflictos diplomáticos son motivos más que suficientes para que galos y teutones mantengan a día de hoy un distanciamiento que la historia se ha encargado de perpetuar.

Este enfrentamiento permanente tuvo su repercusión directa en el plano balompédico. De hecho, el primer Francia-Alemania no se celebró hasta el 15 de marzo de 1931, cuando las heridas de la I Guerra Mundial aún no se habían cerrado. El 1-0 final favorable a los galos no fue, sin embargo, obstáculo para que reinara la concordia durante los 90 minutos y se sentaran las bases para futuros encuentros. Al fin y al cabo, la frágil República de Weimar todavía no había sido secuestrada por el odio nacionalsocialista y el choque discurrió con la máxima normalidad. Los partidos entre ambas selecciones se sucedieron sin más enemistad que la estrictamente deportiva hasta que Adolf Hitler accedió a la cancillería y se decidió a utilizar los terrenos de juego como escenarios para sus demostraciones de fuerza. La última antes de la II Guerra Mundial tuvo lugar en 1937 entre cruces gamadas e imponentes símbolos iconográficos del III Reich. El 4-0 con el que se llegó al fin del partido fue sólo un presagio de lo que iba a acontecer dos años más tarde.

Tras la contienda, Francia y Alemania no volvieron a cruzarse hasta 1952, cuando los dos países ya habían comenzado a diseñar el edificio de la Unión Europea. La victoria francesa poca repercusión tuvo en un momento en que la paz se asentaba y las relaciones diplomáticas también. El fútbol lo agradeció y dejó que floreciese una rivalidad épica entre las dos naciones, enemistad que perdura hoy en día y que supone uno de los grandes alicientes para el aficionado. Actualmente es el balompié germano quien avanza con paso firme como ya hizo Otto von Bismarck en la Guerra franco-prusiana. Afortunadamente, su dominio no intentará ser contrarrestado con las armas, sino con la melodía de La Marsellesa el próximo verano.

11/04/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s