Vuelta al mundo VI: Stadion Obilića Poljana (Montenegro)

MONTENEGRO VUELTA AL MUNDOFIRMA DE SERGIO RODRÍGUEZ | Llegamos a Montenegro en agosto, en un comienzo de temporada extraño. Antes las ligas empezaban en septiembre, las camisetas no llevaban publicidad y los precios de las entradas eran asequibles a casi todos los bolsillos. Todo eso cambió, se perdió. Hace tiempo que dejé de intentar entender el fútbol moderno: seré anticuado y romántico, ¡qué le voy hacer!

Pero ese romanticismo resurgió en mi visita al Stadion Obilića Poljana de Cetinje. Ver carteles en las calles que anunciaban el partido y poder tomarme un día de fútbol como los de mi infancia: excursión, pasar el día en el pueblo, visitar el estadio por la mañana y ver el partido por la tarde. Me encanta visitar ruinas, museos, ciudades… Pero si hay algo que de verdad me pone es un viaje con el fútbol como excusa. Esos días son imborrables. Las calles por sí solas se desvanecen pero se unen para tejer el mapa que te llevará a las puertas del campo. Inolvidables. Además, para llegar a Cetinje desde Budva, donde dormíamos, tuvimos que recorrer una de las carreteras más bonitas que he visto en mi viaje, la que va desde la costa hasta las montañas por uno de esos caminos serpenteantes.

Y no es que los aficionados de ambos equipos dieran un colorido especial a las calles desiertas por la canícula. No importaba que fuera el derbi local entre el equipo de la ciudad donde nos alojábamos y la que visitábamos, pues en las calles de Cetinje, la antigua capital de Montenegro, apenas había visos de balompié. Sólo esos carteles de los que hablaba más arriba. ¿Pero qué más daba? La ciudad por sí sola era hermosa, al campo se podía ir andando y el sol brillaba.

Tras el paseo de rigor para ver los monumentos fuimos al campo para disfrutarlo vacío. Llamadme loco o romántico, otra vez. Ésa es la mejor manera para describirlo y la sensación que dejaba. Una sola grada de hormigón armado en donde las butacas de plástico se podían contar con los dedos de cuatro manos; una valla herrumbrosa rodeando el perímetro del campo; y un monumento tras una de las porterías que le hacía parecer un campo de entrenamiento militar más que un estadio de fútbol. Pero las montañas que rodean el campo y que dan nombre al equipo local hacían el entorno más que hermoso en comparación con el armazón de cemento. Poder visitar la casa del equipo más antiguo de Montenegro era suficiente, pero observar esa cordillera que le da nombre lo hacía maravilloso.

Tras comer, intentamos encontrar las taquillas. ¿Ta qué? Allí no existía tal cosa, ya que la entrada al campo era… ¡Gratis! Así que cogimos las mejores posiciones del campo y esperamos el pitido inicial mientras los hinchas locales iban llenando los asientos al más puro estilo rústico: almohadillas y papel de periódico para evitar la suciedad. Un público más entregado al cigarro y la charla que a su equipo durante los 90 minutos.

Cuando por fin saltaron al campo el FK Lovcen de Cetinje y el FK Mogren de Budva sorprendía ver la juventud de todos los protagonistas, una sensación que se acentuaba al pensar que es Montenegro un país que no llega al millón de habitantes.

Cuatro goles tendrían la culpa de convertir el partido en un espectáculo entretenido. Los pocos aficionados desplazados desde Budva, mezclados amistosamente, tuvieron la suerte de celebrar la victoria por 1-3 en un partido mediocre en lo futbolístico, acorde con el nivel de la competición, pero que me dejó un dulce sabor de boca: el fútbol de verdad nunca morirá. Me niego a dejarlo marchar.

Puedes seguir el resto del viaje en la página web: Brújula viajera.

30/03/2014

Seguir a @brujula_viajera

Seguir a @serrodfer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s