Hijo de la Primavera Árabe

SalahÁLVARO MÉNDEZ | Aun a riesgo de parecer un tierno octogenario sentado en el banco de un parque cachava en mano, utilizaré esa manida expresión propia de quien mira atrás en el tiempo y no acaba de creer todo lo que ha ocurrido desde entonces. Parece que fue ayer. Sin embargo, pasó hace ya poco más de tres años, un 17 de diciembre de 2010. Mohamed Bouazizi, un joven ingeniero tunecino en paro que ayudaba a su familia con la venta ambulante de frutas y verduras, se quemó a lo bonzo en protesta por su situación económica. En poco tiempo, las manifestaciones contra el Gobierno de Ben Ali colapsaron el país y provocaron la huida del propio dictador. Este malestar pronto se contagió a todos los regímenes autoritarios del norte de África en forma de ola revolucionaria en la que demócratas e integristas iban de la mano.

En Egipto, la caída de Mubarak y el ascenso de los Hermanos Musulmanes desembocó en una cuasi guerra civil que se saldó con decenas de muertes y un clima de violencia social que a día de hoy permanece entre partidarios y detractores del régimen. Fruto de esa psicosis colectiva el conflicto se trasladó a los campos de fútbol degenerando en la tragedia de Port Said. Ante semejante atmósfera de tensión, el Ejecutivo tomó la sabia decisión de cancelar el torneo nacional de Liga. Fue entonces cuando el FC Basel, club más que experto en el descubrimiento de perlas balompédicas más allá del viejo continente, organizó un partido amistoso contra la selección de Egipto sub-23. A pesar de que no comenzó el encuentro como titular, Mohamed Salah era el jugador al que los técnicos helvéticos querían ver en acción.

El joven extremo ya había debutado con la absoluta y había brillado en sus dos últimas temporadas con la elástica del modesto El Mokawloon cairota. Su entrada en la segunda mitad revolucionó el encuentro y el combinado árabe se acabó imponiendo por 3-4 con dos tantos de Salah y una auténtica exhibición de velocidad y regates imposibles. Los ‘RotBlau’ no quisieron dejar escapar al talento árabe, que fue incorporado esa misma primavera a la plantilla del primer equipo.

Convertido en pieza fundamental en el once Murat Yakin, Salah fue responsable directo de la conquista de la Super Liga Suiza en 2013 y de las exitosas andanzas del club suizo en Europa. Amado en St. Jakob-Park, en su currículum vitae sólo figura una mancha ennegrecida por el conflicto árabe-israelí que, como egipcio, se ha visto obligado a vivir desde muy pequeño casi en primera persona. En plena fase de clasificación para la Champions League, el FC Basel se enfrentaba al Maccabi Tel Aviv por un puesto en la elite del fútbol continental. En solidaridad con el pueblo palestino, Salah se negó a dar la mano a sus contrincantes en un gesto que dio la vuelta al mundo y que fue celebrado y criticado a partes iguales. Lo que para unos fue un acto de valentía, para otros supuso un guiño al antisemitismo que le podría costar muy caro a la joven promesa nacida a orillas del Nilo.

Sin embargo, sus controvertidas inclinaciones políticas poco pesaron para que su desparpajo, su habilidad para el desborde y su olfato goleador llamaran la atención de los grandes de Europa durante el pasado mercado de invierno. Paradójicamente, fue finalmente el Chelsea de José Mourinho —y del judío Román Abramóvich— quien logró llevarse el gato al agua por 15 millones de libras. A sus 21 años, el joven extremo deberá ganarse la confianza de un técnico que no se deja impresionar fácilmente y que prioriza la contención sobre la fantasía. Pese a la salida de Mata, aún tendrá que competir con Hazard, Oscar, Willian y Schürrle para entrar en los planes del luso, empresa muy complicada a priori. A pesar del glamour balompédico que emana de Londres, Salah ha apostado a todo o nada con su fichaje por la dinastía ‘blue’. La Primavera Árabe, que pronto vivió su eclosión balompédica, mutó en un Invierno Islamista de impredecibles consecuencias. Ahora, su fútbol corre el riesgo de congelarse en el banquillo de Stamford Bridge a la espera de minutos.

21/03/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s