Cosas de familia

seleccionMARIO BECEDAS | Cuentan las crónicas que la historia de la Selección española nace con el “¡A mí el pelotón, Sabino, que los arrollo!”. Bilbaíno fuerte, Belauste pidió aquel 1 de septiembre de 1920 la bola a Sabino para, con ella en el cuerpo, derrumbar a tres gigantes suecos y meterse en la portería rival. Aquella España inicial, con Zamora, Samitier o Rafael Moreno‘Pichichi’, mordería la plata en los Juegos de Amberes. Desde entonces, la idiosincrasia del equipo ha estado plagada de luces y sombras en un desigual balance.

Y es que, después de los felices 20 estuvieron los seis goles de Chacho a Bulgaria en la España republicana. El penalti que Zamora detuvo al mito brasileño Leônidas. Las costillas rotas y las narices sangrantes que la Italia fascista nos legó en el 34 y repetiría 60 años después. La Guerra Civil y sus expatriados. El adiós de Regueiro, el escondite del ‘Divino’ y el doloso exilio de Lángara. El gran silencio de los 40 que ni Molowny pudo callar. El gol de Zarra a Inglaterra en el 50 en el fluorescente Maracaná tras las oscuras antiparras de Matías Prats. El no debut de Di Stefano en Chile. El milagro de Marcelino en la telaraña de Yashin en un Bernabéu entre alegre y temeroso, donde, cuenta Manuel Vicent, se detuvo a algún incauto por no celebrar lo suficiente el cabezazo ganador ante la URSS. Los fracasos de los 70. El tanto agónico de Rubén Cano, el botellazo a Juanito y el fallo de Cardeñosa.

Estuvo la vergüenza del 82 con unos españoles que se colorearon de rojigualda las democráticas caras para una Selección que también se las iba pintar. La epopeya dodecasílaba contra Malta y el gallo de José Ángel de la Casa en la machada de Señor. El testarazo de Maceda a la RFA y la tragada de Arconada ante Platini. El penalti de Eloy y el “Me lo merezco” de Míchel. Las perillas de Guardiola y Caminero con el naso de Luis Enrique brotando carmesí. Las pifias de Clemente. El gol de Alfonso ante Yugoslavia y el penalti marrado por Raúl. Las bromas falsas de los photocall en la era Camacho. El penalti de Joaquín en Corea. Y la puñalada de Zidane el día en que MARCA le jubiló.

Fue esta última herida la que supo cicatrizar Aragonés. Se echó Luis 86 años de barrocas desilusiones a su viejo lomo cambiando la forma y, sobre todo, el fondo. Hasta entonces, la Selección, exitosa o fracasada, había sido un hecho circunstancial. Una casualidad temporal que juntaba sus piezas para lejanos episodios. ‘La Roja’, como la rebautizó Luis en su guerra contra el mundo, era una pátina de algo, pero nunca de una institución. El ‘Sabio’ bufó, gritó y se dobló para hacer reír a la nueva camada y convertirla en un grupo de amigos, un colectivo. Y lo logró. Hizo del equipo un lugar al que volver.

Mérito posterior fue el de Del Bosque. El marqués, de Montecristo para Florentino Pérez, fue un paso más allá y, en la estepa sudafricana, convirtió al grupo de amigos en una familia. Un clan parental en el que cada cual uno traía a casa sus problemas del trabajo. La Selección mutó en un cuerpo propio —más tras la derrota ante Suiza— y se ha tornado en una arcadia en la que Ramos atiende más que en su zaga blanca, donde Casillas se recompone de un repudio un tanto exagerado, donde Arbeloa se encuentra —vaya o no vaya— con el espejo de sí mismo, donde se ha esperado a Puyol hasta el purgatorio, donde Cesc encuentra la calma o donde Xavi e Iniesta hallan las esencias perdidas del verano del amor.

A esta chalada pero eficaz familia, en la que una rueda de prensa puede ser en catalán y en andaluz simultáneamente o en la que se pierden los amistosos y se ganan las copas, se suma ahora Diego Costa. Polémico en el césped pero con calidad incuestionable, el hijo de Lagarto sabe que cuando Senna no se armó tanto escándalo; pero sabe también que aquí, con el dorsal fosforito de su estreno, los lapos con Ramos se convierten en abrazos y confidencias. Cosas de familia.

06/03/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s