El Ozzy Osbourne que habita en Burgos

El portero de futbol, el Mono Burgos, participando en el programa de radio El TranviaSERGIO MENÉNDEZ | “Supe de inmediato que algo iba mal. Desde el primer momento mi boca se llenó de aquel líquido caliente y asqueroso, con el sabor más horrible que se pueda imaginar. Podía sentir cómo estaba manchando mis dientes y descendiendo por la barbilla”. Así relataba el patriarca de la familia Osbourne lo sucedido en el concierto celebrado el 20 de enero de 1982 en el Veterans Memorial Auditorium de Des Moines. Si por algún casual no había realizado méritos hasta la fecha para ser considerado una leyenda del mundo del rock, aquella nocheOzzy protagonizó una actuación estelar que quedaría grabada de por vida tanto en las retinas del público que se agolpaba ante los pies del músico de Birmingham como en la suya propia. Y si no lo hizo a fuego, de lo que no cabe la menor duda es de que lo hizo a sangre.

Después de que la adicción a las drogas y al alcohol mermasen su talento y la continuidad en Black Sabbath se convirtiera en imposible, Osbourne hacía un alto en Iowa durante la gira de presentación de Diary of a Madman, su segundo álbum en solitario. ‘Madman’. O lo que viene a ser lo mismo: chiflado. Un título que ya se había empeñado en dejar bien patente en el pasado esnifando hormigas, arrojando a los fans intestinos de cerdo o mostrando sus dotes como sumiller con catas del líquido más espumoso que la vejiga humana es capaz de destilar y que quedaría refrendado aquella noche por el inconsciente de Ozzy. Y nunca mejor dicho. Llevado por el éxtasis del momento, alguien del público tiró al escenario un objeto no identificado que nuestro loco protagonista recogió desde el suelo y en el que reconoció los rasgos típicos de un murciélago. Pensando que se trataba en realidad de un muñeco de goma, ‘Ozzy’ introdujo la cabeza del supuesto juguete entre sus fauces y la separó de un bocado del resto del cuerpo. Acto seguido, lo que debía ser jugo de tomate comenzó a brotar de entre sus dientes y el cuello de la réplica animal, dotando al momento de una gran dosis de realismo. Demasiado, quizá. Porque lo que de hecho acaba de decapitar era un murciélago de verdad. Tan de verdad como que estaba vivo y llegó a morderle la lengua, obligándole al suspender el concierto y ser trasladado de inmediato al hospital para inyectarle la antirrábica. Según dicen, el ratoncito con alas se llamaba Julupanter.

Puede que Mar de Plata diste mucho de Birmingham y que La Piara, Burgos Simpatía o The Garb no llegasen a alcanzar ni de lejos la fama internacional que Ozzy tuvo en solitario o como miembro de Black Sabbath. Pero lo cierto es que, fiel a ese dicho popular de que los viejos rockeros nunca mueren, quien hoy ocupa el puesto de segundo entrenador del Atlético de Madrid y responde al nombre de Germán Adrián Ramón Burgos, alias El Mono, sigue haciendo gala de un espíritu rebelde y transgresor que recuerda al del mismísimo John Michael Osbourne, alias ‘Ozzy’. A nadie le engaña su corte de pelo de niño bueno y los andares campechanos. Quizás la melena típicamente heavy que lucía en sus tiempos de cancerbero y se le escapaba bajo la gorra en lo que parecía la reencarnación de Hugo Gatti, otro ilustre chiflado, dejase hace tiempo de ondear al viento de la ribera del Manzanares hasta refugiarse a la vera de Simeone en el banquillo del Vicente Calderón. Basta, sin embargo, echar un vistazo a un par de anécdotas protagonizadas por ‘El Mono’ en los recientes derbis contra el Real Madrid para darse cuenta de que sigue loco por la música.

La primera de las anécdotas nos transporta directamente al estadio rival. El Santiago Bernabéu acogía el 17 de mayo de 2013 la final de la Copa del Rey en un partido que transcurría con 1-0 a favor del vecino rico cuando, en el minuto 28 de la primera parte, las chispas que saltaban dentro del campo comenzaron a salpicar el área técnica. Al parecer fue lo reiterativo de las quejas de José Mourinho hacia el cuarto árbitro y los constantes gestos de burla en dirección al lado colchonero lo que terminó por incendiar a Burgos, que en un momento dado clavó la mirada en el portugués, le apuntó con el dedo índice y le dirigió una advertencia a toda su cuadrilla: Yo no soy Tito; yo te arranco la cabeza. Y aunque no pocos habrían deseado verle cumplir su amenaza y hacer con el actual entrenador del Chelsea lo mismo que Ozzy con el murciélago de habérsele sometido a un examen ocular como el que le hizo a Vilanova, el encontronazo no pasó a mayores.

Al menos, hasta el pasado sábado, día en que ambos clubes se vieron las caras por segunda vez en Liga y por cuarta ocasión en lo que va de temporada. El tempranero gol de Benzema y un penalti no señalado de Sergio Ramos a Diego Costa no tardaron en encender una mecha que se extendió desde la grada hasta el terreno de juego y, por supuesto, los banquillos. Allí se entretenía Germán Burgos diciéndole a Cristiano Ronaldo: “¡Levántate, puto!”, por perder tiempo hasta que un forcejeo de Arbeloa con el omnipresente futbolista de Lagarto hizo besar el césped al punta rojiblanco. Pero lo que a ojos del Delgado Ferreiro había sido un piscinazo merecedor de tarjeta amarilla lo interpretaron ‘El Cholo’ y sus hombres como la gota que colmó el vaso del escándalo arbitral y el origen de un tsunami personificado en la grandilocuente silueta de su mano derecha. Saltó como un resorte del asiento a increpar al trencilla y éste le convidó a enfilar el túnel de vestuarios. No se sabe si fue la acción en sí o lo desafiante de la actitud del colegiado pero, de repente, como si de Bruce Banner en estado de ira se tratase, Burgos tornó en Hulk. Hasta siete personas hicieron falta a la hora de frenar a un mico que por momentos recordó a un King Kong cuya maniobra de reducción ha sido comparada en los memes deportivos con la del los habitantes de Lilliput con el gigante Gulliver. Nunca se había visto tan cerca de ver a Burgos cumplir su amenaza original, emular a Osbourne y, de paso, haciendo mofa de su turgente abdomen, comerse al árbitro en el sentido más literal de la palabra.

05/03/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s