Antón Meana: “El fútbol no necesita a José Mourinho”

AntónMeanaENTREVISTA A ANTÓN MEANA | Ha pasado más de un año desde que Mourinho, azote de la prensa deportiva patria, encerrara en una habitación del Santiago Bernabéu a un periodista de Radio Marca. Lo que pasó en las entrañas del coliseo blanco desató un vendaval que agravó la crisis institucional del Real Madrid. Antón Meana, que siempre mira a los ojos a través de los cristales de sus gafas, es mucho más que eso. Patriota de las ondas, sportinguista de corazón y devoto de Elvira Lindo, su modelada voz se mantiene firme a la hora de recordar aquellos turbios momentos que, aun lejanos en el tiempo, reaparecen con cada tweet de aquellos nostálgicos de la crispación. Afortunadamente, hay vida más allá del técnico luso.

PREGUNTA: ¿Qué día se dio cuenta Anton Meana de que quería ser periodista?

RESPUESTA: No me acuerdo, pero muy joven. Yo comencé de contertulio en SER Gijón cuando tenía 13 años, o así, en un espacio para niños que organizaron, en la que también participaba, por ejemplo, Denis Cheryshev, porque su padre jugaba en el Sporting. Ahí empezó mi gusanillo.

P: Durante el verano de 2011 fuiste, junto a otros compañeros, promotor del hashtag #noalfútbolsinradio. ¿Qué tiene de especial este medio que es tan importante para el deporte rey?

R: Creo que el fútbol une a la gente de muchas formas, y una de ellas es que permite a cualquiera seguir a su equipo aunque no pueda verlo. Yo no entiendo una cosa sin la otra. También es verdad que no he hecho ni televisión ni prensa. Pero fue una falta de respeto. Ahora se miden mucho las audiencias en los programas deportivos de por la noche. Lo que no está bien es hablar de estos programas y no hacerlo, por ejemplo, de José Ramón de la Morena, Joseba Larrañaga, Héctor Fernández y tantos otros.

P: A pesar de que eres seguidor reconocido del Sporting, no se puede decir que ejerzas un periodismo de bufanda. ¿Es uno de los males de la profesión?

R: Yo veo los programas que se pueden calificar como periodismo de bufanda como un entretenimiento televisivo. Luego consumo periódicos, páginas webs, programas de radio… Creo que es un problema cuando tú te autoproclamas bandera de un equipo o de una causa, tener que defender algo permanentemente. Soy del Sporting y quiero que gane, pero por encima de todo soy periodista. Si yo tuviera que contar que el Sporting está metido en una trama de compra de partidos y eso supone que bajara a Segunda división, pues lo haría sin ningún problema.

P: Profesor de las ondas y escritor de relatos ocasionales. ¿Cuándo te vamos a ver delante de las cámaras de forma asidua?

R: Cuando me llamen. No hay que cerrarse puertas. La televisión es el presente y el futuro y es donde más dinero se mueve y donde hay más inversiones. A mí me gusta la radio, quiero dedicarme siempre a ella, pero no cierro puertas.

P: ¿Crees que las redes sociales democratizan o intoxican la información?

R: Perjudican a periodistas de generaciones anteriores. Se les da una importancia excesiva. Por ejemplo, no soy nada amigo de leer tweets de oyentes; solamente hay que leer los que te aporten algo. A mí la opinión de la calle, por ser de la calle, no me interesa. Me interesa la opinión de la calle cualificada. Me interesa el que te da un dato bueno, el que te dice que estaba en la grada cuando se tira un bote de humo al césped de El Madrigal… Si utilizas las redes sociales bien te suman porque te permiten conocer cosas muy interesantes, pero sí no lo haces así te pueden restar mucho y no aportarte absolutamente nada.

Elvira

P: Por tus comentarios en Twitter se desprende una absoluta devoción hacia Elvira Lindo. ¿Ganaría para ti el Balón de Oro de las letras españolas?

R: Sí, me encanta. Me apasiona y me fascina. Es una maravilla leerla los domingos. Sus historias de Nueva York son una delicia, el nuevo libro de ‘Manolito’ es buenísimo… Yo he llegado a hacer cola para que me firmara un libro. Creo que tiene un estilo desenfadado pero a la vez muy crítico, y hace una defensa terrible de las mujeres sin caer en la demagogia.

P: Hablando de Twitter, ¿cómo van tus contenciosos con ALSA? 

R: (Risas) Tienen el monopolio de los transportes en Asturias y no son excesivamente fieles a los billetes, a las tarifas… He tenido algunos rifirrafes con ellos y se han puesto en contacto conmigo desde la compañía. Eso demuestra que aunque no seas nadie, por tener 30.000 followers te tienen en cuenta y puedes conseguir cosas.

P: ¿Piensas que para ser un buen periodista hay que buscar las cosquillas?

R: Hay que preguntar lo que no quieren que preguntes. Eso es fundamental, y lo vivimos con José Mourinho en el Real Madrid. Estamos en una época en la que no se pueden hacer entrevistas, ver entrenamientos, viajar con el equipo, no te puedes meter con tal jugador porque se interpreta como una intromisión. Lo único de lo que no te pueden privar es de que en el momento en el que te den el micrófono preguntes lo que tú quieras. Se pueden negar a dártelo, como han hecho con otros colegas de profesión. No tiene ningún sentido. Estamos hablando de fútbol y lo normal es que todo el mundo tenga su oportunidad de preguntar.

P: Rojiblancos, centenarios e incansables. Papá, ¿por qué somos del Sporting?

R: Somos del Sporting porque somos de Gijón. Creo que es muy importante que los que somos de allí seamos hinchas. Hubo una época en que esa afición estuvo a punto de perderse: el equipo bajó a Segunda, vivió una época social muy mala y los niños dejaron de ser del Sporting. Yo lo viví cuando iba a la ESO o Bachiller. La gente no era del Sporting, salvo cuatro socios en clase. Mis compañeros eran del Madrid, coincidiendo con la época de la Octava y la Novena; o del Barça de Rijkaard, que tanto enamoró un poco más tarde. Yo creo que somos del Sporting porque representa Gijón y los asturianos somos muy de hacer patria.

P. ¿Cuál es tu primer recuerdo relacionado con el Sporting?

R: Recuerdo perfectamente un partido en El Molinón contra el Oviedo que ganó el Sporting 1-0 con gol de Monchu. Si no me corrigen mis padres, fue la primera vez que estuve en el fútbol. Puede que no sea mi primer recuerdo nítido, pero sí el primero de ir al campo. Mi primer recuerdo absoluto es una promoción en la que el Sporting consigue evitar el descenso a Segunda, a mediados de los 90 contra el Lleida. El equipo ganó 3-2 con goles de Pier, Sabou y Lediakhov. Ése es mi primer recuerdo claro como hincha del Sporting.

Marcha-negra

P: Como se pudo comprobar en ‘La Marcha Negra’ de 2012, eres una persona muy apegada a sus raíces ¿Qué papel crees que juega el club en la sociedad asturiana?

R: Mucho. El Sporting forma parte de Asturias hasta unos niveles insospechados. Tenemos un Oscar gracias a José Luis Garci por “Volver a empezar”, cuyo protagonista es un ex futbolista del Sporting que vuelve a Gijón y le recibe el presidente, Manuel Vega-Arango, que había llegado hace nada. Es un equipo que a través de jugadores como Quini, Enzo Ferrero, Castro o David Villa ha sido bandera, no solamente del deporte, sino de la cultura de Asturias desde hace mucho tiempo.

Es el equipo de Gijón, pero también de Asturias: de las cuencas, de la zona más dura de la comunidad, de los mineros, de la gente de Langreo y El Entrego. Yo creo que, más allá del fútbol, el Sporting representa una sociedad asturiana que se divirtió mucho, sobre todo en los buenos tiempos del club.

P: ¿Es quizá un poco parecido a lo que pasa en Vizcaya con el Athletic?

R: Yo creo que en Vizcaya más todavía. La afición del Athletic de Bilbao llenaría San Mamés si su equipo jugase a las chapas, por ejemplo. Que me perdonen los bilbaínos, pero yo creo que no les gusta al fútbol, directamente son del Athletic. O si les gusta el fútbol, va en segundo lugar.

Para mí es el club modelo en España. Y me fijaría siempre en ellos por todo: el ambiente que hay en la calle Pozas cuando llegas a San Mamés, por cómo han conseguido mantener la mística del estadio, cómo han obligado a que el campo se construya en la misma zona. Por tanto, vas a Bilbao y no tienes la sensación de que la cosa cambie demasiado. Se podría decir que el Sporting es un club parecido al Athletic de Bilbao, pero teniendo en cuenta siempre que es un hermano muy, muy pequeño.

San-Mamés

P: ¿Sabrías identificar esta alineación: Rivero; Redondo, Jiménez, Maceda, Pereda; Álvarez Uría, Alonso, Mesa, Fernández; Díez y Ferrero?

R: No sabría decirte el partido. Me imagino que es el equipo de la final de Copa del Rey contra el Madrid en Zorrilla, porque sus nombres coinciden con la mejor época del equipo y Rivero fue portero en ese partido. El problema del Sporting es que no supo aprovechar su momento. Fue como el Dépor o la Real Sociedad de su generación. Jugó Copa de la UEFA muchas veces, un torneo donde te tocaba en primera ronda el Milan, el Steaua de Bucarest, el Partizan de Belgrado, el Torino, y estabas fuera. Podrías pasar una ronda pero en la segunda te mandaban para casa. Pero no supo, no pudo o no le dejaron ganar una Liga, que la tuvo a tiro, o una Copa, que llegó a dos finales, lo que le hubiera permitido pertenecer a ese grupo de equipos que ha ganado algo.

Yo, personalmente, lo echo mucho de menos. Tengo una frase por la que los oyentes de SER Gijón, emisora con la que colaboro, o, quienes me leen en los blogs, se ríen mucho de mí: yo cambio un ascenso del Sporting o incluso bajar a Segunda cuando estén en Primera por ganar una Copa del Rey. Quiero ser princesa por un día, saber qué se siente cuando ganas. No se puede comparar. Envidio al Wigan de Roberto Martínez que ganó la FA Cup; al equipo de Poyet, el Sunderland, que va a jugar una final en Wembley. Ganar tiene que ser lo máximo, ojalá pueda verlo algún día.

P: ¿Es utópico que hoy en día un equipo como el Sporting pudiera plantarse en una final de Copa del Rey estando en Primera y con un presupuesto mayor?

R: A día de hoy es difícil, no utópico. Estamos viendo que las últimas finales se repiten permanentemente: Madrid-Atlético, Barça-Madrid, Athletic de Bilbao-Barça… No sé cuánto va a durar esta tiranía, pero yo he visto ganar una Copa del Rey al Mallorca contra el Recre, al Espanyol contra el Zaragoza, al Betis contra Osasuna, hace no mucho tiempo. O sea que no me parece tan complicado. Es cierto que ahora estamos en un momento en que los grandes quieren ganarlo todo, lo que también le da valor a la competición, pero ojalá. Confío en ver al Sporting en una final algún día.

Quini

P: ¿Es Quini la figura más importante de la historia del Real Sporting de Gijón?

R: Quini es la figura más importante del fútbol asturiano con mucha diferencia. Para una persona que no sea de Asturias no se puede explicar lo que significa Quini, pero representa mucho más en la historia del Sporting que Di Stefano en la del Real Madrid. No digo que sea más importante en cuanto a la trascendencia deportiva, pero sí en cuanto a la social. En Gijón te enseñan a querer a Quini desde pequeño. El hecho de que sea delegado del equipo también te acostumbra a cruzarte con el mejor jugador de la historia de tu comunidad autónoma todos los días. Encima es buena persona, atento y solidario. Es imposible imaginar una figura que represente mejor a Asturias desde Don Pelayo que Quini.

P: Van a cumplirse dos años de su fallecimiento, pero imaginamos que la presencia de Manolo Preciado aún se siente en El Molinón. ¿Qué recuerdo especial guardas de él?

R: La cercanía. Era una persona que trataba igual al director de un periódico que al becario que hace prácticas en verano. Yo no era amigo de Manolo Preciado, creo que eso son palabras mayores, pero le conocía por motivos profesionales y, al ser entrenador de mi equipo, por motivos sentimentales, tenía buena relación con él. Preciado va a ser siempre el entrenador del Sporting.

Se criticó desde ciertos sectores, no demasiado fuerte, porque un fallecimiento siempre hace que la gente se sensibilice, que quizá resultase excesivo ponerle una estatua a Manolo Preciado en la puerta de El Molinón. Yo creo que no, para nada. Sería lo mínimo. Luego podemos hablar de si habría que ponerle otra a Quini, Ferrero, Joaquín o Castro, si ponerle el nombre de una tribuna o una puerta a un jugador. Todo eso suma, pero una estatua para Preciado no resta. Es una persona que desdramatizaba el fútbol, que llegaba a la gente, contrarios, árbitros y periodistas. Para mí fue una pena que muriese porque se trataba de una de las personas más auténticas que existían en el fútbol español.

P: Más todavía con la historia personal que llevaba detrás, ¿no?*

R: Un drama absoluto. Sin embargo, nunca le hizo sentirse víctima, siempre intentaba mirar hacia delante. Su hijo, Manu, es una persona a la que te entran ganas de escuchar y hablar. Con toda la tragedia, lo mal que lo tiene que pasar en casa y las vueltas que le dará a la cabeza, sigue siendo un tío que sabe representar el apellido de su padre allí donde va. Manolo Preciado es una persona a la que siempre recordaré con una persona enorme.

*Manolo Preciado perdió en 2002 a su mujer a causa de un cáncer, en 2004 a su hijo de 15 años en un accidente de moto y en 2011 a su padre después de ser atropellado.

Sporting Gijon's coach Preciado gestures during their Spanish First Division soccer match against Valencia at El Molinon stadium in Gijon

P: Hablar de un croata en Gijón tiene más aire de comedia de los 60 que de un delantero triunfando en Asturias. ¿Qué tiene de especial para ti Mate Bilić?

R: Mate Bilić es el jugador que ha metido todos los goles de mi vida. Los goles del ascenso y de la permanencia los mete Bilić. Comparte puesto con Miguel de las Cuevas, que mete el gol en el Bernabéu. Para mí es el delantero que llegó a Gijón, se adaptó a una ciudad que no tiene nada que ver con la suya, como Split, y a base de goles se ha convertido en el futbolista más importante del Sporting en los últimos 15 o 20 años.

Villa, por ejemplo, es mejor futbolista pero sólo jugó en el equipo una temporada o dos. Es cierto que fueron una maravilla, pero no tuvo la influencia de Bilić. Aparte, tengo una relación personal con él muy buena porque es un auténtico fenómeno. Creo que el fútbol necesita muchos jugadores como él: que lleguen a una ciudad, se arraiguen y sientan los colores. Incluso llegó a ser pregonero de la Semana Santa de Gijón… El fútbol necesita ese tipo de ídolos que muchas veces se pierden con fichajes que vienen y se van.

P: ¿Es el jugador que más te ha marcado como persona y como aficionado?

R: Sí. También es verdad que luego tienes que diferenciar entre los que conoces como periodista, pero sí. Mate es un jugador que me ha marcado muchísimo. Lo mismo luego me arrepiento de decirlo, pero podría ser el que más lo ha hecho. Me parece un delantero enorme y un tío espectacular.

P: ¿Se puede ser la mejor Liga del mundo sin el Sporting en Primera?

R: No, no se puede. Sobre todo sin el Sporting, sin ‘La mareona’ y sin El Molinón. Pero no es culpa del la Liga, sino del propio Sporting. Tenemos que hacerlo bien para quedarnos. Tenemos que fijarnos en la Real Sociedad, por ejemplo, que ha hecho un equipo que da gusto ver, con gente de la casa como Zurutuza, Carlos Martínez, Prieto, Rubén Pardo… Es el modelo a imitar. Pero sí, creo que los equipos echan de menos al Sporting y jugar en El Molinón.

Gijón tiene una particularidad que no tienen muchas ciudades: es un álbum de cromos andante. Vas caminando por la calle y en un mismo día te puedes cruzar con Enrique Castro, Quini, uno de los mejores delanteros de la historia de España; con Juan Carlos Ablanedo, portero de la Selección, mundialista dos veces y premio Zamora; con Joaquín, bandera del mejor Sporting, internacional por España… Eso te crea un ambiente de ciudad futbolera que en muy pocos sitios puedes encontrar. Lo normal es que los jugadores se vayan, pero los grandes jugadores del Sporting se han quedado a vivir en Gijón y eso hace que la afición vaya pasando de padres a hijos.

P: ¿Está en condiciones Sandoval de convertirse en el don Pelayo que culmine la Reconquista?

R: Sí. Creo que Sandoval va a subir al Sporting. Y lo va a hacer porque hay una serie de jugadores importantes como Stefan, como Nacho Cases, que es una maravilla, como Sergio, como Álex Barrera… Pero él tiene mucha culpa. Sandoval ha conseguido que el Sporting juegue como él quiere. A primera vista puede parecer un entrenador algo tribunero y por eso a veces no cala entre la gente, pero a mí me parece que como técnico ha conseguido sacar lo mejor del Rayo y del Sporting. No es casualidad que sacara lo mejor de Michu, lo mejor de Diego Costa, que cogiera un delantero como Stefan, que va camino de ser Pichichi de Segunda y que tiene ahora una cláusula de 25 millones de euros… Eso es trabajo de entrenador.

sporting-jaen paloma ucha 13-10-13

P: ¿Quién es el jugador de la actual plantilla que mejor comunión tiene con ‘La mareona’: Lora, Nacho Cases, el propio Stefan Šćepović?

R: Nacho Cases es ‘La mareona’. Él ha ido el último fin de semana a jugar con el Sporting a Riazor y dos temporadas antes había estado en la grada con su bufanda y su camiseta. Yo he visto a Nacho Cases en partidos del Sporting, que no podía ir convocado, sentado a mi lado en la grada. Nacho Cases vio, desde el cuarto anfiteatro del fondo norte, el 7-1 del Bernabéu con Schuster en el banquillo del Real Madrid durante la primera temporada en la que el Sporting sube y tres temporadas más tarde gana en el césped con el gol de De las Cuevas. Para mí Nacho Cases es el Sporting, y si el equipo va bien se convertirá en nuestro Xabi Prieto.

P: Un año y dos meses después, ¿el ‘mourinhismo’ más recalcitrante ha cesado en su beligerancia hacia ti o te siguen recordando el encontronazo con el técnico?

R: Sigue. Todos los días. Por la mañana, por la tarde y por la noche. Son inagotables. Jamás les he dado bola porque considero que Twitter no es un chat y no contesto. Pero tampoco bloqueo. Creo que la gente tiene derecho a escribir. Aparte, no me afecta lo que me diga la gente que no me conoce, pero no habrá ningún seguidor mío en Twitter que pueda decir que le he contestado o le he bloqueado. No entro en ese juego.

P: ¿Te parece comprensible?

R: No me parece comprensible porque siguen una causa que no tiene ningún sentido. El fútbol no necesita a José Mourinho. Una persona que sigue una causa de forma radical, una causa que es injusta, que se basa en el desprecio al contrario, en pisotear al débil, en ningunear a gente… Si eres radical en eso no te puedo pedir ningún tipo de razón porque no la tienes. No me voy a poner a discutir con una persona que no tiene razón y que no la quiere tener, que sus argumentos se basan en la ira, en la rabia, en el odio. No tengo nada que discutir.

P: De igual manera que le ha pasado a compañeros como Fermín de la Calle o Eleonora Giovio, ¿en algún momento te sentiste el adalid de un movimiento contestatario contra esa política de comunicación?

R: No. Simplemente teníamos que contar lo que pasaba. Nos limitamos a ello. Tuvimos un momento muy delicado. Si el Madrid llega a ganar la Copa de Europa hubiéramos quedado como unos mentirosos. Es muy triste pero, gracias a la eliminación del Real Madrid en Dortmund, Pepe rajó de Mourinho y defendió a Casillas. Nuestra credibilidad estaba en juego. Pero todo lo que dijimos era cierto. Mourinho marginó a Iker Casillas por un problema personal. Yo no me sentí bandera de nada.

Me dediqué, desde la posición de privilegio que yo tenía de seguir al equipo más mediático del mundo en todos los partidos, a contar lo que había, las trabas que se ponían, el miedo que había en el club a hablar, a saludarte, a darte la mano, a darte informaciones tan tontas como a la hora a la que aterriza el equipo o el horario de los entrenamientos. Eso lo creó una persona que para mí está muy alejada de lo que es el fútbol.

Karanka-y-Louro

P: ¿Qué te dolió más de la propia encerrona, que te señalaran a ti o el daño que ese tipo de situaciones hacen al periodismo?

R: Me sirvió para demostrar que todo lo que pensaba de José Mourinho era cierto. Lo que más me dolió realmente fue que el Real Madrid estuviera en manos de ese hombre, que autorizara que en sus instalaciones se intentara intimidar a un periodista. En el fondo, eso fue lo que pasó. Ni hubo agresión física ni pasé miedo, pero hubo un señor que intentó intimidar a un periodista con el beneplácito del club.

Lo que más me dolió fue la constatación de que Mourinho fuese el dueño del Real Madrid. Él se retrató en ese momento y lo sigue haciendo todos los días. Cuando tienes problemas con Guardiola, con Pellegrini, con Wenger, con los árbitros o con Iker Casillas, entonces el problema eres tú. A él le dará mucha rabia, pero en la historia del fútbol José Mourinho son dos iniciales en una sudadera. Mientras, Iker Casillas es una leyenda a la altura de Paolo Maldini y de otros grandísimos jugadores. Él intentó desprestigiar a Casillas y mucha gente lo apoyó, pero Mourinho no tiene el suficiente nivel para ello.

P: ¿Quién es, para ti, José Mourinho?

R: Un entrenador que ha ganado una Copa de Europa con el Oporto, una con el Inter y que no le quieren en ningún sitio. Mientras, Casillas es patrimonio del fútbol, es una persona que ha levantado la Copa del Mundo. Los capitanes que han hecho esto se cuentan con los dedos de las manos. Nadie está a ese nivel. La han levantado Dunga, Maradona, Carlos Alberto, Cafú, Fabio Cannavaro, Beckenbauer… e Iker Casillas. Está a ese nivel. Es una leyenda del Real Madrid, y por mucho que los de Twitter piensen que hacen ruido en las redes sociales luego se dan golpes contra la realidad todos los días.

Iker Casillas va a todos los campos de España y la gente le ovaciona porque es el hombre que nos dio el Mundial. Eso no se puede olvidar ni se puede tapar porque a un entrenador le dé por decir que este señor es un topo o que entrena mal. Vete tú a saber lo que se podía inventar. Lo que tiene es un ataque de celos terrible hacia Casillas y hacia cualquier persona que le pueda eclipsar, algo que refleja muy bien cómo es. José Mourinho es servil con el que no le hace sombra. Por ejemplo, juega a ser amigo de Alex Ferguson porque sabe que está muy por encima de él, pero en cuanto ve que alguien le puede hacer sombra, va a por él, va a machacarle, como hizo con Guardiola, con Pellegrini, con Wenger, con Preciado, con Pedro León, con Canales, con Casillas, con Özil o con Pepe.

Mou

P: Bajo tu punto de vista, ¿es rentable periodísticamente ponerse en contra de una entidad como el Real Madrid, aunque sea por una razón justificada?

R: Yo nunca me enfrenté al Real Madrid y tampoco a José Mourinho. El que se enfrentó conmigo fue él. Me limité a preguntarle, y si no le gustaron las preguntas es que algo hice bien. Si ese señor tiene un problema conmigo, el problema lo tiene él y ‘¡Viva el Betis!’, que diría el otro. Lo que está claro es que con la información que yo tenía no podía ir allí a preguntarle si habían entrenado Coentrão o Marcelo. Yo creo que tú tienes que hacer valer tu información, y con todo lo que nosotros sabíamos… Lo que no me parece justo es que es muy fácil hacer periodismo desde un plató. Saber que no vas a ver al protagonista. Saber que nunca te vas encontrar de cara con la realidad.

Es muy fácil hablar de Mourinho cuando no te vas a encontrar con él nunca, pero tú no puedes estar hablando de lo que hace Mourinho y luego llegar cara a cara delante de él y preguntarle que a qué hora va a pasar el autobús. Ahí hay una obligación con tus oyentes, con tus fuentes, con tu información y con tus jefes que yo creo que en ese momento cumplimos. Y hay gente que desde el minuto 1 estuvo ahí, gente con muchísimos años de experiencia: Eleonora Giovio, Fernando Burgos, Javier Herráez —que es una leyenda del reporterismo en la radio española, que ha estado en la COPE, en Onda Cero, en la SER, ha trabajado con José María García, con José Ramón de la Morena, con Javier Ares, con lo mejor de lo mejor—.

Gente, ya digo, que desde el minuto 1 vio lo que era justo, vio lo que no era justo y vio que ahí teníamos que cumplir una labor de contar y de denunciar sobre una persona que, para mí, ha hecho un daño terrible al Real Madrid y al fútbol español. La rueda de prensa de Mourinho contra el Barça en Champions fue una aberración terrible. Y, por ejemplo, —me voy a meter en un lío en el que no me tenía que meter— que el señor Blatter haga una imitación de Cristiano Ronaldo como comandante y el Real Madrid se levante en armas, mande un comunicado, exija perdón a la FIFA, cuando ellos nunca han perdido perdón a la UEFA después de que su entrenador dijera que la Champions League estaba manipulada, que la UEFA mandaba árbitros para clasificar al Barça y eliminar al Real Madrid, es tan gordo… Es que nos olvidamos, pero hay un señor que entrenaba al Real Madrid que dijo que la UEFA estaba manipulada para que la Champions la ganara el Barça.

Eso es mucho más grave que el señor Blatter levantando la mano diciendo que Cristiano Ronaldo es un comandante, pero aquí el Madrid está a la que salta. El Madrid no pide perdón a nadie, pero se siente ofendido a la mínima. Eso es lo que no puede ser. Hay que denunciar lo de Blatter y lo de Mourinho. Cuando uno se pasa y cuando se pasa el otro. Y eso es lo que no hizo el Real Madrid bajo el régimen de Jose Mourinho.

P: ¿Facilita una personalidad aparentemente afable como la de Ancelotti el trabajo diario de los periodistas que estáis en Valdebebas?

R: Sí, sobre todo porque Ancelotti le da normalidad a todo. Esto no deja de ser fútbol. Aquí juegan 11, se intenta ganar los partidos, se habla de un planteamiento, pero no es un régimen militar como el que había antes. La verdad es que con Ancelotti se gana. Se gana en que hablas de fútbol y en que ves una cosa normal y una persona que responde a todo, que no se mete en líos. Nos llegaron a contar una serie de historias y hubo gente que compró y que intentó que compráramos que si estás muy expuesto tienes que negarte a dar ruedas de prensa, tiene que salir tu segundo entrenador, porque si no hay incendios… Pues perdón, pero aquí Ancelotti sale todos los días y no ha habido ningún incendio. Habla todo los días. Durante los meses de enero y febrero de 2014 ha hablado cuatro veces por semana. ¡Cuatro veces por semana! Y no ha pasado nada.

El problema es que, al otro lado, había una persona que no sabe hablar, no sabe comportarse, no sabe pensar como una persona educada y, entonces sí, había dos opciones: o ponerle un bozal o sacar a otro. Y al final, decidieron sacar a otro.

Aitor Karanka repetía lo que le habían dicho el otro. Yo me le imagino delante del espejo repitiendo las frases que Mourinho le iba diciendo. Pero aquí hablamos de Carlo Ancelotti, una persona que le da normalidad al asunto y que facilita el trabajo de los jugadores, de los médicos —que viven con una tranquilidad pasmosa—, del departamento de comunicación, de la prensa que sigue al equipo, de los rivales, de los árbitros. Es que no tiene nada que ver. Hemos pasado de una persona que vive en un extremo a una persona normal, a un caballero y un grande del fútbol como es Carlo Ancelotti.

P: ¿Esas son las sensaciones te ha desprendido ‘Carletto’ durante estos meses?

R: Vamos, es que no tiene nada que ver con lo anterior. Ahora la gente es feliz en el Real Madrid. La gente habla, saluda. Los directivos vienen y te preguntan que qué tal estás. Antes había miedo, se cambiaban de lado en una zona mixta para no verte, la gente del club tampoco te quería decir nada, los médicos vivían acojonados… Y ahora esto es un club de fútbol normal.

Carlo Ancelotti New Real Madrid Manager Press Conference and Photo Call

P: ¿Los médicos por qué? ¿Por el tema de lesiones?

R: Claro, porque Mourinho el primer año, todo el mundo lo sabe, se carga al cocinero, al médico y al jefe de prensa porque piensa que filtran, cuando el que más filtraba era él. El mayor filtrador ha sido él. Y hay una cosa de la que la gente se olvida: hay una portada de MARCA histórica que a Mourinho le hace muchísimo daño, antes de un Madrid-Barça, en la que se adelanta que no va a jugar Ángel Di María. La portada es ‘Sin Ángel’. Pues dos medios de comunicación, mejor dicho, dos periodistas que tienen buena relación con el entorno de José Mourinho, ese mismo día publicaban que Di María estaba para jugar. Eso no se lo inventan, eso se lo dicen.

Eso se lo dicen mal sus fuentes cercanas a Mourinho. Eso también es filtrar y, en ese caso, es filtrar una mentira, que es algo peor todavía. Aquí todo el mundo filtra, y dos periodistas que tenían cierta conexión con el entorno de José Mourinho publican que Di María está para jugar el día que Di María no se puede mover. Y yo no discuto las fuentes de nadie ni critico. A mí me la han colado muchas veces, porque tu fuente te puede engañar, o tu fuente piensa que está bien informada y no lo está. Pero repito, aquí todo el mundo filtra, pero a las filtraciones se les da una importancia… No sé en qué momento hemos perdido el juicio con las filtraciones.

P: ¿Qué sueño relacionado con el fútbol le queda por cumplir a Antón Meana?

R: Muchos, muchos, muchos. Un Mundial, una Eurocopa, unos Juegos Olímpicos también. Yo creo que es lo que todo el mundo quiere cubrir.

P: ¿A qué personaje siempre soñaste con entrevistar?

R: No tuve ninguno específico. Yo siempre quise entrevistar a quien fuese noticia. Al entrenador del Real Madrid del momento, al seleccionador español, al que meta el gol en una final… Y eso, afortunadamente, lo he ido haciendo. Cristiano Ronaldo mete un gol espectacular en la final de Mestalla contra el Barça y cuando acaba el partido le entrevisto. Casillas gana su quinta Liga en San Mamés y según acaba el partido le entrevisto. Ese tipo de cosas son las que yo tenía en mente, no una persona en concreto, sino entrevistar al que era noticia en el momento en que era noticia.

P: Eduardo Rodrigálvarez afirmó que siempre le quedará la espina de no haber entrevistado a Sócrates…

R: Es que yo no soy nada mitómano. Nunca he querido ser futbolista, entonces tampoco he envidiado ni a los jugadores ni a los entrenadores. A mí, por ejemplo, donde esté un café con el propio Rodrigálvarez, una charla con Segurola o una cena con Paco González y Manolo Lama, no lo cambio por una cena con futbolista o por entrevistar a un jugador.

P: Como lo de irse de cañas está muy visto, ¿a qué jugador elegirías como compañero de sidras?

R: Como se trata de sidras, elegiría a Nacho Cases. Es el jugador que mejor representa al sportinguismo. Hay una hornada de jugadores españoles como Ander Herrera, Juan Mata o Denis Suárez que son gente espectacular y que son chicos inteligentes que leen, que se puede hablar con ellos de muchos temas, que entienden una broma, que entienden una crítica, que agradecen el elogio, que saben la historia del club al que llegan. Con esa gente sí que podría echar unas sidras y me podría apuntar a una liga de Comunio.

P: ¿Cuál es el mejor falso 9 que has visto nunca?

R: A mí me gusta mucho Cesc Fàbregas. Me encanta. Creo que no hay un reconocimiento real a su labor. Antes comentaba que todos los goles de mi vida, salvo uno, los había marcado Mate Bilić, pero en la historia del fútbol español, en los grandes momentos, siempre está él. Parece que la gente no lo tiene tan presente, pero le mete una pase descomunal a Güiza en la semifinal del Eurocopa en Viena, ante Rusia, que es una obra maestra. También mete el penalti contra Italia, contra Portugal, es el último español que toca la pelota antes de que Iniesta remate… Así que sí, voy a decir que el mejor falso 9 es Cesc Fàbregas.

P: ¿Y un falso 9 de tu cosecha, menos conocido?

R: En el Sporting hay un chaval que se llama Álex Barrera, un jugador al que creo que Sandoval puede convertir en un Michu. Tiene las mismas cualidades que Michu. Ahora mismo juega de mediocentro, pero a él le gusta mucho jugar de segundo punta, de falso 9. Sinceramente sí, creo que Álex Barrera puede convertirse en un gran falso 9.

23/02/2014

Más entrevistas:

– Karina Kvasniova (06/10/2012)
– Fran Guillén (20/10/2012)
– Nacho Labarga (04/11/2012)
– Fermín de la Calle (18/11/2012)
– Rubén Uría (02/12/2012)
– Susana Guasch (16/12/2012)
– Luis F. López (14/01/2013)
– Martí Perarnau (27/01/2013)
– Roberto Palomar (10/02/2013)
– José Manuel Díaz (24/02/2013)
– Gaby Ruiz (10/03/2013)
– Guillermo G. Uzquiano (24/03/2013)
– Roberto Hernández (06/04/2013)
– Petón (21/04/2013)
– Menottinto (05/05/2013)
– Nayim (12/05/2013)
– Eleonora Giovio (02/06/2013)
– Quique Peinado (15/06/2013)
– Revista Líbero (25/08/2013)
– Diana Sanchidrián (08/09/2013)
– Eduardo J. Castelao (22/09/2013)
– Pablo Gómez (13/10/2013)
– David Sánchez (26/10/2013)
– Alberto Rubio (10/11/2013)
– Fernando Evangelio (24/11/2013)
– José Miguélez (08/12/2013)
– Toni Padilla (22/12/2013)

– Eduardo Rodrigálvarez (26/01/2014)
– Miguel Ángel Violán (09/02/2014)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s