Carnaval

alves2MARIO BECEDAS | Verso suelto en la acuarela del fútbol y anarquía disoluta del academicismo culé, Dani Alves hace su barroco particular en cada partido y no se preocupa de la eterna dicotomía entre el bien y el mal. Elemento subversivo de la banda y pincel surrealista en el ropero, el brasileño, también español, sigue sembrando el odio en cada campiña del balompié nacional y se encuentra siempre presente cuando el relámpago mediático cae sobre el Camp Nou.

Juzgado cada jornada por el sagrado tribunal de quiniela y mondadientes, Alves soporta con indolencia los cargos de desobediencia y alteración del orden futbolístico pidiendo con gracejo más tomates a la cara. El primer puñal diestro del Sánchez Pizjuán se acabó de convertir en daga en una ciudad condal eclipsada por sus payasiles pantalones de lunares y sus cascos musicales de tamaño transatlántico. Becerro de oro de la caverna archicastiza, Alves repunta la audiencia de las tertulias lecheras que discuten si sus gafas de hipster trasnochado tienen cristales o no.

La ciclotimia de Alves, desde la lona verde hasta los patrocinios colgados de la zona mixta, es fuente de amargo disgusto para el culé de a pie que empezó a sufrir con Van Gaal y aún no se ha curado. Cada vez que el lateral diestro —que no siempre diestro lateral— cabalga contra el horizonte para ‘desfacer’ entuertos del juego y se deja el balón atrás en zona de peligro, la grada sufre la consabida conmoción y un gatito se muere en las tapias de La Masía. Capaz de lo mejor y de lo peor, Alves formó la sociedad impecable con Messi en las Sagradas Escrituras de Guardiola y metió un trozo de cielo en la portería de Casillas, todo mientras su bipolaridad defensiva le hacía perder pelo a su ya ex-jefe a la misma velocidad que se lo rapaba él. Un requiebro más del look sobre el pergamino de su piel toda tatuada.

Controversia lenguaraz al borde del micrófono y cabeza con visos de amplitud, Dani Alves es cada vez más el Jorge Lorenzo del fútbol y por eso no iba tan desencaminado su alias de ‘Moto GP’. Sangre caliente y lengua ardiente, Alves es tan antisistema delante de los periodistas como de los rivales. Hermano ocular de Diego Costa en lo que a la mirada de navaja concierne, Alves hace saltar todo por los aires si no es directamente él quien lo hace ante el leve toque de balón. El odio salivoso y protosimiesco que le propina el Bernabéu quizá venga más de añorar a un posible Pigmalión de Mourinho separado de semejantes como Pepe que otra cosa.

Aristócrata, como ya se ha dicho aquí, de la estrafalaria vestimenta, Alves ha tenido redaños para escupir a su público el erial en que se está convirtiendo la grada y le asestó a Rosell la puñalada de reivindicar en el lomo el ‘22’ de Abidal ante una directiva que no le traspasó para que fuera cicerone de Neymar. El exótico Carnaval de Alves comenzó bailando con Thiago una postrera goleada contra el Rayo —para el ascético enfado de Puyol— y ha acabado de la misma forma, representando el corífeo Lepo Lepo tras la puntilla del propio Neymar al humillado vallecano.

Popurrí verbal de un condenado Del Nido, un táctico Guardiola y un excéntrico Laporta; la ‘Tarántula’ Alves espatarra sus artes por el terreno de juego y desde la envidiosa Premier le acusan de adalid del teatro mientras cada vez huele más de cerca el brazalete de capitán. Toda la plebe pidió/pedimos su cambio tras el calenturiento comienzo ante el City. Pero, en el cadalso del encuentro, Alves —que es la otra cara del viento— levantó una pared de magia con Neymar y con la varita derecha elevó suave y silencioso el cuero para que entrase limpio en el arco de cuartos. El estadio se vino abajo ante este fugaz adelanto del Carnaval y a Pellegrini se le cayó, al fin, la lágrima que llevaba cinco años colgando de su pupila.

20/02/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s