La ‘quenelle’

anelka_1_recortadaSERGIO MENÉNDEZ | Samuel Eto’o acudió presto a la llamada de Andreu Buenafuente cuando el showman de Reus le convocó a fin charlar un rato frente a las cámaras de televisión. Su condición de estrella y, sobre todo, el hecho de integrar la plantilla de moda en aquel momento hacían del carismático futbolista camerunés del Barcelona un entrevistado perfecto. Corría un 13 de octubre de 2005. Las posaderas de Frank Rijkaard se habían asentado en el banquillo culé tras conquistar la Liga y alzarse con la Supercopa de España durante la temporada anterior, Buenafuente militaba en Antena 3 a las órdenes de Maurizio Carlotti y otro canijo, que en este caso responde al nombre de Lionel Messi, representaba por aquel entonces al fútbol lo mismito que Berto Romero al humor: una promesa. Porque, si bien el tiempo ha terminado convirtiendo a ambos en verdaderos genios en sus correspondientes facetas profesionales, lo cierto es que eran los Ronaldinho, Deco y, por supuesto, Samuel Eto’o quienes arrancaban los aplausos de un club y de un Joan Laporta en estado de gracia. Apenas hacía un par de meses que había comenzado la temporada, tan sólo se habían disputado seis jornadas y el delantero contaba ya con el mismo número de goles en su cuenta personal.

La conversación, como casi todas las de Andreu, discurrió sin mayores apuros ni sobresaltos hasta la irrupción en plató de Edu Soto, caracterizado como El Neng de Castefa y decidido a rebajar el dulzor de la entrevista con algo de picante. Sabedor de que el jugador sería incapaz de negárselo y con ello el programa conseguiría su mayor de herramienta de promoción antes de Rodolfo Chikilicuatre y la guitarra Luciana, la versión de Chimo Bayo con patillas de hacha retó a ‘Samu’ a celebrar su próxima diana imitando la genuina forma de bailar del catódico ‘bakala’. Dicho y hecho. El domingo de esa misma semana, contra el Deportivo de la Coruña, la grada de Riazor pudo dar cuenta de la palabra del futbolista, que nada más perforar las mallas se dirigió al banderín de córner, puso la boca de piñón, colocó los brazos en ángulo de 90 grados con las palmas de las manos paralelas al suelo y empezó a agitarlos. Santi Nolla no dudó un instante en el titular de portada para la mañana siguiente: “¿Qué pasa, Neng?”.

Un episodio similar, aunque con altas dosis de polémica, ocurrió a finales del año pasado en la Premier League. Se enfrentaban West Ham y West Bromwich, el nuevo equipo de Pepe Mel. El encuentro transcurría con 1-0 cuando otro viejo conocido de la afición española, Nicolas Anelka, anotó el gol del empate. Acto seguido, sin que a nadie le constara ningún desafío previo, el ariete galo extendió su brazo derecho y se llevó el canto de su mano contraria a la altura del hombro. Un ademán carente de significado para quien no conozca a Dieudonné M’Bala M’Bala, cómico francés y amigo personal de Nicolas al que se viene acusando a lo largo de la pasada década de antisemita y el principal responsable de haber popularizado el gesto de la discordia: ‘la quenelle’ (en francés, ‘croqueta’), un equivalente de la peineta de siempre interpretado por sus detractores como una versión moderna del saludo nazi.

Hijo de madre francesa y padre camerunés, Dieudonné, quien irónicamente se hizo célebre a principios de los 90 por formar pareja artística junto al humorista judío Eli Semoun y llegó a concurrir en unas elecciones a diputado contra el Frente Nacional de Jean-Marie Le Pen, fue tildado por primera vez de antisemita en 2003 después de aparecer en televisión combinando las vestimenta típica de los judíos ortodoxos con parafernalia militar al mismo tiempo que instaba a los jóvenes de los barrios periféricos de París a alienarse con el ‘eje del bien’ y unirse a la causa sionista al grito de ‘¡Heil, Israel!’. Lejos de remitir, la escalada de provocaciones hacia el pueblo judío se hizo más intensa, si cabe, con ataques siempre que la ocasión se lo permitía, ya fuese declarando lo mucho que añoraba las cámaras de gas o ridiculizándoles por su supuesta mezquindad. Una espiral de odio que alcanzó su punto más bajo en 2008, cuando Dieudonné decidió fundar la llamada Liga Antisionista y presentarse a las elecciones municipales de ese año protagonizando una campaña donde presentó la ‘quenelle’ en sociedad. Iniciativa que, si bien no le valió para salir elegido, sí ha cosechado con el paso del tiempo algo de éxito entre los deportistas del país en la medida que Nicolas Anelka o Tony Parker, base de los San Antonio Spurs y capitán de la Selección francesa de baloncesto, lo han apoyado públicamente después de que el ministro francés del Interior, Manuel Valls, anunciase su intención el pasado mes de enero de prohibir los espectáculos del cómico por considerarlos racistas y un riesgo para el mantenimiento del orden público. Hasta el Gobierno del Reino Unido le ha declarado persona non grata y ha optado por negarle la entrada en su territorio ante la posibilidad de que se desplazara para agradecer a Anelka las muestras de cariño. Decisión que, como no podía ser de otra manera, le ha valido una ‘quenelle’ a la Reina Isabel II y, según sus propias palabras, “todos los que la toman con Dieudonné”.

En lo que a Nicolas Anelka se refiere, las reacciones a su celebración no se hicieron esperar. Mientras el futbolista francés reconocía hallarse muy sorprendido por un hecho tan inocente como dedicar un gol a un amigo, la Ministra francesa de Deportes, Valerie Fourneyron, ha creído ver segundas intenciones en el gesto del futbolista y lo ha calificado de ‘provocación asquerosa’. Por su parte, Zoopla, la empresa inmobiliaria que se anuncia en las camisetas del West Brom, tomó la determinación, a raíz de la polémica suscitada por el jugador, de rescindir su contrato con el club a final de la presente campaña. Quién nos iba a decir a los aficionados españoles que aquel futbolista taciturno que llegó al Real Madrid y parecía no enterarse de nada terminaría poniéndose a la altura de los Paolo Di Canio o Giorgos Katidis. Ni la mítica escena de Robbie Fowler esnifando una raya de cal logró generar una controversia semejante. Remi Gaillard, ándate con ojo, Nicolas Anelka viene pisando fuerte…

05/02/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s