Andersen como síntoma

Andersen BetisDAVID PALOMO | Hay datos que dicen mucho más de las personas que cualquier biografía. Sin necesidad de introducir palabras intermedias ni declaraciones. En ocasiones, las entrevistas sobran. Bien lo saben en las secciones de Recursos Humanos de millares de empresas, hartos de ver miles de currículums todos los días, cansados de interpretar la letra pequeña de los ‘niveles intermedios‘ en inglés o esos Máster que tan de moda se han puesto con la crisis. Pasa en la vida y también en el fútbol. Unas pinceladas bastan para conocer quién –más o menos– es el tipo al que quieres contratar. El problema viene cuando se obvian esas señales, esos pequeños detalles que terminan convirtiendo una decisión en buena o mala. Como le pasó al Betis con su actual portero titular, Stephan Andersen, que antes de llegar a Sevilla había militado en hasta seis clubes distintos. Da que pensar y, al mismo tiempo, ejemplifica mejor que nadie la situación que están viviendo a orillas del Guadalquivir.

La directiva fichó al danés como recambio de Adrián, que decidió irse a Inglaterra a probar suerte. A su llegada, un periodista le preguntó: “¿Por qué ha jugado tan poco en su anterior club?”, a lo que Andersen contestó: “Verá. Tuvimos una racha de malos partidos, del equipo, no míos, donde encajamos muchos goles. Entonces, el entrenador me dijo que había mirado las estadísticas y que, con 11 disparos, nos habían marcado ocho goles. Le contesté: ‘Sí, vale, pero es que yo no soy Supermán, habrá que mirar al equipo’. Entonces salí del once y hasta ahora”. Sobran las palabras. Está claro que el Betis, además de no mirar sus datos, tampoco le hizo una entrevista previa.

Dos días después de que llegara Andersen, Pepe Mel pidió que se fichara a un portero, pues no le hizo falta mucho más para darse cuenta del tipo de futbolista que le habían puesto a su servicio. Llegó Guillermo Sara, que se convirtió en titular inmediatamente, lo que no sentó muy bien al danés: “Estoy decepcionado por no jugar, porque lo he hecho muy bien. Si esto no cambia, tendré que tomar medidas en el mercado de invierno”, se atrevió a decir. Dicho y hecho. El argentino se lesionó y Andersen tuvo que entrar a salvar los muebles de un Betis que lleva 11 puntos en 20 jornadas. Visto lo visto, poco ha aportado. El guardameta encaja una media de tres goles por partido y va camino de convertirse en la estatua del Villamarín. Si no lo creen, miren los goles que le hizo el Real Madrid el pasado sábado. Ni se tiró a ver si atrapaba la pelota.

El guardameta ejemplifica mejor que nadie hasta qué punto se han hecho mal las cosas en la entidad de Sevilla. Incluso muy mal. Partiendo del trabajo de este verano, de la confección de la plantilla y terminando con la marcha de Pepe Mel. Todo por obra y gracia de una directiva que, además, le prometió ‘determinados‘ fichajes a Garrido –ayer ratificaron su error despidiendo al técnico y contratando a Calderón– antes de que empezara a entrenar. Era mentira, por supuesto. El único refuerzo de renombre que ha llegado ha sido Leo Baptistao, el único que puso algo de ganas contra los de Ancelotti. Poco más espera la afición.

El Betis se ha visto metido de nuevo en una situación que, por historia y por afición, no le corresponde y no se merece. Da pena pensar cuando se miran otros campos de Primera, como el del Getafe, que la entidad verdiblanca tenga pinta de ir directa al abismo del descenso. A ocho puntos del Almería, el Betis todavía puede conseguir un milagro. Eso son datos. La realidad es que el equipo no parece que vaya a mejorar a corto plazo. Está muerto. Muy muerto. Y lo peor es que huele cada vez más a podrido: a equipo de Segunda.

13/01/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s