Platini

platiniMARIO BECEDAS | El nieto de piamontés tenía que volver a casa, a pesar de que el gallo fuera a cantar ya todas las mañanas de su patria. Gesto de infinito aburrimiento, como escribió Segurola, y ademán relajado, Michel François Platini nació en la disputada Lorena pero volvió a la cuna del abuelo vistiéndose de ‘bianconero‘. Melena hebraica y desaliño seductor, el ídolo francés se hizo Dios en una década de mitos caídos.

El camino de la ambición empezó para el hijo de tabernero con el rechazo del primer fútbol por la insuficiencia respiratoria y por ser su padre el entrenador de dicho equipo. La insistencia de Aldo demostró a todos, al fin, que si su vástago era grande en algo, era en llegar. Bombardero del área y exquisito pasador, Platini, nieto y prole, acabó los 70 quitando el óxido a la pelota gala y enterrando la estela de un Cruyff arruinado.

Prodigio verde del único Saint-Étienne verdadero, Platini se erigió en mosquetero del fútbol. Res tentada por los clubes españoles, antes del salto a Italia, su capitanía y su ‘10’ a la espalda ya hacían corear el ‘Vive les bleus!‘. Sin velocidad punta, sin músculo y sin espinilleras, Michel aparecía siempre en la lontananza de la cal para pegarle sin fuerza pero siempre lejos del arquero o para dibujar un pase imposible que sólo él vislumbraba. Así se había metido a todos en el bolsillo con su descaro en Argentina ’78 y así iba a comenzar su leyenda negra con España en el 82.

Llegaba el D’Artagnan arquitecto con voluntariedad y alevosía al Mundial de ‘Naranjito‘. Ya lo tenía Gianni Agnelli en el bolsillo de la Juventus y ahora restaba la hora de la verdad con la Selección. Un juego solidario y heroico hizo a los de Michel Hidalgo luchar contra el emir de Kuwait, contra la policía española que todavía vestía color café y contra una Alemania que mató la noche francesa en la agonía del Pizjuán. El derribo del meta Schumacher a Battiston casi acaba en óbito y provocó que el capitán tricolor acompañase a la camilla hasta la banda en señal de digna resignación. Cuatro años después, y tras eliminar a Brasil en el mejor partido del siglo para Pelé, la Mannschaft odiada volvía a apear el sueño mosquetero en las semifinales de un Mundial, esta vez azteca. En medio, Platini soltó a volar el gallo entre las manos de Arconada fundiéndose Francia y él en uno solo. El 84 se convirtió en su mejor año.

platini-2

Fue el intersticio de su hat-trick con los Balones de Oro. Los galardones de 1983, 1984 y 1985 resultaron para el hombre que siempre jugó con la camiseta por fuera porque llevarla por dentro le hacía “el culo muy gordo”. No vaciló en enfrentarse con la FIFA por ello, y así quedó patente su compromiso y su palabra; como cuando se negó a pisar Heysel en el 2000, casi 15 años después de la farsa, la tragedia y la matanza de la Copa de Europa que le tocó ganar desde el punto de penal.

Cadena brillante en la pechera y deidad para el atractivo mujeril ochentero, Platini se convirtió en una institución en Turín bajo el protectorado de Agnelli, quien, en la retirada de su mejor hombre, lo definió como “un artista medio ‘Manolete’, medio Nureyev“. No es casualidad que  uno de los tres Balones de Oro que ganó el francés acabase en las vitrinas del itálico magnate. Los otros dos quedan en la chimenea del ex futbolista, quien se niega a guardar ninguna réplica de Eurocopa o Copas de Europa porque en su morada sólo caben cosas redondas, además de su cabeza, como le confesó a Relaño.

Insaciable desde el saque de centro, Platini saltó de las lesiones que lo retiraron antes de tiempo a los despachos, pasando sólo y discretamente por el banquillo ‘bleu‘. Su ambición le sentó a la derecha de Blatter y, tiempo después, le ha tendido delante las chupadas alfombras del fútbol continental. Jefe de todo y enquiste de amor-odio con el fútbol español, Platini ya fue admirado por un Guardiola recogepelotas al que negó el autógrafo y ahora prosigue su megalómano y vacío proyecto hacia la eterna inconformidad.

10/01/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s