‘Del Niu’

delnidoMARIO BECEDAS | Silencio de grabadoras y vuelo de corbatas, José María Del Nido, abogado y presidente del Sevilla, presidente del Sevilla y abogado, abona sobre el terreno la lágrima fácil pero sentida cuando la húmeda y gris sombra del panóptico se cierne sobre su tribuna al sol de Nervión. Las palmas periodísticas laudan una dimisión forzosa que por momentos recoge notas de una histórica  abdicación.

Pretende vender Del Nido al acolitismo sevillista un aparcamiento de corona cuando lo cierto es que se ha visto obligado a cortarse la cabeza ante el universal y afilado mazo de la judicatura española. Cayó el ya expresidente en la admiración por el ‘dorado‘ marbellí poniendo la minuta cerca de una costa donde hasta la arena se vuelve corrupta. Dinero fácil y barra libre de neón para interminables veladas en la España del champán y la corrupción. Un oasis de palmeras y hormigón donde Julián Muñoz tenía habano para todos los camaradas del trinque pagano.

Un proselitismo de especulaciones y capital a la batuta de ‘Cachuli‘ que ahora, en la década del tijeretazo, desborda de llanto, fulgor y pasión el azote público a uno de los hombres que ha formado parte de la Semana Santa del fútbol español. Pertenecía Del Nido a esa escuela de costaleros que se partía el pecho, micrófonos de plateresco mediante, en las puertas de la Liga. Cogió el futurible y posible convicto al equipo de sus amores y juventudes en las revueltas aguas de la desesperación para, a base de ingenio y tortas dialécticas, ponerlo en el mapa mediático de una manera u otra.

Atrajo el sevillista hacia sí todos los focos mientras detrás de la americana escondía un espectacular proyecto con el que llenar las vitrinas y las dolientes arcas. Protector del consulado de vacas gordas de ‘Monchi‘, Del Nido bregó y bregó por hacerse escuchar en la competición bipolar. Sólo tuvo que elegir a su némesis, la cual encontró en Joan Laporta. Juan Lapuerta‘ dijo él, ‘Josep María Del Niu‘ dijeron los ‘altres‘ en aquel inolvidable partido de Ronaldinho y el gazpacho a las 12 de la noche. Un fotograma que siempre nos mantendrá unidos al fútbol. Se tejió así, con el paso de las temporadas, un amor-odio entre dos divos del negocio, el Kennedy del ‘Luz de Gas‘ y un gánster sevillano de cabeza aceitunada que llegaría a cubrir con sombrero fedora pura artesanía de la Plaza Mayor. Un constante intercambio de disparos y palcos, abrazos y dardos hasta que el traspaso de Dani Alves cortó el cordón umbilical de los valores.

delnido3

Pequeño púgil de calva reluciente por los derechos de la Liga, la animadversión de Del Nido a los grandes le puso en la picota del mercantileo televisivo. Nunca complacido, siempre quejicoso y rebelde, en el haber del virrey de Nervión queda su cruce de navajas con unos Biris que se han ‘quedao‘ con su cara. Unos ultras que vieron sus amenazas diluidas cuando este neófito de la moda ‘runner‘ se enfundó las zapatillas delante de ellos. Con la testiculina por delante, Del Nido y su Sevilla, el Sevilla y su Del Nido, plantaron la bandera en Europa hasta el fatal desenlace de Antonio Puerta. Un trago demasiado amargo que Sevilla aún digiere y que empezó a doblar los acordes de ‘El Arrebato’.

El tornado de la crisis y su consecuente zarandeo de alfombras ha dejado huérfano de puñeta al pequeño universo del Sánchez Pizjuán. Pese a los intentos del condenado letrado de mantener su impronta, él mismo ha admitido en su adiós que ya no podrá ni decidir sobre el papel higiénico que se va a usar en el club. Asomado a la ilusoria claraboya del indulto gubernamental, Del Nido enfila el cadalso populachero que, si no le deja entre rejas, sí le aleja, quizá para siempre, del terciopelo del trono sevillista. Amado y despreciado, discutido y discutible, se va un presidente de club que ya quedará para los restos instalado en el imaginario colectivo, barroco y berlanguiano de los mandatarios de esta nuestra Liga. ¿Para quitarse el sombrero?

12/12/2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s