De tres en tres

asromaJULIÁN CARPINTERO | Dice la sabiduría popular que tres son multitud. Sin embargo, y a no ser que, Dios no lo quiera, nos encontremos en la piel del Juan Antonio que interpretaba Javier Bardem en ‘Vicky Cristina Barcelona’ –siempre a la misma distancia de Penélope Cruz que de Scarlett Johansson–, la Historia se ha empeñado en demostrar que los tríos, si son buenos, suelen ser ir asociados al éxito. Así, los Tres Tenores sobrecogieron al mundo con la musicalidad de sus voces, de la misma forma que resulta inevitable referirse a la Escuela pictórica de Venecia sin nombrar de carrerilla a Tiziano, a Tintoretto y a Veronés, o pensar en el mosquetero Dogos sin sus inseparables Porthos y Aramis. Y el fútbol, nítido reflejo de los vicios y virtudes de las sociedades modernas, no hace sino refrendar una teoría que, como tantas otras, ha sentado sus bases en Roma.

Una vez transcurrido el primer cuarto de competición de la Serie A hay tres cosas que son más que evidentes. La primera, que el Milan, sumido en un duro proceso de rejuvenecimiento, paradójicamente huele a cadáver como pocas veces lo había hecho; la segunda, que Luca Toni, ahora en las filas del Hellas Verona, sigue dando muestras de inmortalidad; y la tercera, que si hay una escuadra en todo el continente a la que se le puede colgar la etiqueta de revelación ésa es –con permiso del Atlético de Madrid– la Roma. 10 victorias en 11 partidos, 25 goles a favor, sólo dos en contra y, sobre todo, la sensación de ser un equipo que sabe explotar sus fortalezas y minimizar sus debilidades parecen credenciales más que de sobra como para que lo que empezó como un buen arranque pueda cristalizar en mayo en forma de título. Ni siquiera el (ya inesperado) empate de la última jornada ante el Torino ha mermado los ánimos de una entidad con tendencia a hiperbolizar cualquier simple resfriado para convertirlo en una terrible neumonía.

La realidad es que Rudi Garcia le ha cambiado la cara a un club histórico que llevaba varios años a la deriva en el océano del Calcio. El técnico francés, que tuvo una discreta carrera como mediocentro, luce en su haber la hazaña de proclamarse campeón de la Ligue 1 con el modesto Lille gracias a las dotes de psicólogo que demostró con Rami, Cabaye o Hazard, por aquel entonces completos desconocidos, y no hay duda de que ha caído de pie en una plaza huérfana de un líder desde la marcha de Spalletti y de la que Ranieri o Luis Enrique salieron corneados. Capaz de exprimir a los veteranos De Sanctis y Maicon y de domar el ego del joven proyecto de estrella Ljajić, Garcia se sobrepuso a la marcha de Lamela con una apuesta arriesgada que hasta el momento ha sido un éxito rotundo: Gervinho, al que conocía de su etapa en Normandía y que estaba desahuciado tras fracasar en el Arsenal, se ha erigido como uno de los puntales de un equipo que también tuvo que desprenderse del polémico Osvaldo y del prometedor Marquinhos.

De lo que Garcia no dudó ni por un instante fue de la condición de Emperador que Francesco Totti tiene en el Olímpico. Superlativo a pesar de contar sus años en 37 –Prandelli llegó a afirmar que si el Mundial se jugara en diciembre no tendría más remedio que convocarle– sólo una lesión ha frenado su espectacular inicio de campaña, de manera que, como hacían los dirigentes de la dinastía Antonina, ‘Francè’ ha tenido que delegar el gobierno de su imperio en los mejores senadores que ha encontrado a su alrededor.

El centro, el núcleo de cualquier ciudad, es el lugar del terreno de juego desde donde la Roma está consiguiendo marcar las diferencias con respecto a sus rivales y perseguidores. Sobre estas líneas, tres son los hombres que dan sentido a la unidad romana. Daniele De Rossi, el jefe, una suerte de legionario curtido en mil batallas al que ni todos los ases de la urbe moverían del club de sus amores, un verdadero especialista en dar equilibrio, ayudar en defensa y colaborar en una limpia salida del balón; Kevin Strootman, un soldado etiquetado como una especie de Javi Martínez con pasaporte holandés que aúna potencia, llegada y un espectacular sentido táctico que le permite abarcar grandes zonas del terreno de juego; y Miralem Pjanić, el fino estilista bosnio que hundió el faraónico proyecto del Real Madrid con su gol en los octavos de la Champions League de 2010, un futbolista que sobresale por su potente disparo desde media distancia y su elegancia a la hora de surtir de balones a los delanteros, pero al que no le tiembla la pierna en ningún balón dividido. No en vano, a estos tres pretores se une, cuando es necesario, un cuarto cónsul de características parecidas que responde al nombre de Michael Bradley y que con sus goles ha contribuido en victorias decisivas como la batalla de Udine. Uno destruye, otro inventa y el tercero percute.

Ni los más viejos del Olímpico recordaban una medular tan fiable desde los tiempos de Toninho Cerezo, Conti y Paulo Roberto Falcão, aquella que alumbró el camino de la ‘La Loba’ hasta la final de la Copa de Europa de 1984 y que, dramáticamente, perdieron en la tanda de penaltis ante el Liverpool en su propio estadio. Aún es pronto para saber si la inspiración seguirá acompañando a los chicos de Garcia de aquí hasta el final de una temporada que se presume larga, pero lo que sí es seguro es que, a día de hoy, De Rossi, Strootman y Pjanić forman el trío más serio y que más respeto produce en cualquier ciudad de Italia. Más, si cabe, que una visita de Durão Barroso, Draghi y Lagarde juntos. Y eso son palabras mayores.

05/11/2013

Anuncios

4 thoughts on “De tres en tres

  1. Pingback: Un niño grande | Noticias de mi Tierra

  2. Pingback: Toni Padilla: “Son muchos años escuchando que el papel morirá y seguimos sin asistir al entierro” | Falso 9

  3. Pingback: Totti y la Roma, ciencia exacta | Falso 9

  4. Pingback: ‘Il Re Leone’ | Falso 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s