Sergi, desde Huelva con amor

Sergi-Barjuan-Recreativo-de-HuelvaDAVID LÓPEZ PALOMO | El día que debutó pocos confiaron en que llegaría a ocupar el puesto de lateral izquierdo del Barcelona durante casi una década. Su estatura, sus piernas cortas y sus carreras desbocadas en la banda no anticipaban que aquel chaval al que costaba ver desde lo más alto del Camp Nou pasara a la historia como uno de los mejores que se han visto por  la Travessera de Les Corts en los últimos 50 años. Pero ocurrió gracias a un tal Cruyff que, desde el banquillo, ya imponía la militancia al 4-3-3 y a la posesión de la pelota. El ABC de los culés, tan solo transgredido por el ‘Tata‘ y el cambio de Directiva.

Hoy Sergi Barjuan sigue los pasos del holandés y de Guardiola. No obstante, lo hace desde el Recreativo, al que lleva primero en Segunda división. Él, como Luis Enrique, llegó al Barcelona cuando Laporta todavía era presidente y aquello de la cantera iba en serio incluso en la parcela técnica. La anterior Junta le prometió que si lo hacía bien iría ascendiendo poco a poco en el organigrama del club. Sin embargo, la llegada de Rosell lo cambió todo. En su última temporada con el polo blaugrana creyó que sería el encargado de dirigir al juvenil A, pero la negativa del club le hizo replantearse su carrera y abandonar la entidad.

Tras un breve período de reflexión, se aventuró a entrenar al Recreativo de Huelva, que, como él, nunca fue uno de los grandes, pero siempre ha peleado entre ellos. El Decano del fútbol español le fichó la pasada temporada ofreciéndole un contrato de tres años. No se le pidió un éxito inmediato, aunque sí un progreso con el objetivo de volver a Primera lo antes posible.

En su primera campaña no le fue del todo bien. El conjunto andaluz acabó en décima tercera posición en la clasificación, lo que no evitó que Sergi fuera ratificado en su puesto para que, definitivamente, este año haya conseguido dar con la tecla del éxito. El Recreativo de Huelva marcha primero con 26 puntos, cinco por delante del Lugo y seis del Deportivo de La Coruña. En lo que va de temporada ha empatado en dos ocasiones y perdido en otras dos. La última de ellas ante la Ponferradina, este fin de semana fuera de casa (3-1).

Sergi está demostrando que sus condiciones, como cuando debutó con el Barcelona, son óptimas. Como lateral tampoco lo hizo a lo grande. Su primer partido con el primer equipo fue en Estambul, en la Copa de Europa, ante el Galatasaray. Desde ese 24 de noviembre de 1993 hasta 2002 rindió pleitesía a la elástica blaugrana, hasta que Van Gaal le enseñó la puerta una vez acabado su contrato. Salió por la de atrás, como ha hecho con Rosell. Pero en aquella ocasión acabó en el Atlético de Madrid, que también fichó a Javi Moreno en uno de esos proyectos ilusionantes que se vendían en el Calderón como anticipo del fracaso.

Como internacional participó en dos Mundiales (1994 y 1998) y dos Eurocopas (1996-2000) antes de retirarse definitivamente. Ahora compatibiliza su tarea como entrenador con la de empresario de mercadotecnia en su compañía Grupo Numeror. Sin una figura esbelta ni semblante de hombre de negocios, pero con los cojones –perdón por lo burdo de la expresión– que le llevaron a ser el mejor lateral zurdo de España. Y que si todo va bien le devolverán a Primera junto al Recreativo de Huelva la próxima temporada. Quizá el Barcelona vuelva a llamarle algún día. Pero como le ha ocurrido a Diego Costa, igual entonces no le interesa.

04/11/2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s