El chico que quiso trabajar en un supermercado

Cani-VillarrealDAVID LÓPEZ PALOMO | ¿Saben de esos días en que uno recibe una llamada, un mensaje o incluso un whatsapp? Breve, conciso, pero certero. De esos que te sacan una sonrisa. Ya sea porque lo manda alguna persona a la que se le tiene especial cariño o porque son capaces de cambiar una vida. Muy recurrentes en el gremio de los constructores, escritos incluso en servilletas. Con un par de palabras. Algo así como un ‘¿quieres venir?‘ basta para que ese esbozo se convierta en un contrato de trabajo o, mejor aún, en un estilo de vida. Como bien sabe Rubén Gracia Calmache. Un tipo normal nacido en Zaragoza, que quiso jugar al fútbol, pero que estuvo a punto de ser mozo de almacén o chico de reparto de no ser por el equipo de su tierra.

Más conocido como ‘Cani‘, el chaval tuvo su bache, como todos. A muy temprana edad, cuando jugaba en Tercera, se llegó a plantear dejar el asunto. Que otro le diera patadas al balón, así que echó el currículum en un supermercado, a ver si le cogían para trabajar. No sabemos si lo hicieron o no. Tampoco si llegó a ser elegido o si fue descartado por estar demasiado preparado. La realidad es que el filial del Zaragoza le llamó para entrenar y, poco después, dio el salto al primer equipo. En una temporada turbia, de esas en que toca luchar por el descenso, debutó contra el Barcelona haciéndole un caño a Reiziger. Eso sí, con el descenso a Segunda división confirmado.

Sin embargo, jugar en la categoría de plata fue lo mejor que le pudo pasar. Paco Flores lo convirtió en uno de los referentes del Zaragoza y en diciembre firmó su primer contrato profesional. Lejos quedó el recuerdo del día que quiso ser chico de reparto. Aquel año el equipo subió a Primera y le devolvió la gloria perdida en su debut, al tiempo que le hizo crecer hasta cotas insospechables. Llegando a ganar la Copa del Rey ante el Real Madrid de los galácticos, a pesar de su expulsión.

Cinco temporadas vistió la camiseta del conjunto maño y se llegó a hablar incluso de que podría haber ido convocado con la Selección. Pero cambió de aires, en parte por su mala relación con Alfonso Soláns. “El Zaragoza me dijo que estaba hecho con el Villarreal, así que negocié con ellos y acabé allí”, dijo poco tiempo después a la prensa.

En el ‘Submarino Amarillo‘ volvió a conocer las dos caras de la moneda: jugar la Champions y volver a descender. No obstante, en su regresó a la máxima categoría, tal como hiciera con el conjunto maño, ha vuelto a deslumbrar. En lo que llevamos de Liga ha participado en siete de los nueve tantos anotados por el equipo entrenado por Marcelino, marcando dos goles contra el Valladolid y el Real Madrid. Se ha convertido en el referente del equipo. Eso sí, esta vez con 32 años a sus espaldas y viviendo una segunda juventud en la que ya no espera mensajes, llamadas, whatsapp o servilletas. Y, sobre todo, dejando atrás aquello de ser mozo de almacén. Menos mal.

07/10/2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s