Eduardo Castelao: “Antes el fútbol olía a césped recién cortado y a puro”

Entrevista Eduardo Castelao

ENTREVISTA EDUARDO CASTELAO | De buena mañana nos recibe Eduardo J. Castelao para charlar un rato sobre fútbol y sobre el oficio que a todos nos concita encima de un teclado. El periodista de ‘El Mundo’ nos da de tiempo hasta que la prole salga del cole. Entre los ruidos consabidos del café matinal y la continua ristra de autobuses que pasan por delante del cristal de ‘La Parada’, las dos grabadoras que coronan la mesa escuchan cómo se desmenuza la actualidad del balompié patrio y se da rienda suelta a una auténtica pasión: el Sporting de Gijón.

PREGUNTA: ¿Cuándo decides ser periodista y cómo llegas a serlo?

RESPUESTA: Lo decidí muy pequeño. Yo con seis o siete años me encantaba la radio. Entonces no sabía que aquello se llamara periodismo ni nada, pero a mí me gustaba y le decía a mi madre que yo quería hablar en la radio. A partir de entonces, terminé el COU, no me dio la nota para entrar en la carrera y mi madre me propuso que ella me pagaba una academia un año entero para prepararme otra vez el COU. Me lo preparé, saqué mucha más nota y entré. Eso fue en el 99, con un año de retraso. Pero yo tenía claro que o estudiaba periodismo o no estudiaba nada. Porque no había nada más que me llamase la atención. Antes de que entrara en la facultad yo ya colaboraba en el periódico de mi barrio, que se llama ‘Distrito Villaverde’ y un poco antes, con 15 años o así, en una revista que se llamaba ‘Ágora’, que se editaba en Villaverde también. Y bueno, hice la carrera y empecé a hacer prácticas. Estuve en ‘La nueva España’, en Asturias, y en febrero de 2001 entré en ‘El Mundo’. Y hasta ahora.

P: ¿Se debería eliminar la carrera de periodismo?

R: Yo creo que, tal y como está planteada hoy en día, sí. Por dos motivos. Primero, porque la formación que recibes es de cultura general y nada más, no hay nada que te dé las herramientas necesarias para luego poder trabajar. Y dos, en contra de todas las dualidades que se han generado alrededor de esta profesión, esto más que una profesión es un oficio y se aprende trabajando. Es decir, un cirujano sí que tiene que tener una formación para abrir a un tío y extirparle un cáncer; pero el periodismo se aprende en el día a día y trabajando. Igual que un albañil, que un fontanero, que un electricista… Es un oficio. Tal y como está planteada, la carrera no sirve absolutamente para nada.

P: ¿Está el formato papel condenado a desaparecer?

R: Sí, lo que pasa es que yo desde que trabajo en esto he escuchado lo mismo y han pasado 12 años. Es evidente que las nuevas generaciones tienden a utilizar las tabletas. Es un problema también cultural porque la gente cada vez lee menos, pero yo creo que todavía le quedan unos cuantos años. No es algo tan inmediato como se puede intuir ahora. Sigue habiendo mucha gente a la que le gusta comprar la prensa y leerla en un parque o tomando un café. No sé si es más un deseo o una intuición, pero lo lógico es que vaya perdiendo protagonismo, aunque su desaparición a corto plazo…

Periodismo

P: En este sentido, en ‘El Mundo‘ ya se han hecho varios ERES y ahora se está hablando de otro. ¿Dónde está el futuro? ¿Orbyt, un muro de pago?

R: Si yo lo supiera, en la empresa me harían la ola. No lo sé, se ha probado Orbyt y ahora se va a intentar a cerrar la web. Ahí nos vamos a enfrentar a dos problemas fundamentales. Uno, que la gente cada vez lee menos. Ya no digo periódicos: ni libros ni nada. Dos, que la gente joven no está acostumbrada a pagar por nada en Internet. Sólo a pagar por copas y discotecas, como lo hemos hecho todos. Pero no lo hace por recibir información.

Cambiar esas dos cosas es difícil. El único camino para nosotros es mejorar la calidad de lo que hacemos. Ofrecer más. Pero eso choca con los ERES, las bajadas de sueldo, la menor cantidad de herramientas, que no puedas viajar… Es que no es lo mismo estar en el sitio o no estar. Las empresas ahorran y la calidad de la información baja. Entonces, alguien tendrá que darse cuenta en algún momento que nuestro único camino es mejorar la calidad de lo que hacemos. Y con menos gente y medios no se mejora lo que hacemos. Es una situación muy jodida.

P: ¿Las redes sociales democratizan o intoxican la información?

R: Yo creo que son más malas que buenas. La gente dice que se entera de las noticias en Twitter. Cuidado. El último ejemplo lo tenemos en el tren de Santiago. Son muy útiles porque te enteras instantáneamente de algo que puede estar pasando, pero no te vale para informarte. Tienes que esperar a que un profesional esté en el lugar de los acontecimientos, hable con los protagonistas y te dé una información exacta. En Twitter puede escribir cualquiera. En esas primeras horas del accidente tú podías leer: 200 muertos, luego 20… Eso no tiene ningún tipo de control.

O con los fichajes. Alguien escribe que Bale ya está en Madrid. Recuerdo una de Modric el año pasado. Creo que fue en Marca, que llegó a poner ‘Modric ya está en Madrid’, porque alguien colgó una foto de dos años antes o algo así. Es que yo ahora puedo poner en Twitter que acabo de ver a Özil en Villaverde metiéndose una jeringuilla. Y bueno, pues a partir de ahí, como lo empiecen a retwittear… Pues bueno. No tiene credibilidad.

Primera plana

P: Entonces, ¿el periodismo tradicional sigue haciendo falta?

R: Sí, claro. Es que si no llegaríamos al absurdo de que tú pones mañana en Twitter una barbaridad y lo escribo en el periódico. Para publicar una información tengo que contrastarla con las fuentes. Y si no, no la publico. Volvemos a lo mismo. En Twitter los fichajes y las salidas de jugadores de equipo se dan por hechas con una alegría que asusta. Yo veo ‘Özil ya es del Arsenal’, pero yo no lo puedo publicar hasta que una fuente del Real Madrid me confirme que eso es así.

P: Jabois o el propio Enric González no esconden su afición a la bebida. ¿Se puede ser periodista y abstemio?

R: (Risas) Sí, yo no lo soy, pero tampoco soy un borracho. Me tomo mis cervezas, mis cañas, mis vinos y mis copas. Pero sí, se puede. Conozco a periodistas que no beben.

P: Al hilo de esto, ¿David Barral tiene mucha literatura?

R: Tiene poca. Es uno de los tíos más prosaicos que conozco en el fútbol, porque con muy pocas condiciones ha llegado muy lejos. Es buena gente, pero como futbolista es muy opinable.

Cristiano Messi

P: ¿Qué te parece esta liga bipolar que tenemos?

R: Yo creo que el mayor problema que tiene la Liga no es que sea bipolar, porque en Inglaterra viene a pasar un poco lo mismo, aunque haya varios equipos que le den un poco de más emoción, aunque al final los títulos son para los mismos. En la Bundesliga ocurre lo mismo. El gran problema es lo que están haciendo con los horarios y los precios de las entradas. Que tú no sepas cuándo va a jugar tu equipo dentro de una semana es un drama para el fútbol. Y luego no puede ser que ir al fútbol te cueste 80 o 90 euros, porque normalmente al fútbol no vas solo. Comprar dos entradas es mucho dinero y eso repercute en que los estadios al final estén vacíos.

Yo que me dedico a esto, hay veces que llega el lunes o el martes y no sé muy bien contra quién ha jugado tal equipo y no sé muy bien cómo han quedado. Pues imagínate los demás. Al final lo que están consiguiendo es que cada uno se preocupe un poco por ver a su equipo, pero que del resto de la Liga se olvide, porque es imposible seguirla ni en el estadio ni a través de la televisión.

Sinceramente, creo que se están cargando aquello tan bonito que tenía el fútbol de seis o siete partidos a la misma hora; los campos con mucha gente y mucho ambiente; a las 5 de la tarde, que podías ir con los niños… Un Rayo-Levante a las 11 de la noche es, con todos mis respetos, inadmisible. Porque un viernes a esa hora van a ir los irreductibles del Rayo y los de Valencia, pero cada vez hay menos gente de ese tipo. O se lo replantean y vuelven a darle cierta coherencia a todo o el nivel de la Liga bajará.

P: ¿Quién tiene la culpa y cómo crees que se puede arreglar la situación?

R: Yo entiendo que es una responsabilidad, primero, de los operadores de televisión y, en segundo lugar, de la institución, que está atada de pies y manos por los operadores de televisión: la Liga de Fútbol Profesional. Yo entiendo que la LFP quiera rentabilizar económicamente su negocio para luego trasladárselo a los clubes y que los derechos de televisión son la mayor fuente de ingresos, pero tiene que haber un equilibrio. Y no debe ser tan difícil hacerlo si la Bundesliga o la Premier son capaces de generar el mismo o incluso más dinero por derechos de televisión que la Liga española y encima ves que los campos están llenos y los horarios son siempre parecidos. Tú en Inglaterra sabes que el sábado a las 3 de la tarde tienes cinco o seis partidos, luego hay uno a las 5, otro a las 7 y el domingo uno a las 3 y otro a las 5. Es más, el día 20 de agosto tienes todo programado hasta junio. Con lo cual, yo entiendo que es la LFP quien debe regular eso.

Balón-viejo

P: Dices que habría que recuperar la tradición de ir con los niños al fútbol. ¿Odio eterno al fútbol moderno?

R: Sí. Uno de mis primeros recuerdos relacionado con el fútbol tiene que ver con mi padre. No le gustaba nada, pero me llevaba a los campos porque sabía que a mí sí. Yo lo asocio con los domingos por la tarde oliendo a césped recién cortado y regado, que es muy característico, y a puro, y que se fumaba mucho. Yo creo que ése es el fútbol más sincero, de alguna manera. Al menos, es con el que yo crecí. Hoy lo mismo llega un niño de 20 años y me dice que soy un idiota, que a él lo que le gusta es verlo en casa por la tele con sus colegas. ¿Puede que hayan cambiado tanto los gustos? Yo creo que no.

P: Aparte de los problemas que ya has comentado, también está la deuda de los clubes, que se contrapone a fichajes como el de Bale. ¿Qué hacemos con esa problemática?

R: Ahí se juntan dos cuestiones. Una, la permisividad que se ha tenido en este país con los clubes de fútbol durante muchísimos años, aunque ahora parece que se le está tratando de poner coto. Y con respecto al fichaje de Bale, el Madrid es una empresa privada, de modo que puede hacer con su dinero lo que quiera. Los socios han elegido un presidente que tiene recursos para pagar ese futbolista y decide comprarlo. Ya está, se acabó. Otra cosa sería que el Madrid no estuviera al corriente de pagos con Seguridad Social o Hacienda, que no es el caso, al menos por lo que se ha publicado. Mientras el Real Madrid cumpla con esas obligaciones, como si se gasta 150 millones. Es su dinero.

Si los vale o no los vale, es otro debate. Estéticamente, gastarse ese dinero en un jugador o cualquier otra cosa llama mucho la atención, más todavía en la situación que nos encontramos, pero el Madrid está en su perfecto derecho de gastarse ese dinero porque es suyo, no se lo está quitando a nadie. No hay que olvidar que el Madrid, aparte de un club de fútbol, es además una empresa privada gigante que mueve 500 millones de euros al año.

P: ¿Crees, como seguidor del Sporting, que se puede ser fan declarado de un equipo sin caer en el bufandismo?

R: Es como todo. Lo que está claro es que a todo aquel que le gusta el fútbol de verdad le tiran más unos colores que otros. La gran mentira es la de los que dicen ser amantes del buen fútbol, pero no de ningún equipo. Pues mire, no, a usted no le gusta el fútbol. Si a ti te gusta el fútbol, a la fuerza tienes que ser de algún equipo. Es y ha sido así toda la vida, lo que no tiene sentido es ocultarlo.

A mí Twitter, por ejemplo, me permite contar ciertas cosas que en mi trabajo no puedo publicar. Ahí sí considero que puedo dejar salir mi lado más forofo, sin meterme además con nadie ni atacar a ningún otro equipo. La diferencia está cuando tengo que escribir para el periódico que me paga: entonces no hablo como seguidor. ¿Que me cuesta un poco más a nivel personal? Puede que sí, pero lo consigo. Además tengo una ventaja: el Sporting no genera ningún tipo de pasión como la del Madrid, el Barça o el Atlético.

Molinón Sporting

P: ¿Qué tiene El Molinón de especial y cómo te enganchaste al Sporting?

R: Yo nací en Gijón, así que es el equipo de mi ciudad. Y como desde pequeñito me ha gustado mucho el fútbol, me quedé con él. Además, el hecho de que trasladaran a mi padre a Madrid cuando tenía nueve años y vivir aquí desde entonces ha hecho que el Sporting represente un lazo de unión con todo lo que había dejado allí: amigos, familia, etc. También tiene culpa mi madre, a la que le gusta el fútbol y es muy aficionada del Sporting, o la influencia de El Molinón, uno de los estadios con más sabor de los que hay en España. Dicen los propios futbolistas que es un campo al que gusta ir a jugar, aunque ahora lo han remodelado por fuera y está todo más nuevo. Hasta tiene un Oscar por ‘Volver a empezar’. No creo que muchos puedan decir eso.

P: Por el Oviedo no te preguntamos…

R: Pues lo hablo muchas veces con mis amigos de Asturias. Allí existe una rivalidad muy bestia y la gente del Sporting desearía que el Oviedo, en lugar de estar en Segunda B, bajase a Tercera o pudiera incluso desaparecer. Mejor que mejor. A mí me gustaría que el Oviedo subiese el año que viene a Segunda, nosotros a Primera y que dentro de dos nos pudiésemos encontrar allí. Sólo por el placer de ganarles, porque son seis puntos seguros para el Sporting (risas).

P: ¿Es Quini el mejor delantero que has visto?

R: Aparte de un referente para mí, que he tenido la oportunidad de conocerle personalmente y abordarlo un día en Getafe, que se lo presenté a mi madre y todo, Quini es un encanto de persona. La trató con mucho cariño y se estuvo haciendo fotos con ella. Espectacular. Ahora, ¿tanto como el mejor? Creo que de la historia del Sporting, probablemente sí. De ahí al mejor de todos ya no. Pero a Quini se le quiere de verdad cuando le conoces. Es un tío para llevártelo a casa.

Manolo Preciado Sporting Gijón

P: Nos consta que te llevabas bien con Preciado, ¿qué nos puedes decir de él?

R: (Suspira) ¡Hostia, Preciado! Yo hable con él por primera vez el año del ascenso, que empezamos a cambiar SMS, y el mismo día del ascenso, que lo conté en el obituario, durante la fiesta de por la noche, cuando nos conocimos en persona. Es un tío que levantó, no sólo un equipo de fútbol, sino a la ciudad entera.

Desde principios de la década de los años 80, cuando desmantelaron todos los astilleros de Gijón y el paro creció una barbaridad, la ciudad cayó en una depresión brutal y se convirtió en un lugar triste, donde la gente no tenía alegría porque faltaba trabajo. Había mucho paro. Encima, a finales de los 90 el equipo baja a Segunda división y se tira 13 años allí. Es entonces cuando la ciudad se empieza a dar cuenta de que tiene que vivir de los servicios y a encontrar cierta vía de regeneración económica a través del turismo. Y paralelamente llega a Gijón un tío que dice: ‘¿Pero esto qué coño es? ¡Aquí hay que levantarse!‘.

Llevaba el Sporting una década en Segunda, pero viene Preciado con una plantilla, no ya limitada, sino lo siguiente, y sólo con la reactivación emocional de la ciudad, de la afición y del club, sube al equipo a Primera y lo mantiene tres años. Lo que se tiene hacia Preciado es agradecimiento eterno al tío que no sólo levantó al equipo, sino a una ciudad entera. Le devolvió las ganas de hacer cosas, las ganas de vivir. Gracias a él, Gijón es ahora una ciudad espectacular donde el turismo crece al año un 3 o un 4 por ciento, y está cada vez más bonita y mejor preparada para recibir a la gente.

Luego es que era muy buena persona, alguien normal. Y en el fútbol encontrar alguien así es muy jodido. Es como si yo, que te acabo de conocer, mañana me cruzase contigo y ni te saludara. Pues el fútbol está lleno de ese tipo de gente. Cuando digo un tío normal me refiero a cruzarme contigo mañana, acordarme de tu cara y simplemente decirte ‘Hola‘. Ya está, nada más. No te digo que me des abrazos y me invites a algo, no. Como esa gente hay muy poca en el fútbol y Preciado era maravilloso, un grande. El obituario que escribí sobre él es lo que más me ha costado en mi vida. Además me pilló en Polonia, en un viaje previo a la Eurocopa. Me levanté por la mañana, creo que al primero que se lo leí en Twitter fue a Juanma Castaño, y no me lo podía creer. Me costó muchísimo escribir aquello, era muy buen tío.

P: ¿Se tendría que haber quedado en el Sporting?

R: Sin duda. Desde un punto de vista exclusivamente futbolístico era el único capaz, aquella temporada, de haber salvado al equipo. El Sporting no tenía una plantilla para competir en Primera división y si alguien hubiese podido salvarlo era él. En el momento en que lo echaron se supo que el equipo se iba a Segunda. Probablemente también se hubiese ido con él, pero Preciado era el único capaz. Además, se había ganado el derecho a quedarse en el Sporting hasta que él hubiese querido. En Primera o en Segunda, con ascensos o descensos, buenas o malas rachas, da igual. Pero no tenemos ni memoria ni respeto, no sólo en el Sporting, sino en el resto del fútbol.

P: En este sentido, ¿pudo ser Preciado para el Sporting lo que está siendo Simeone para el Atlético, un reactivador?

R: Absolutamente. Preciado trasciende el fútbol. Levantó el ánimo de una ciudad entera y no sólo el de un equipo de fútbol. Lo de Simeone también tiene mucho mérito, pero se circunscribe sólo al club. Que tiene mucho mérito, por cierto, tratándose del Atlético de Madrid, porque Simeone ha sido un milagro caído del cielo. Y nunca mejor dicho, ya que el consejero delegado del club ha reconocido públicamente que no tenía ni idea de cómo entrenaba antes de ficharlo.

Él fue a por Simeone por el símbolo. Y resulta que detrás del símbolo había un entrenador cojonudo. ¡Pero cojonudo! No trata de agradar con un discurso falso de que quiere jugar bien. Desde el primer día llegó al club y dijo que él lo que quería era ganar. Luego ya se podrá jugar bien, mal o regular, pero él venía con la intención de ganar. Es un tío que trabaja muy bien en los equipos, que hace cambios tácticos que demuestran que sabe de esto y que se lo estudia y que se lo curra. Creo que ha sido una bendición.

Simeone-Atlético-de-Madrid

P: ¿Qué pronóstico le das al Atlético? ¿Puede competir con los grandes? En la Supercopa se vio que sí…

R: Sí, puede competir, pero a 38 jornadas no. Sí puede hacerlo en finales, a un partido o a dos. Especialmente a uno, donde el Atlético es un rival dificilísimo. Por eso creo que se le va a dar bien la Champions. Esto es opinión, no información, pero creo que Simeone lo que quiere hacer estos tres primeros meses es lograr muchos puntos en Liga, pasar la fase previa y luego centrarse en la Copa de Europa. Al Madrid le pintó la cara a un partido. Es verdad que tuvo suerte en fases del partido pero claro, para ganar a los grandes se necesita también fortuna. Y contra el Barça, en la eliminatoria de la Supercopa, si hubieran echado a Busquets, igual estaríamos hablando del campeón. Y si Valdés no saca aquellas dos manos igual también estamos hablando de otra cosa.

P: Siguiendo con el Atlético, ¿puede Villa sustituir a Falcao?

R: No creo que llegue a los 34 goles de Falcao del año pasado, pero sí creo que Villa va a hacer un año muy bueno y se va a ir a 20 o 25 goles. David está ansioso y deseoso por ir al Mundial y ha cogido cierto ritmo. Simeone tiene claro que va a jugar para él. Creo que va a hacer cifras suficientemente importantes como para que no salga mal parado en la comparación con el colombiano.

P: De hecho, marcó en Anoeta contra la Real Sociedad en un partido en el que el Atlético estuvo muy resolutivo…

R: Eso es lo que le ha cambiado Simeone al Atlético de Madrid. Llevo 11 años cubriendo sus partidos y le he visto encadenar algunas buenas rachas, pero luego llegaba uno de los que estaban a su altura (y este año la Real Sociedad lo está) y se hundía. Este año va a Anoeta y gana. El año pasado fue al Pizjuán y ganó y fue a Mestalla y ganó. Ése es el mérito del Atlético de Madrid. Tú puedes ir al Bernabéu o al Camp Nou y perder. Entra dentro de lo lógico. Lo que siempre se le pedía eran dos cosas: regularidad y ganar a los que están en la misma situación. Eso es mérito del ‘Cholo.

P: Comentas que has estado 11 años cubriendo al Atlético de Madrid. ¿Cómo fue la mudanza de Majadahonda a Valdebebas?

R: Al final el trabajo es el mismo, lo que pasa es que tiene mucha más repercusión. Opinar sobre lo que le pasa al Real Madrid es deporte nacional. Pero para mí el trabajo es el mismo: tratar de contar al lector lo que pasa. Lo único que varía es la repercusión.

Juanito mosaico

P: En cuanto a cultura de club, ¿has notado muchas diferencias entre un equipo y otro?

R: Ahí sí. Antes hablaba de mi trabajo. Pero aquí sí que hay diferencias. Ahora, en el Atlético de Madrid ya no tienes acceso directo a los jugadores durante los entrenamientos, algo que ha copiado de la ‘filosofía Valdebebas‘, pero el año pasado el departamento de comunicación hizo algo muy interesante. Aprovechando que el Madrid estaba totalmente cerrado a la prensa, ellos sí que ofrecían entrevistas a periódicos, radios y televisiones. Tenían permanentemente a sus futbolistas y a su entrenador en los medios transmitiendo el mensaje que ellos, precisamente, querían transmitir.

Además, el Atlético fue el año pasado un club que no tuvo problemas, que iba de cara, con buenos resultados y así es más fácil. Este año parece que está un poco más pegado al Madrid en cuanto a los entrenamientos cerrados y con sólo 15 minutos para ver, pero en cuanto a entrevistas siguen siendo más abiertos y creo que hacen bien. Son listos. Si el Madrid no aprovecha su cuota de mercado, que podría ser del 99 por ciento, pues ese espacio que deja libre lo ocupa el Atlético de Madrid.

P: Así se da una mejor imagen y se pueden sacar mejores historias de los jugadores, ¿no?

R: ¡Claro! Lo importante es conocer al personaje. Y, normalmente, a los futbolistas, o les tienes media hora o si les tienes diez minutos no salen de los automatismos típicos. Ahora, si tienes a un tío un buen rato y eres capaz de que se olvide de que le estás haciendo una entrevista, pues es otra cosa. Son personas y tienen historias, intereses, gustos.  Eso es lo que tenemos que hacer los periodistas de papel. La gente ya ve todos los partidos, los comenta por Twitter y las crónicas no se leen tanto. Nosotros tenemos que tender a buscar ese tipo de historias.

Mourinho Real Madrid

P: Hablemos del Real Madrid. ¿Se echa de menos a ‘Mou‘?

R: Sinceramente, no lo sé. Habrá quien le eche de menos, claro. Yo echo de menos la parte de ‘showman‘ que tenía. El problema de Mourinho es que se dejó devorar por su propio personaje. No tuvo otro problema en el Madrid aparte de los roces con el vestuario, que no eran pocos. Pero su personaje se hizo tan grande que no fue capaz de controlarlo. Pero echarlo de menos, no.

Al final, el Real Madrid es tan grande que cuando no está Cristiano está Bale, y cuando no está Bale está Isco. El Madrid es muy grande e interesa todo de él. ¿Que si hay una parte de la afición que le echa de menos? Supongo. Sinceramente, creo que es minoritaria.

P: ¿Tiene el Madrid una buena afición?

R: Bueno, no lo sé. Creo que es como todas. Quiere que su equipo gane. Y en función de eso protesta o está contenta. Es verdad que hay una parte de la afición con la cual estoy de acuerdo que, visto el presupuesto y los jugadores que tiene, le exige algo más que ganar. Al Madrid y al Barça se les tiene que apretar más. Tienen jugadores no sólo para ganar, sino para hacerlo estéticamente bien y que sea bonito.

Pero cuidado. Bonito no es sólo como lo hacen los culés. Aquí parece que sólo vale tocar 70 veces antes de llegar a portería. Un contragolpe del Madrid del año pasado a cuatro o cinco toques era una de las cosas más bonitas del fútbol. Y más difíciles, porque para tener esa precisión a esa velocidad tienes que ser muy bueno. Cristiano lo es; Di María lo es; Özil lo era.

P: ¿Qué hacemos con Diego López y Casillas? Ahí la afición parece estar dividida también…

R: Pues yo creo que hay que hacer lo que hace Ancelotti. O sea, quiero decir, el entrenador está apostando por Diego López. Pues ya está. Ahora es Iker el que tiene dos caminos: uno, pelear por volver al puesto; y dos, si aun peleando por volver al puesto no lo tiene, pues intentar buscar una salida, que me imagino será lo que hará en diciembre. Porque él querrá estar en el Mundial.

Yo creo que es un debate que ha pasado de las redes sociales a la grada del Bernabéu y eso no tiene mucho sentido, la verdad. Creo que es evidente que Mourinho, el año pasado, sienta a Casillas por una cuestión personal, pero eso este año no es así: Ancelotti no tiene nada contra él -que sepamos, de momento-.

Es un debate que el madridismo debería cerrar. Es decir, si juega Diego López, perfecto; si juega Casillas, perfecto. Pero no seguir con eso, porque al final eso en nueve meses desgasta mucho y se puede convertir en un problema.

Diego López Real Madrid

P: Pero, por ejemplo, con la Selección española hemos visto que el tema puede afectar. La falta de ritmo de Casillas puede acabar siendo un problema…

R: Sí, bueno, Del Bosque lo ha salvado en esta ocasión con el argumento de que tres partidos no son demasiados. Pero, claro, cuando en vez de tres sean 30, pues probablemente haya un problema, claro. Pero si creemos que Ancelotti está en su derecho de decidir por Diego López en lugar de por Casillas admitamos que Del Bosque está en su derecho de poner a Iker en lugar de a Víctor Valdés, con el argumento de que han pasado apenas tres jornadas. Pero, como dijo el seleccionador en la rueda de prensa posterior al partido de Finlandia, “en el futuro ya veremos”.

P: Claro, porque Valdés, ahora mismo puede coger ese relevo e incluso llegar al Mundial. Pero luego, una vez yéndose del Barça, que se va a ir, ¿la situación del portero de la Selección podría quedar en cuadro?

R: El cuerpo técnico de la Selección confía mucho en los dos. Vamos a ver qué pasa en los próximos años.  Si Valdés se va a jugar a Tailandia pues, hombre, le pierdes un poco la pista, pero, a nada que se vaya a un equipo europeo seguirá estando en el primer plano. Iker. por su parte, tiene ahora 32 años y para un portero es una edad perfecta para seguir jugando. Yo creo que, mientras los dos sigan jugando, sea donde sea, no hay debate en la sustitución.

Aparte de que en la sub-21, por ejemplo, hay un chico que se llama David De Gea que también es muy buen portero y por ahí el tema está ciertamente cubierto. Pero de verdad que, a día de hoy, el debate de la portería no está en el cuerpo técnico de la Selección salvo, insisto, que Iker se vaya a jugar a China y que Víctor se vaya a jugar a la Polinesia.

Ancelotti Real Madrid

P: ¿Qué opinión tienes de Ancelotti y qué pronóstico le das a este Madrid?

R: Creo que Ancelotti es un buen entrenador, lo ha demostrado. Es un tío listo. Lo que sí creo es que va a tener que renunciar, entre comillas, a lo que dijo el día de su presentación. Él dijo que quería un Madrid que jugase muy bien, que jugase más pausado; luego lo repitió en varias ruedas de prensa, que jugase con más pausa, que elaborase más la jugada. De hecho, en los primeros partidos de pretemporada metió mucha gente por dentro para intentar eso. Pero claro, ahora se le ha marchado Özil y ha venido Bale.

Bale no es un futbolista para eso y Cristiano tampoco. Entonces, creo que lo que hará será adaptarse a lo que tiene y si tienes esos dos trasatlánticos tienes que jugar de una determinada manera. Vamos a ver cómo le sale la apuesta. Es muy difícil que te salga mal en el Madrid. Quiero decir, que luego puedes caer en unas semifinales de Champions o puedes perder la Liga por un punto o por tres, pero con esos jugadores es muy difícil.

P: Hablas de la pareja Bale-Cristiano. ¿Qué dupla ves más rentable: Bale-Cristiano o Messi-Neymar a la hora de afrontar la temporada?

R: En esas dos parejas hay dos tíos muy consolidados, que son Messi y Cristiano; y dos incógnitas, que son Neymar y Bale. De cómo se adapte en el Madrid Bale va a depender eso, pero estamos hablando de dos jugadores de un nivel terrorífico. No sé. ¿A quién quieres más, a papá o a mamá? Pues no lo sé, depende: cuando quiero mimos a mamá, cuando quiero juerga a papá. Cuando quiero ver virguerías y regates y paredes, quiero ver a Messi y Neymar, pero cuando quiero ver un tío conduciendo la pelota o tirando desde 40 metros, a Bale y a Cristiano. De cómo se adapten va a depender la diferencia, pero es un escándalo, la verdad, cualquiera de los dos parejas.

pique Barcelona

P: ¿Y al Barça cómo le ves? Después de todo lo que le ha pasado, de lo que ha dicho Piqué de que es el fin del tiki-taka, que ha sonado un poco fuerte…

R: Yo lo veo con más dudas que en años anteriores. Hizo un muy buen partido contra el Levante, le metió siete, pero luego en los dos partidos de la Supercopa lo pasó mal, en Valencia igual. Hombre, a su favor, que ha ido sacando resultados. Está bien sumar puntos mientras te adaptas. Pero es un equipo con dudas. Lo que pasa es que Messi despeja muchas dudas. Creo que el equipo va a ser menos ortodoxo este año.

El año pasado había momentos en los que no era capaz de encontrar soluciones a problemas concretos. Creo que la llegada de Martino le puede dar una perspectiva diferente a sus jugadores; es decir, llega un momento en el que el Barça se convirtió en algo tan endogámico que todos venían de dentro: entrenadores, fisios, futbolistas…

Eran todos que nacían del mismo sitio y a veces les costaba mirar un poco más allá. En ese sentido, con lo que decía Piqué el otro día, creo que tiene toda la razón del mundo. No pasa nada por dar un balón largo de vez en cuando. No pasa nada por trabajar otras cuestiones. En la medida en que el Barça sea capaz de adaptarse a esas nuevas variantes que le va a proponer Martino, mejorará. Pero es una incógnita. Yo creo que es más que el Madrid. Y fíjate lo que digo, que los blancos han cambiado mucho, y también de entrenador.

P: ¿Tus favoritos para esta Champions?

R: Madrid, Barça, Bayern y luego pues alguien que se meterá por ahí, estilo Dortmund el año pasado, no sé si puede ser la ‘Juve‘. Al Manchester United no le veo, pero bueno. Y el Atlético de Madrid, por supuesto. No sé si para ganarla, pero va a estar ahí.

P: ¿Tu jugador revelación de la temporada?

R: Yo confío mucho en Illarramendi. Confío mucho, me parece un jugadorazo. Estoy enamorado de ese jugador y ojalá sea él. Me parece un futbolista espectacular.

P: ¿Cuál es el momento deportivo más especial que has vivido, trabajando o como aficionado?

R: Hombre, como aficionado, el ascenso del Sporting el 15 de junio de 2008. Ése es el más especial a nivel deportivo. Bueno no, miento, cualquier cosa que haya conseguido con mi equipo de mis amiguetes, el Racing Villaverde. Para mí eso es más, incluso, que el Sporting. Cualquier ascenso que hemos conseguido, cualquier victoria, lo disfruto mucho.

Y luego, a nivel profesional, los Juegos Olímpicos. No hay nada más que unos Juegos Olímpicos. He tenido la suerte de hacer tres, he estado en un Mundial también y no tiene nada que ver. No sé, ver a Bolt hacer el récord del mundo de los 100 en la final de Pekín, por ejemplo, ver eso en directo… O ver a Phelps nadar en una piscina o a Samuel Sánchez ganar la medalla de oro en la Muralla China. No sé, son muchos momentos. Cualquiera de los Juegos Olímpicos, la verdad. Cualquiera.

P: ¿Un sueño deportivo que quieras ver cumplir?

R: Ver al Sporting ganar la Copa del Rey. No vamos a ser muy ambiciosos (risas).

P: ¿Un referente periodístico?

R: El José Miguélez que trabajaba en ‘El País’. El Miguélez de principios de los años 2000, cuando él escribía en ‘El País‘ sobre el Atlético de Madrid, ése ha sido uno de mis referentes.

P: ¿Un partido que te gustaría volver a ver o que te gustaría ver en el futuro?

R: Un Sporting-Oviedo en Primera división.

P: ¿El mejor falso 9 que hayas visto nunca?

R: Messi (risas). Pero es que Messi es el mejor falso 9, verdadero 9, 10, 7, 8. Messi es lo mejor que yo he visto en mi santa vida, vamos.

P: ¿Y un falso 9 de tu cosecha?

R: Óliver Torres, el jugador del Atlético de Madrid. Es un escándalo ver jugar a ese chico. Si tiene suerte y oportunidades, va a ser un escándalo de jugador. Un escándalo absoluto.

08/09/2013

-Más entrevistas:

– Karina Kvasniova (06/10/2012)

– Fran Guillén (20/10/2012)

– Nacho Labarga (04/11/2012)

– Fermín de la Calle (18/11/2012)

– Rubén Uría (02/12/2012)

– Susana Guasch (16/12/2012)

– Luis F. López (14/01/2013)

– Martí Perarnau (27/01/2013)

– Roberto Palomar (10/02/2013)

– José Manuel Díaz (24/02/2013)

– Gaby Ruiz (10/03/2013)

– Guillermo G. Uzquiano (24/03/2013)

– Roberto Hernández (06/04/2013)

– Petón (21/04/2013)

– Menottinto (05/05/2013)

– Nayim (12/05/2013)

– Eleonora Giovio (02/06/2013)

– Quique Peinado (15/06/2013)

– Revista Líbero (25/08/2013)

– Diana Sanchidrián (08/09/2013)

12 thoughts on “Eduardo Castelao: “Antes el fútbol olía a césped recién cortado y a puro”

  1. Pingback: Juan Castro: "Que Ibrahimovic no vaya al Mundial me parece una gran putada para el fútbol" | Noticias de mi Tierra

  2. Pingback: Barral, tirando a matar | Falso 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s