Piezas de dominó

pique1MARIO BECEDAS | Sucede que las bonitas figuras que vemos por la televisión hechas con miles de millones de piezas de dominó están fabricadas para ser destruidas con un leve toque. El trabajo de horas y horas, y de días y días, echado a perder con un toquecito. Todo por el morboso efecto de ver caer lo que tanto costó elaborar. Este proceso en el que acostumbramos a presenciar a centenares de holandeses o de japoneses trabajando ortos y ocasos suele ser la delicia de los niños y su afán destructivo. Hasta cierta edad no se aprende lo malo que es destrozarlo todo con la mirada catatónica clavada en la víctima material y con la lengua sobresaliendo por una de las comisuras. Algunos, directamente, no lo aprenden nunca.

Puede ser este el caso del actual bastión de la zaga culé. Es Gerard Piqué el príncipe guapo y revoltoso, el alto entre bajitos. El pretendido verso suelto de un soneto que se desgaja y que resulta que era una espesa prosa. Su gamberrismo infantil que tantas pillerías ha protagonizado lo conmina ahora a las mayores travesuras una vez que los papás se han ido. A uno se lo llevó la asfixia y al otro la enfermedad. La señora Doubtfire argentina que ha venido a sujetar a los niños es un terreno que la actual pareja de Shakira tiene ya más que ganado.

El blaugrana tiene, como los niños, ese impulso natural a no calibrar el riesgo. En la infancia es fácil haber tocado la plancha poco después de haberse usado o pillarse la mano con el portón del coche. Perder un diente en cualquier impulso aventuro o avergonzar a los progenitores en la cola de cualquier centro comercial o en medio de un vagón de metro soltando alguna sentencia para la eternidad que abochorne al más pintado. Años después nos avergonzamos o lo relatamos con cariño, es lo más parecido que vivimos al ‘Superhombre’ de Nietzsche. Actuar sin moral y calibrando poco las consecuencias. En el Barça es ahora Piqué quien ha dejado las paredes guarreteadas de ceras Manley y se dispone como un loco a meter los dedos en el enchufe.

pique-2

No le bastó al brillante líbero con sus generosos esputos tras las victorias de España o con hacer la vida imposible a los compañeros de concentración. Sus siempre incendiarias declaraciones parecían tener un viso propagandístico. Los lógicos abucheos en Madrid provenían de defender su causa culé y catalana. Hasta que un día decidió que la que tenía que arder era su propia casa. Hace poco se quejaba Sandro Rosell de la que le podían haber liado los socios si fichaba a Bale, sin darse cuenta de que el ‘pollo‘, como vulgarmente se dice ya se lo monta el ‘3’ que conquista los espejos.

Y es que después de haber tocado techo, echarse a dormir con la gloria debe dejar poco espacio en la cama; porque empiezan los agobios y alguien se tiene que caer del lecho. Dos Copas de Europa, Sudáfrica, la Euro y un fútbol de calidad y precisión aderezado con velocidad que no se ha visto nunca para, con 26 primaveras, acabar diciendo que se ha sido “esclavo del tiqui-taca”. Se queja amargamente Piqué de la opresión de este modus operandi de juego que es más un fin que un medio. En una Cataluña trufada de cadenas el defensa quiere romper la más sólida aduciendo que no pasa nada por echar un par de balones en largo, algo que con el ‘Tata’ cerca planea conseguir. Más o menos la solución de sus políticos y los nuestros: echar la pelota para adelante y a ver qué nos encontramos en tres cuartos.

Como buen niño travieso, el rubito adorable experimenta con cada nueva hazaña ese cosquilleo nervioso y placentero de frotarse las manos antes de tirar una pieza de dominó para que, acto seguido, caigan todas las demás. No es que Piqué haya destapado el tarro de las esencias, tan sólo ha escupido dentro.

12/09/2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s