‘The pink’ Valderrama

Carlos-Valderrama-ValladolidDAVID LÓPEZ PALOMO | A menudo hay apellidos o nombres que te sacan una sonrisa. Caras, peinados o voces que evocan carcajadas. Que, sin querer, porque ya vienen de serie, condicionan la primera impresión de los que te rodean. Como le ocurre un poco a Valderrama, a Juanito y a Carlos. Aunque en este momento toque hablar del segundo. Aquel centrocampista al que se le recuerda por su pelo rubio ‘a lo afro‘ y su encontronazo con Míchel. O, quizá, hablando con mayor precisión, la tocada de huevos del madridista al colombiano, lo que algún periodista definió como una “pugna erótica”.

Carlos Valderrama, apodado ‘el Pibe’, siempre hizo acopio de esa imagen durante su carrera y la sigue haciendo a día de hoy. Esta vez lo ha hecho para apoyar a Cruzada Avón en su lucha contra el cáncer de mama de una forma muy particular. El que fuera jugador del Valladolid se ha teñido el cabello de rosa y ha grabado un vídeo con su cambio de look.

Ni qué decir tiene que la campaña ha conseguido un respaldo de lujo. Valderrama es seguramente el jugador colombiano más particular en décadas. Independientemente de que coincidiera en la Selección con jugadores de la talla de Faustino Asprilla, Freddy Rincón, René Higuita o ‘el Tren‘ Valencia. Su presencia y magnetismo con la sociedad colombiana sólo es comparable con la de Falcao. Aunque su forma de comportarse sea totalmente distinta.

Lejos quedan ya los días de gloria de aquel niño nacido en Santa Marta en 1961. Hijo de ‘Jaricho’ y Juana Palacio, que empezó a jugar al fútbol en el barrio del Pescaíto. Apodado ‘Mono’ y ‘Sorbo’ antes de que comenzara a ser conocido profesionalmente como ‘el Pibe. Debutó en la Unión Magdalena, en su tierra natal, en 1980, antes de ser traspasado a Millonarios y Deportivo de Cali.

Posteriormente le llegaría la oportunidad de jugar en Europa, sin cantar aquella canción de su tocayo llamada ‘El emigrante’, pero con suerte en sus primeras participaciones. En el Montpellier Herault SC ganó la Copa de Francia. Pero la falta de minutos le hicieron buscar otro destino. Esta vez en la ‘madre patria‘ junto al también colombiano Francisco Maturana como entrenador y con René Higuita bajo palos y Leonel Álvarez en el centro del campo.

Sin embargo, no acabó de cuajar y se volvió de nuevo a América, primero a Independiente de Medellín y más tarde a Junior y a la MLS, su último servicio a cargo del fútbol. Terminó su carrera en los Colorado Rapids, diciendo adiós con su pelo rubio ‘a lo afro‘ intacto. Hasta esta semana, en la que ha cambiado su color por una buena causa. Dejando a sus compatriotas con una cara de estupefacción, tal y como le ocurrió en aquella  “pugna erótica” con Míchel que, mucho antes que contarla, hay que verla otra vez.

09/09/2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s