El sueño de una noche de verano

ander_herrera_recortada2SERGIO MENÉNDEZ | Parecía como si nada hubiese cambiado en el Manchester United tras la victoria por 4-1 frente al Swansea de Michu en la jornada inaugural de la Premier League 2013/14. Los ganadores de la pasada edición se estrenaban con una contundente victoria en el particular lago de los cines dirigido por Michael Laudrup, una versión de Tchaikovsky en clave de fútbol y de origen danés que la pasada campaña dio a luz una compañía de futbolistas con acento español y cuyos movimientos sobre el campo recordaban por momentos a los de un ballet ruso.

El caso es que los pupilos de David Moyes le retomaban el pulso a la competición doméstica del mismo modo en que se despidieron hace cosa de tres meses del que a lo largo de los últimas décadas ha sido su principal mentor, el escocés Sir Alex Ferguson. Arrasando, vaya. Un triunfo que a los dirigentes de los ‘red devils’ les hacía buena falta para confirmar los rumores que acusaban no pocas deficiencias en la medular del terreno de juego y hacían prever ciertas dificultades a la hora de enfilar una temporada cargada de partidos. Y, a juzgar por lo avasallante del triunfo inicial, nada había que temer. Pero las tablas ante Mourinho y una dupla Mata-Torres algo más acartonada de lo normal en la segunda jornada, sumada a la posterior derrota en Anfield durante el gran clásico del fútbol inglés a costa del Liverpool en el tercer choque, hicieron saltar las alarmas en las proximidades de Old Trafford.

Necesitamos un centrocampista creativo, alguien capaz de asistir y generar oportunidades. ¡Ahora mismo!”. Hincha reconocido del club y showman a todos los niveles, el hijo del mismísimo viento, Usain Bolt dirigía al actual entrenador del Manchester United un llamamiento desesperado instándole a la contratación de un futbolista con la dosis de fantasía y calidad que su equipo necesitaba. El hombre con la virtud de otorgar un último pase. ‘Playmaker‘, que así lo suelen llamar en las Islas. Pocas voces más autorizadas que la del atleta jamaicano en lo de impartir espectáculo, así que mejor fiarse de su buen criterio.

A falta sólo de 24 horas para el cierre del mercado de fichajes, las circunstancias obligaban a maniobrar con rapidez. Debió ser entonces cuando entre la baraja de nombres se coló el naipe de un volante con cara de niño que algunos creían recordar de los cuartos de la Europa League de hace dos años contra el Athletic de Bilbao, siempre pidiéndola con el interior de su pie izquierda y tocando de primeras, la noche que Ander Herrera deleitó al público del llamado ‘Teatro de los Sueños’ con la mejor de las actuaciones que se le conocen hasta la fecha. Ni el implacable censor que habita en Marcelo Bielsa logró reunir el valor suficiente de cuestionar la magnífica interpretación de su dorsal, una verdadera locura. Tras el portazo del Barcelona a la tentativa por Cesc Fábregas y la negativa del Real Madrid ante la oferta por Luka Modric, el mediapunta nacido a orillas del Nervión y formado futbolísticamente cerca del Ebro se perfilaba como un firme candidato al puesto.

Y de esta guisa se presentó el lunes, jornada donde todo empezó a adquirir carices de sainete. Consciente del interés de la entidad inglesa en sus servicios, el futbolista prefirió que fuesen ellos quienes tomaran la iniciativa del traspaso y se desplazaran a la Liga de Fútbol Profesional para depositar su cláusula de rescisión, despejando con esta maniobra el riesgo a ser tachado de pesetero y/o traidor por el barrio de San Mamés. De hecho, tres supuestos emisarios se acercaron a las instalaciones para hacer efectivo un pago que le desvincularía al instante de la disciplina rojiblanca. Pero nadie en la LFP parecía conocer a la terna de abogados vizcaínos que allí se presentó sin ni siquiera contar con un documento que les confiriera poderes sobre Ander Herrera. Es más, según publicaron algunos tabloides, el propio Manchester United desmiente haber enviado ningún representante, por lo que seguramente se tratase de unos impostores en busca de alguna comisión.

Sea como fuere, tan revueltas bajaban las aguas de la negociación que tuvo que ser Marouane Fellaini quien hiciera de pescador y ganase finalmente la plaza, truncando el sueño de una noche de verano donde, sin saber para cuál de las dos partes, terminará suponiendo una desgracia mayor, todo quedó reducido al contenido de la obra homónima de otro insigne referente de la Gran Bretaña, el dramaturgo William Shakespeare. Pura ficción.

04/09/2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s