Si te viera tu abuela…

Marcelino García Toral VillarrealDAVID LÓPEZ PALOMO | No es un entrenador al que le gusten las prisas. El éxito inmediato nunca estuvo en su vocabulario. Quizá por su origen humilde, de pueblo, se exime de prometer nada. ‘Marcelino, pan y vino‘, que le dirían sus compañeros de colegio. Siempre prudente, sin caer en la precipitación. Como le ha demostrado la vida, casi desde que saliera de Careñes, Asturias, cuando todavía era un jovenzuelo de patillas medio largas y aspecto de personaje de ‘Cuéntame. Su fecha de nacimiento, 1965, dice mucho más de su carácter que cualquier escrito periodístico. El ahora técnico del Villarreal se crió entre ‘praos’, aprendiendo del fútbol en las calles, en esas plazoletas cercanas al Ayuntamiento en las que ahora se ponen carteles de ‘Prohibido jugar a la pelota, y donde las porterías eran dos piedras mal puestas.

Pertenece a esa generación de futbolistas que antes de ingresar en un club grande supieron lo que era jugar sin comodidades. Sin camisetas bordadas, botas gratis o torneos juveniles a gastos pagados en Brasil. Sus prendas eran, a buen seguro, cosidas por su abuela, cuando tras algún resbalón, el chico que quería ser futbolista, llegaba con las rodillas ensangrentadas de tantos resbalones en cemento. Pidiendo el auxilio de la mercromina, bendecida por aquellos a los que les daba miedo el alcohol.

Sin embargo, ni siquiera su ingreso en la cantera del Sporting le supuso un cambio muy grande. Marcelino había nacido para ser un luchador. La genética siempre ha podido más que las ganas. Alguien dijo que quien aprende a trabajar como una mula muere trabajando como una mula. Y la realidad es que, aunque el asturiano pasó una buena época jugando en El Molinón, volvió a conocer las miserias en su etapa en el Racing, con el que descendió a Segunda B.

Suerte que una vez retirado decidió entrenar, aunque le pese a Marcelino, que siempre ha declarado que se disfruta más con las botas de tacos que con el traje y la corbata. Porque, a pesar de la nostalgia que le retrotrae a sus tardes en El Molinón, salvo algunos borrones, la carrera del asturiano en los banquillos es ejemplar, como está demostrando en el Villarreal, donde ha conseguido tres victorias en sus tres primeros partidos de Liga: Almería (2-3), Valladolid (2-1) y Osasuna (0-3).

No obstante, a nadie sorprende que le vaya tan bien. A sus 48 años suma tres ascensos, con Recreativo, Racing y el propio Villarreal. Además de una clasificación para la Copa de la UEFA y unas semifinales de la Copa del Rey con los de Santander. Con una única mácula en su currículum, su destitución en el Sevilla antes de que terminara su primera temporada, donde no le dejaron el tiempo que necesitaba. Pudo más el ansia de victoria que el continuar un proyecto a largo plazo.

Precisamente, eso es lo que le han prometido en el ‘Submarino amarillo‘. Donde no empezó demasiado bien con el equipo en Segunda, pero acabó la temporada con el ascenso. Yendo de menos a más, siempre contando con la confianza de una directiva ejemplar tanto en lo económico como en las formas. Volviendo a poner al Villarreal donde se merece, trabajando como aprendió en el pueblo. Regresando a lo más alto, donde le hubiera gustado verle a aquella abuela que, a buen seguro, le cosía los pantalones para jugar al fútbol y le curaba con mercromina.

02/09/2013

Anuncios

4 thoughts on “Si te viera tu abuela…

  1. Pingback: Juan sin miedo | Falso 9

  2. Pingback: Campeonar | Falso 9

  3. Pingback: El regreso del Zidane de Murcia | Falso 9

  4. Pingback: La leyenda de Duckadam | Falso 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s