Líbero: “Laporta es un líder y un revolucionario”

Óscar-y-Diego-LíberoENTREVISTA A DIEGO BARCALA Y ÓSCAR ABOU-KASSEM | ‘El que más grita no siempre tiene la razón’. No lo dicen, pero esa parece ser la filosofía que rige las vidas de Diego y Óscar, los directores de la revista Líbero, con la que, cuentan, cumplen un sueño y reivindican que el fútbol y la cultura tienen un nexo común: el buen periodismo. Calmados y concisos, se compenetran hasta tal punto que sólo la distinción de sus Coca-Colas supone una grieta en un discurso que suena veraz y convincente. Sacar el balón desde atrás con mimo y suavidad les ha permitido moldear un proyecto al que le quedan muchos goles por marcar. Con visión global, como Beckenbauer.

PREGUNTA:  ¿Cómo se conoció esta pareja de centrales que acabó jugando como un único líbero?

DIEGO: Nos conocimos en unas prácticas en la página web de la UEFA en 2004. Ahí coincidimos por primera vez. Luego ambos hicimos el máster de ‘El País’ en 2006 y de ahí nos fuimos a ‘Público’ en el verano de 2007. En el periódico estuvimos hasta que cerró, desde el principio hasta el final. Y cuando acabamos en ‘Público‘ lanzamos ‘Líbero‘.

P: ¿En algún momento os imaginasteis editando una revista de tirada nacional?

ÓSCAR: Es una idea que tenía Diego desde hacía mucho tiempo y que ya habíamos hablado. Un año antes de sacarla ya teníamos registrado el nombre, la empresa, las redes sociales…

D: Antes de que cerrase ‘Público’ ya empezamos a darle vueltas a hacer algo diferente, que no se hubiera hecho antes. Que combinara algo que nos gustase.

En 2011 ya habíamos hablado con muchos colaboradores para ver cómo lo íbamos a hacer y por dónde íbamos a tirar. El número 0 ya estaba en Navidades. En él, por ejemplo, estaba el poema de Luis García Montero. Y con Valdano algo queríamos hacer, sobre todo porque era uno de los que más pegaba con la idea de fútbol combinado con literatura.

P: ¿Dónde reside el secreto para ser un buen periodista?

O: Yo creo que en la curiosidad y en que te guste esto. Que tengas pasión por el periodismo. El hecho de haber sido un apasionado lector de periódicos, un oyente de radio y de ver la televisión con interés. Ahí surge la idea de dedicarte a esto. Esa es la clave.

D: Tener ganas de contar las cosas y contarlas bien. Hay unos problemas de ego muy grandes ahora en el periodismo.

El-País-desmantelado

P: En la crisis del sector, ¿qué parte de culpa corresponde a los periodistas y qué parte a los directivos de los medios?

O: Yo creo que un gran porcentaje corresponde a los directivos. De una forma muy elevada. El periodismo sigue siendo muy parecido a lo que se lleva haciendo toda la vida. A su vez, la crisis ha desnudado más los intereses de los medios. Al no contar con un soporte financiero que les proporcione ser más independientes, cada vez son más dependientes de esos intereses generados.

D: Para mí la clave es que los propietarios de los medios no parten de un punto de vista periodístico a la hora de montar un negocio. Parten del negocio puro, del lobby de interés y cosas así. Entonces ahí es donde surge el problema. Y luego que confluyen todas las crisis que se juntan ahora: credibilidad, económica, calidad, innovación… Para mí el responsable es el que tiene que gestionar un medio de comunicación y deja de lado el periodismo.

P: Vosotros que sois activos en cuanto a redes sociales, ¿democratizan o intoxican la información?

D: En las redes sociales hay un problema de credibilidad. Tú te preguntas: ‘¿Qué es un buen uso de las redes sociales?’. ¿Es tener mucha repercusión y tener muchos followers? Porque si ese es el objetivo hay mil y una prácticas fuera del periodismo y la información que favorecen el ganar repercusión.

Por otra parte, las redes sociales sirven como plataforma gratuita de marketing para poder hacer llegar la información a todo el mundo. Pero es difícil alcanzar, en un mundo como Twitter, calidad y repercusión a la vez. En conclusión, hay que hacer un buen uso. Una persona no puede considerarse informada porque esté en Twitter o lea Twitter. Eso me parece básico. Una persona no puede considerar que lee ‘El País’ porque siga el Twitter de ‘El País’.

O: A mí Twitter me sirve mucho para mirar los breaking news, pero hay que tener mucho cuidado cada día, porque luego hay bulos como el #sehamuertoFidel. También es un medidor de egos terrible para muchos periodistas. Yo lo veo peligroso en ese sentido. Me parece peligroso para la gente que está empezando en el mundo del periodismo y descubre que no necesita una trayectoria de diez años publicando exclusivas para, de repente, obtener 10.000 followers y ser una persona cotizada. En ese sentido es muy peligroso.

Esta semana ha salido un medidor de audiencias en Twitter en el que, por ejemplo, salía que UPyD sería la fuerza más votada si sólo votaran los tuiteros. No es representativo. Es una burbuja. Periodísticamente me parece que aportan muy poco, aunque como instrumento para movilizar sí creo que es muy importante.

pila-de-periodicos

P: ¿Es el papel un formato caduco destinado a ser coleccionado por los románticos?

D: Que sea coleccionado por los románticos no quiere decir que sea caduco. El problema es del que está intentando hacer un contenido de actualidad en formato papel. Cuando lo que publicas sólo te sirve para unas pocas horas, tienes un problema. Porque la actualidad te supera. Antes te has informado por radio o Internet. En el caso de nuestro producto es diferente, porque tienes un contenido que es atemporal y que te va a servir igual para leerlo hoy que mañana. Y, personalmente, a mí me sigue pareciendo más cómodo leer en papel que en Internet. No quiere decir que lea mucho en Internet, pero me gustaría mucho leer cosas de la red en papel.

O: El papel tiene un valor añadido. Lo que hablábamos antes de la crisis de credibilidad. Yo creo que a día de hoy es el formato que más credibilidad tiene y la va a seguir teniendo.

Otra cosa es el formato que vaya a tener el periódico o una revista. Yo creo que, hoy en día, no por las redes sociales, sino por la capacidad de acceder a la información que hay, los periódicos diarios tienen un porcentaje de información que es inútil. Y el ejemplo clarísimo es una cartelera de cine o una parrilla de televisión. Ese tipo de cosas son ridículas y están desapareciendo poco a poco. Pero igual pasa con la información más básica. Una presentación de cualquier cosa a las 13.00 horas no tiene sentido leerla al día siguiente a las 10.00 horas. Mucho tiene que investigar el periodista para aportar algo más de lo que se está hablando ya el mismo día por la tarde en las tertulias. Igual hay que modificar algo.

A su vez, el papel sirve para reflexionar, y eso el resto de formatos no lo dan. Lo que es una crisis es que no haya lectores que demanden más información como para poder sostener esos medios. Pero revistas como ‘Líbero’, que reúnen entretenimiento, ocio, lectura, yo creo que van a subsistir siempre. Salvo en el caso en que un día las tabletas sustituyan el papel.

P: ¿Cuáles creéis que son los lastres que debería soltar el periodismo deportivo español?

O: (Resopla) Todo lo que vamos a decir a partir de ahora es con el máximo respeto a los compañeros. Son cosas que se llevan haciendo mucho tiempo y hay gente que lo hace muy bien. La prueba es que se consumen de forma masiva, así que algo estarán haciendo bien. Otra cosa es el tratamiento que se le da a esa información o lo que son las tertulias. Insisto, tienen un formato que tiene su público. Pero a mí hay situaciones que me tienen superadas. Hablan sobre algo como si tuvieran información, pero no la tienen. A mí eso me tiene maravillado.

Esta semana llegué a escuchar por la noche que alguien en ‘Punto Pelota’ había dicho que el entorno del Barcelona estaba intentando tentar a Casillas para que fichara. Y cualquier persona con dos dedos de frente se da cuenta de que eso es mentira.

D: Y los telediarios en vez de darle una vuelta, no lo hacen. ¿Por qué los periodistas deportivos han renunciado a buscar exclusivas como se hace en el resto de secciones? Por ejemplo, en la noticia de Casillas, ¿por qué nadie busca alguna información que le diferencie del resto?

Yo creo que básicamente hay un hueco importante. Hay poco del periodismo que se interesa por el juego, por el deporte… Que lo único que se les ocurra a los directivos de televisión sea hacer una tertulia tiene una razón económica. Es el programa que llena más horas, a menor coste y da mayor entretenimiento para el aficionado masivo.

O: Para una tertulia no tienes que comprar vídeos ni derechos de televisión. No mandas a nadie a hacer nada. Yo creo que ese es el drama. Encima son muy buenos periodistas, pero nadie en televisión o papel se arriesga a buscar historias nuevas. Por ejemplo, en fútbol internacional hay muchas posibilidades. Si lees prensa extranjera, puedes buscar historias que al aficionado le van a interesar. Otra cosa es que busques algo masivo a coste cero. Que es lo que pasa con el periodismo deportivo y con casi cualquiera de los que se hacen ahora.

P: ¿Y el bufandismo qué os parece?

O: Forma parte del espectáculo.

D: Es raro que te encuentres a un periodista que no sea de un equipo. Supongo que quienes se lo deberían mirar son los clubes, que tienen a periodistas como transmisores. Es lo que hablamos de Casillas. Yo creo que tanto el Barcelona como el Madrid estarán interesados ellos mismos en generar la información, no en que se la genere alguien en una redacción.

Líbero-cabecera

P: ¿Cuál fue la parte más dura de la puesta en marcha de ‘Líbero‘?

O: Todo lo que no es la parte periodística: financiación, administrativa, distribución, publicidad… Cuando trabajas para un medio de comunicación no te das cuenta de lo importante que es. Siempre había alguien que hacía eso en el periódico y nosotros nos ocupábamos de lo periodístico.

D: La distribución es un sinvivir, porque estás permanentemente pendiente de cuántas revistas estás vendiendo, dónde, cómo podrías mejorar….

P: ¿Qué factores influyeron para que os decantarais por esta periodicidad?

O: Lo primero, asegurarnos de que el contenido fuera de calidad. Con una redacción pequeña teníamos que hacer algo bueno. Y luego es por el plan de empresa. Tenemos un proyecto a largo plazo y queremos ir poco a poco. Queríamos asegurar la viabilidad del producto desde el principio y la forma de hacerlo era con una publicación trimestral.

P: ¿Tenéis en mente que en algún momento pueda ser mensual?

D: Sí, claro, pero más adelante. Estamos preparados, pero el mercado publicitario nos exigiría un modelo empresarial muy superior al que tenemos ahora. Y, por otra parte, la mayoría de nuestros colaboradores tienen sus quehaceres diarios y no les puedes pedir que te entreguen algo con la misma calidad de un mes para otro. En cambio, si les das más tiempo, de alguna manera, les puedes exigir más.

P: En el editorial de vuestro primer número habláis de ‘culturizar el fútbol‘ o ‘futbolizar la cultura‘. ¿Cuál se os está dando mejor?

D: Yo creo que más lo de ‘futbolizar la cultura‘. Cada vez nos resulta más fácil conseguir locos del fútbol en cualquier ámbito cultural. Se nota, por ejemplo, en la producción de libros y cosas así. Cada vez hay más. Y lo de ‘culturizar el fútbol‘ creo que cada vez surgen más futbolistas que intentan crearse un perfil en el que se les atribuyen aficiones musicales o artísticas. Hace 25 años si un futbolista decía: ‘A mí me gustan los Beatles‘ era mirado de reojo. Ahora creo que eso ha cambiado.

O: En el ámbito cultural, por ejemplo, antes parecía que estaba mal visto que a un intelectual le gustara el fútbol. Ahora ya no, porque es cultura. Y se ve en los periódicos. Muchos columnistas fijos de dominicales cada vez utilizan más el fútbol como argumento para comentar algo interesante. Cada vez hay más gente como Javier Marías o, por ejemplo, Jabois, Gistau, Enric González, Boyero…

Manuel-Jabois

P: Imaginamos que habrá sido difícil reunir tantos nombres. ¿Qué firma aspiráis a conseguir ahora mismo?

D: Nosotros tampoco vamos buscando el nombre. Esto de tener cuatro firmas y rellenar el resto con chorradas no nos va. Lo primero es que a la persona le tiene que gustar la revista y, a partir de ahí, la cosa va bastante fácil. Luego sale todo bien. Es fácil saber cuál es nuestro rollo.

O: A mí sí que me haría ilusión tener un colaborador fijo, que todo el mundo supiera que escribe en ‘Líbero‘ y que fuera un futbolista de Primera división. Y que no hablara de fútbol: que hiciera, por ejemplo, sus recomendaciones musicales. Cosas así.

P: ¿Fue difícil convencer al resto?

O: No, no. De hecho tenemos palabras de agradecimiento hacia ellos. Lo vieron con buenos ojos, nos ayudaron y se han portado muy bien.

D: Y han sido muy generosos con nosotros, que somos unos periodistas que realmente tenemos poco que aportarles en cuanto a prestigio. Imagino que lo hacen porque comparten nuestra ideas. Incluso nos han dado algunas. Al principio, Luis García Montero me dio nombres de otros cuatro o cinco escritores que podrían colaborar. Son gente muy implicada.

P: Iniciativas como la vuestra o como la de la editorial ‘Libros del K.O.‘, con importantes columnistas que ahora escriben de fútbol, ¿están ayudando a un tratamiento más intelectual del fútbol?

D: Es lo que hablábamos antes. Hay cinco o seis publicaciones que, desgraciadamente, no están en la mente de los grandes proyectos masivos (como la televisión, que es el proyecto masivo por excelencia) pero que sí que intentan contribuir. No es inventar nada, sino contribuir. Este tipo de publicaciones existen en Inglaterra, donde hay tres o cuatro ejemplos como éste; en Argentina, donde el fútbol aparece en los guiones de las películas… Es raro porque España, además, es un país brutal con el fútbol.

O: En la cultura popular lo raro es que el fútbol en España no tuviera más presencia en obras literarias, canciones, en películas de cine… Y si se ha hecho no ha sido con la misma pasión o con el mismo enfoque que en otros países.

P: Quim Gutiérrez, Quique González, gafas de Sol y colecciones de El Ganso. ¿Creéis que le estáis dando un toque ‘hipster‘ al fútbol?

D: Eso fue más en el primer número. El segundo fue más rock & roll. Realmente nosotros somos más nostálgicos que ‘hipsters‘. No nos gustan mucho las etiquetas.

O: El número 4, que va especialmente de música, es bastante plural. Aparece gente como Ariel Rot, aunque luego en el ‘Último apunte‘ sale Lori Meyers. En cuanto a tendencias musicales estamos abiertos a todo. Y El Ganso es una marca que sí que tiene una manera de ver la moda muy británica y que está muy metida en el fútbol. De hecho, patrocinan al Valencia.

Informe-robinson-cabecera

P: A vuestro juicio, ¿qué tiene ‘Líbero‘ que la haga diferente a otras publicaciones de vuestro estilo?

O: Nosotros detectamos que había un hueco en el mercado, que había un tipo de publicación existía en otros países y aquí no. Y vimos que se podía hacer un enfoque de fútbol diferente que no se estaba haciendo. No podemos competir con ‘Marca’ o con ‘As’ en cuanto a hacer información del día a día de los equipos, o de si Messi o Ronaldo se merecen el Balón de Oro. Ese no es el enfoque que queremos. Nosotros queríamos un enfoque al estilo de los muchos reportajes que se pueden leer un lunes en los periódicos nacionales, cuando antes había tiempo para hacer esos reportajes, o de los reportajes que se puedan hacer en, salvando las distancias, Informe Robinson’. Y todo eso añadiendo firmas, artículos literarios, los poemas de Luis García Montero… En definitiva, intentar hacer algo que fuese realmente interesante. Las cosas que nos gustaran a nosotros leer o ver, poderlas tener todas juntas.

D: Que el lector nos identifique con una revista donde encontrar a gente que normalmente no escribe de fútbol, que habitualmente su ámbito es otro, y en ‘Líbero‘ le encuentran hablando de fútbol. Esas cosas son las que más empatía generan entre un lector y un medio de comunicación.

P: En el editorial del primer número de ‘Líbero‘ también se puede leer que habéis elegido ese nombre por el recuerdo de una posición tan clave en el campo y que ahora prácticamente ha desaparecido. ¿Odio eterno al fútbol moderno?

O: El fútbol moderno a mí me genera sentimientos encontrados. Me encanta poder estar en casa y ver el partido que sea por televisión. Ya nadie puede renunciar a ello. Pero es verdad que el fútbol moderno ha hecho cosas que están, para mí, poniendo en peligro la esencia del deporte. El tema de los derechos de los equipos, los ingresos, los horarios…

D: El marketing. A mí me molesta mucho que un equipo cambie 15 jugadores de un año para otro. Y muchas veces no está justificado ni desde el punto de vista deportivo ni está el equipo obligado a ello, sino que todo forma parte de la especulación que hay alrededor del fútbol. O de generar ilusiones sólo por tener caras nuevas en un equipo, cosa que no siempre ha sido así. Yo, por ejemplo, de pequeño tenía más cariño a los jugadores que más tiempo llevaban, que eran más clásicos en tu equipo, y no a los que acababan de llegar. Siempre me ha parecido muy hortera.

O: Y en realidad las aficiones se conformaban con un fichaje estrella acorde con su presupuesto cada verano. Me acuerdo cuando el Real Madrid fichó a Redondo que ese año creo que no fichó ningún otro jugador. Sólo ficharon a Redondo y el madridismo ya estaba ilusionado. No hacía falta traer siete jugadores cada año.

D: O, por ejemplo, la ilusión que genera un canterano. El gran éxito del Barça de los últimos años es la identificación que ha tenido la gente con un equipo en el que todos eran de la cantera. Eso genera casi más ilusión que fichar a Neymar. Y eso los clubes no deben perderlo de vista. Lo fácil, entre comillas, es gastarse 50 millones en un fichaje, pero lo que siempre ha movido más a las aficiones han sido los canteranos y la identificación de las ciudades con sus equipos.

Y luego, en cuanto al fútbol moderno, si nos metemos en lo puramente deportivo, yo estuve viendo el partido de la final de la Champions de esta temporada. Ese partido hace 15 años era impensable por la manera que tenían de correr esos dos equipos. Estamos en un momento en que hay un desarrollo físico de esfuerzo y de rapidez en el juego tan bestial que son partidos muy diferentes a los de hace diez años. ¿Eso es bueno o malo? A mí me parece que los partidos, cuanto menos nivel físico y más prima la técnica, más espectáculo hay. Pero la rapidez y el físico con que juegan ahora los profesionales me parece brutal: Jamás en mi vida he visto correr tanto y durante tanto tiempo a 22 jugadores como en la final de la Champions. Esto a veces perjudica el espectáculo. Y ha pasado, por ejemplo, en el fútbol sala. Era un deporte en que los resultados eran abultadísimos y ahora se ha desarrollado tanto la técnica, la táctica y el físico de los jugadores que los resultados son 2-1 o 3-1.

P: Citáis a Luis García Montero. “El fútbol son 90 minutos en un vaso de agua, pero cuántas veces me ha quitado la sed”. ¿Os ha quitado de momento ‘Líbero‘ esa sed?

D: Para nosotros, que llegamos a este proyecto tras una gran desilusión como fue lo de ‘Público’, el poder embarcarnos en esto… No hay mejor ejemplo de quitarnos la sed que haber creado ‘Líbero’ después de lo de ‘Público’. Periodísticamente, a cualquier profesional le encantaría nuestro proyecto periodístico desde este punto de vista. Ahora, a quien ‘se la pele‘ el fútbol…

Cantona

P: ¿Qué entrevista soñada aún no habéis podido hacer?

O: Hay un montón, miles. A mí me gustaría Cantona, por ejemplo. Pero no tienen que ser sólo futbolistas. Hay gente como… Mejor no vamos a decirlo para no gafarlo, porque están ahí (risas).

D: Pero, en ese sentido, también tenemos que distinguir entre los que son nuestros ídolos y los que son interesantes con respecto al fútbol. Yo, por ejemplo, tengo a Maradona en un pedestal, como todo el mundo, pero como depende tanto de en qué momento le encuentres, igual le haces una entrevista y se te cae el mito completamente. Pero también es un personaje que aparece en todas las revistas y en todas las entrevistas. Es un personaje inevitable.

O: Sí, hay que tener cuidado con los ídolos. Por ejemplo, en la película de David Trueba ‘Madrid 1987’ el protagonista dice que cuanto más tiempo pasas con el personaje al que admiras, más posibilidades tienes de acabar detestándole o de llevarte una decepción.

D: Hasta ahora, los ídolos que hemos entrevistado nos han sorprendido gratamente. No se nos ha caído ningún héroe.

P: ¿Cuál os dejado mejor sabor de boca?

D: La entrevista de Valdano.

O: Y la verdad es que no sólo por esa entrevista, sino por el hecho de que haya querido seguir colaborando con nosotros. Es un lujo.

D: Un tío al que acudes como referente, que te deja una entrevista como la que le hizo Benjamín Prado, que te da dos horas espectaculares que tenemos en vídeo y que, además, mantenga el contacto con nosotros para colaborar número a número, es espectacular.

Otra entrevista que me parece muy buena es la de Schuster en el último número, que la hizo Marcos López, el presentador del Telediario de TVE, que tiene un pasado de periodista deportivo que los que nos dedicamos a esto sabíamos. Marcos estuvo en ‘Estudio Estadio’ y en ‘El Tercer Tiempo’ de Canal +, pero lo que poca gente sabe es que es un auténtico loco del Barça y una enciclopedia andante. Es brutal. Y en la entrevista a Schuster le hizo un repaso de su carrera en el Barça desde casi el primer día hasta el día en que se fue. Le preguntó absolutamente por todo, como si era verdad que se traía su propio peluquero desde Alemania, dónde vivía Bernd en Barcelona o por qué su fanatismo con Ibiza.

O: De hecho, Marcos acabó la entrevista encantado de haberla hecho. Él había disfrutado como un niño haciéndola.

D: Y Schuster acabó diciendo que le encantan este tipo de entrevistas, porque es donde puede explicar cosas que son falsas y de las que quiere despejar dudas. Por ejemplo, el porqué se fue del estadio Sánchez Pizjuán en la final contra el Steaua de Bucarest. Es que son personajes que entran en la actualidad, como Valdano, que en el momento en que le entrevistamos era cuando todo el lío con Florentino Pérez, toda su trayectoria anterior pasa como a un segundo plano. Por eso quieren este tipo de entrevistas.

Schuster-Málaga

P: Además, Schuster siempre ha tenido fama de ser alguien complicado en el trato…

D: Y, sin embargo, es una sorpresa absoluta.

O: Fue muy agradable Bernardo. Y para el próximo número hemos hecho una que va a gustar, ha sido increíble. Luego la decimos ‘off the record‘ (sonríe).

P: ¿Cómo de incompleta está una persona que no ha leído a Eduardo Galeano, Nick Hornby o Javier Marías, autores que no están especializados en fútbol y lo han contado como pocos?

D: A mí me gustaría no haber leído nunca a Osvaldo Soriano para leerme un cuento suyo y decir: ‘¿De dónde ha salido este tipo?’.

O: Yo tengo envidia por la gente que no lo ha leído, porque lo puede empezar a leer de nuevo, desde el principio. Si no lo han leído, tienen la oportunidad de hacerlo. Ya están tardando.

D: Otro nombre sería Eduardo Sacheri, por ejemplo.

P: ¿Puede ser la buena literatura el mejor antídoto a un fútbol mediocre?

O: No lo sé, porque igual te hace pensar que es más mediocre el fútbol que estás viendo. En ese punto no lo tengo muy claro.

P: Por ejemplo Fontanarrosa habla de Rosario Central, un equipo muy tosco, y acaba convenciendo de que era bonito…

D: Lo bueno de Fontanarrosa es, precisamente, eso, que te estaba describiendo su pasión con su equipo en la victoria y en la derrota y el sufrimiento. Es un tío capaz de producir emociones intensísimas aunque no sean desde la victoria.

O: Ellos consiguen hacerte un poco más de esos equipos . A mí me cae mejor el Arsenal después de leer a Hornby que antes.

D: Y eso que el Arsenal que describe Hornby es absolutamente mediocre.

O: Es eso. Son equipos, como Rosario, que sí, que lees a Fontanarrosa y luego te caen mejor. Pasa también con Juan Villoro.

D: Villoro es del Necaxa mexicano, fíjate. Le hicimos una entrevista en el tercer número y comentaba cómo ve los partidos él y cómo son las aficiones. Otro caso como el de Sacheri, que es el guionista de la película ‘El secreto de sus ojos’. Él es de Independiente y le hicimos una entrevista a través de Borja de Matías cuando el equipo había descendido. Es muy divertido comprobar su cabreo y ver cómo no deja de ser brillante. Incluso en la crítica y en el cabreo se han generado grandes actos culturales.

O: Enric González también consigue lo mismo, hace que te caiga un poquito mejor el Espanyol.

D: El librito de Libros del K.O. del Espanyol que ha escrito Enric…

O: Es sensacional.

P: ¿Qué futbolista actual creéis que daría el perfil de columnista en ‘Líbero’?

O: Esteban Granero (sonríe).

D: Granero era la portada de nuestro número 0.

O: Ese número 0 al final no se pudo hacer por un problema con la comunicación del Real Madrid, pero era uno de los personajes en los que habíamos pensado.

D: De hecho, nos lo recomendó Pardeza, que es un tío que tiene hecha una tesis doctoral sobre González Ruano y con un gusto literario bastante potente. Nos dijo que Granero era un personaje muy interesante para este concepto de proyecto. Estuvimos hablando con Esteban y, efectivamente, lo es. Ahora que vuelve a estar más cerca, a ver si le recuperamos.

O: Colabora con ‘Rolling Stone‘, me parece. Además, tiene más cosas escritas.

D: Nos lo han dicho amigos suyos como Quique González, Leiva o Guille Galván, de ‘Vetusta Morla‘. Pero, vamos, tiene que haber más deportistas con ese perfil.

P: ¿Qué retos tiene por delante ‘Líbero‘ a corto y medio plazo?

O: Desde el punto de vista empresarial, simplemente lograr que sea una empresa que funcione, que siga pagando a sus colaboradores, de lo cual estamos muy contentos y muy honrados; y respecto al contenido periodístico, seguir creciendo y seguir mejorando. Nos gusta que la gente tenga esa sensación de que cada ‘hijo’ nuevo es mejor que el anterior.

D: Tenemos unas excelentes noticias, que en el fondo no son tan buenas, y son que, aunque mucha gente ve un número, le gusta y quiere hacerse con los anteriores, eso significa que no nos conocía antes. Nuestro reto es darnos a conocer, porque confiamos mucho en la calidad del producto. Hay mucha gente a la que le gustaría leer algo como ‘Líbero’, pero no la conoce. Por eso hemos hecho promociones como la de Barcelona, con Joan Laporta; otras en Madrid; fuimos a Galicia con el número 2… De manera que intentamos viajar y ser una revista bastante plural, intentando captar a lectores de todos los equipos de España. No obstante, nos cuesta, porque somos pequeños y no tenemos tantas capacidades.

Diego-López-Real-Madrid

P: ¿Qué tendría más cabida en ‘Líbero‘: un reportaje sobre Diego López y Casillas o uno sobre el curioso Shakter Karagandy?

O: Sin querer etiquetarnos ahí, porque hay productos que son más ‘parabólicos’, lo de Casillas no estaría en nuestros contenidos. Nosotros somos, más que nada, una revista que, cuando la pensamos, queríamos que gustase al leerla, pero que si la descubres dentro de un año o dos, te la leas y digas: ‘Ah, qué guay’. No puedes encontrar un contenido que sea de actualidad caduca y muy perecedera que enseguida se vaya a perder en el tiempo. Tiene que ser algo que siempre vaya a estar bien. Que, aunque sea un fenómeno social que está pasando ahora, cuando lo leas digas: ‘¿Estaba pasando eso?’.

D: La perspectiva internacional hay veces que está bien, pero luego hay otras que no está tan bien. No hay que olvidar que la nuestra es una revista que se edita en España y que los aficionados de nuestros equipos van a sus estadios a ver a sus equipos. Desde el punto de que haya una historia detrás, es evidente que la perspectiva internacional te abre muchas puertas. Es verdad que ahora, por ejemplo, llevamos un artículo de un equipo de Israel donde se están dando actitudes racistas. Pero no podemos dejar que la perspectiva internacional nos pierda y buscar en la Bundesliga algo que podamos tener aquí.

P: ¿Cómo ha sido tener a Joan Laporta como colaborador puntual? ¿Estuvo a la altura?

O: La verdad es que ha sido otra sorpresa agradable. Porque el personaje gana conociéndole. De verdad. Es una persona que puedes estar de acuerdo o no con lo que piensa o te puede caer mejor o peor, pero que estando con él te das cuenta de que es un líder, un revolucionario. Es un líder porque tiene carisma y porque lo que dice tiene repercusión, tiene contenido y su discurso y su mensaje arrastran gente. Para mí es un líder, no el mío, pero es un líder.

D: Y lo que escribe en la revista está muy bien. Laporta da a entender que tiene bagaje, que no es un paracaidista y un advenedizo en este mundo. Que no ha llegado aquí de la noche a la mañana. Es un tipo que tiene un bagaje de fútbol importante.

O: Y, además, él tiene un concepto muy claro del Barça, que lo entiende muy bien mucha gente de Cataluña. En ese sentido, muchas personas se sienten más identificadas con ese mensaje que transmite que con los directivos actuales. Eso no quita para que en otras partes de España haya perdido simpatía…

D: Pero a mí, por ejemplo, cada vez me gusta más encontrarme a gente ‘de verdad’. Y éste es un personaje que tiene una idea clara, y gente con las ideas claras no hay tanta. Es alguien que tú sabes realmente de qué va. No engaña a nadie en ese aspecto. Se trata de un tío bastante íntegro.

P: A pesar de que, como buenos líberos, a vosotros os gusta el juego desde atrás, ¿cuál es el mejor falso 9 que habéis visto nunca?

O: Maradona.

D: Hubo un año que, para mí, Guti fue un verdadero falso 9. Del Bosque le puso ahí y metió bastantes goles. Pero goles de calidad, no de goleador nato.

O: Somos muy de Guti.

P: ¿Y Messi?

D: Es que Messi sería un buen ‘falso 9’ y un buen lateral derecho.

O: Messi sería lo que quisiese. Cualquier puesto ofensivo es bueno para él.

D: Nos gusta más el concepto del héroe caído, en realidad. Tenemos un colaborador, el cantautor Carlos Madrid, muy madridista, cuyo ídolo era Sandro (risas). Y en la actualidad su ídolo es Albiol. Gente que tiene talento, pero no llega. Para mí, De la Peña es otro mito. Siempre me ha flipado.

¿Y un falso 9 de vuestra propia cosecha?

O: Guti.

D: Es que no dudamos, Guti.

25/08/2013

Fotografía: Roberto Marbán / Periodista Digital

-Más entrevistas:

– Karina Kvasniova (06/10/2012)

– Fran Guillén (20/10/2012)

– Nacho Labarga (04/11/2012)

– Fermín de la Calle (18/11/2012)

– Rubén Uría (02/12/2012)

– Susana Guasch (16/12/2012)

– Luis F. López (14/01/2013)

– Martí Perarnau (27/01/2013)

– Roberto Palomar (10/02/2013)

– José Manuel Díaz (24/02/2013)

– Gaby Ruiz (10/03/2013)

– Guillermo G. Uzquiano (24/03/2013)

– Roberto Hernández (06/04/2013)

– Petón (21/04/2013)

– Menottinto (05/05/2013)

– Nayim (12/05/2013)

– Eleonora Giovio (02/06/2013)

– Quique Peinado (15/06/2013)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s