Falcao y el ámbar perdido

Colombian striker Radamel Falcao, newly-signed player for French Ligue 1 soccer club AS Monaco, walks by AS Monaco coach Claudio Ranieri during a training session in La TurbieÁLVARO MÉNDEZ | Cuentan los libros y las crónicas que jamás en la historia ha habido una emperatriz más ostentosa y opulenta que Catalina la Grande. La insigne zarina de la dinastía de los Romanov gobernó con mano de hierro la imperial Rusia en la segunda mitad del siglo XVIII y de su cetro nació la expansión territorial de la nación y el imponente desarrollo urbanístico de la nueva San Petersburgo. Aunque, a pesar de sus delirios de grandeza, muchos otros la recuerdan por relatos mucho más sensacionalistas. A las narraciones populares pertenecen, por ejemplo, las leyendas que hablan de un sinfín de amantes, los caprichos sexuales y las desenfrenadas fiestas que celebraba en la lujosa Sala del Ámbar —adornada en su totalidad con la piedra semipreciosa típica de los países que bordean el Mar Báltico— del fascinante palacio de Tsárskoye Seló, a sólo 25 kilómetros de la capital del Neva.

Precisamente fue ámbar y compañía masculina lo que —en el plano balompédico, obviamente— uno de los grandes zares del mundo actual, el magnate ruso Dmitry Rybolovlev, ofreció a Radamel Falcao tras su hiperbólico fichaje por el AS Mónaco. Cuando el ariete colombiano aterrizó en el Principado monegasco, João Moutinho y James Rodríguez ya le esperaban con los brazos abiertos. También una cuenta bancaria en la que ingresaría 14 millones de euros por temporada, lo que le otorgaba en ese momento el título de cuarto jugador mejor pagado del mundo detrás de Eto’o, Messi e Ibrahimovic. La prensa comenzó entonces a situar en la órbita del oligarca ruso a grandes nombres del fútbol mundial de la talla de Rooney, Víctor Valdés o Nani, y a especular con la posibilidad de que un recién ascendido pudiese hacer sombra en la Ligue 1 al todopoderoso PSG.

Sin embargo, fue en este momento cuando un Napoléon de los tiempos modernos surgió de la nada para intervenir los acaudalados bolsillos del zar y apropiarse de su ámbar. El Presidente francés François Hollande decretó que los jugadores del AS Mónaco también debían cotizar como ciudadanos franceses y no con las condiciones económicas del Principado, donde los extranjeros estaban exentos de impuestos. Como consecuencia directa, el sueldo de Falcao y del resto de fichajes se redujo casi a la mitad.

El duro golpe propiciado por la bestia negra del capitalismo en Francia dejó en estado de shock a Rybolovlev, que vio cómo el nuevo régimen fiscal del socialdemócrata galo destruía de un plumazo el sueño de construir una superpotencia futbolística a orillas de la Costa Azul. Desde entonces, ninguna de las estrellas que se barajaron en su momento llegaron a aterrizar en el Estadio Luis II, aunque sí otros jugadores de perfil medio como Abidal, Toulalan y Sergio Romero, que han servido para que el propietario ruso del Mónaco haya, por lo menos, despertado de su particular pesadilla estival.

Pero esta semana volvieron a saltar todas las alarmas. Algunos medios publicaron que Falcao podría estar negociando con otros clubes del Viejo Continente al no verse cumplidas las promesas del excéntrico empresario de Perm. Rápidamente, el club cerró filas en torno a su fichaje estrella y negó categóricamente una hipotética salida de ‘el Tigre’. El propio ariete lo quiso dejar claro: “Es todo falso. Incluso las cifras están equivocadas. Creo en el proyecto del Mónaco y me quedo aquí”.

Aunque finalmente todo parece haberse quedado en un rumor más, es muy sintomático de los nuevos aires que soplan en las oficinas del equipo ‘rouge et blanc‘. Y es que la cuenta atrás hasta el cierre del mercado podría hacérsele muy larga al Mónaco. Si bien Rybolovlev se plantó en primavera como la gran amenaza para los grandes de Europa, ahora parece un inseguro inversor que se ve obligado a defenderse de los zarpazos de sus rivales en los despachos. Pese a que parece descartado que el imperio monegasco del lujo y el poder se derrumbe con la misma violencia que el del Anzhi, es materialmente imposible que llegue el esplendor que muchos imaginaron antes de verano.

23/08/2013

Anuncios

7 thoughts on “Falcao y el ámbar perdido

  1. Pingback: Juan Castro: "Que Ibrahimovic no vaya al Mundial me parece una gran putada para el fútbol" | Noticias de mi Tierra

  2. Pingback: Un reflejo para Bielsa | Falso 9

  3. Pingback: El desvelo de Sabella | Falso 9

  4. Pingback: Caput, cannioneri! | Falso 9

  5. Pingback: Cicatrices | Falso 9

  6. Pingback: Resistir | Falso 9

  7. Pingback: ¡Dale, volvieron! | Falso 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s