China tras el huracán Camacho

camachoChinaÁLVARO MÉNDEZ | Le vimos haciendo de todo en aquel trágico relato mundialista de sangre, sudor y lágrimas. Desesperándose con el cerrojazo surcoreano, protestando rabioso a Gamal Al-Ghandour y tranquilizando a los suyos tras la confirmación de la estafa. Es el último recuerdo que la mayoría tenemos de José Antonio Camacho al frente de aquella caduca Selección del 2002. Desde entonces, una Copa de Portugal al mando del Sporting, una traumática renuncia al club de su vida y poco más. Tres temporadas en Pamplona y un exilio —a priori tranquilo— a orillas del Mar Amarillo. Adiós. Y es que parece que al de Cieza le abandonó la diosa fortuna el día que cambió las botas de tacos por los banquillos, algo injusto para una figura que marcó un antes y un después en el fútbol español.

Sin embargo, el bueno de José Antonio ha sido tristemente el protagonista de una nueva hecatombe balompédica. El pasado 15 de junio, su selección china encajó una dolorosísima derrota por 5-1 en un encuentro amistoso ante la modesta Tailandia. El resultado fue la gota de moutai que colmó el vaso de la paciencia de los miles y miles de aficionados asiáticos, enfurecidos tras una racha nefasta que les ha dejado fuera del Mundial 2014. Pero lo que más dolió en las altas esferas del Partido Comunista Chino —donde se cuecen todas y cada una de las decisiones que afectan a la nación— fue que la catástrofe coincidió con el cumpleaños de Xi Jinping, Presidente del país y noble aficionado al arte del balón.

Camacho puede dar gracias de haber sido sencillamente destituido y no enviado a un campo de Laogai. No obstante, muy a pesar del mal papel de los dragones en el contexto internacional, la Superliga China goza de muy buena salud. No son pocos los jugadores que empiezan a ver en el fútbol asiático grandes posibilidades de mejora, éxito y, por qué no, de dinero. Así, la boyante economía cantonesa ha sido capaz de engatusar en los últimos años a figuras como Marcelo Lippi, Didier Drogba, Lucas Barrios y Darío Conca para reunirlos en el potente Guangzhou Evergrande.

Por lo tanto, la asignatura pendiente está en la Selección. Y el modelo a seguir por las categorías inferiores es Japón. Mientras que en China menos de 10.000 niños están registrados en la categoría sub-12, en el país del sol naciente son más de 300.000, un dato más alarmante incluso si se tiene en cuenta que la población nipona es apenas la décima parte de la de su vecino.

“Un viaje de mil millas comienza con el primer paso”, explicó Lao-tsé hace más de dos mil quinientos años. Consciente de que hay que trabajar a largo plazo, el Gobierno chino ha puesto en marcha un nuevo proyecto encaminado a dirigir a los alumnos con más aptitudes físicas hacia el apasionante mundo del fútbol. Con la vista puesta en el futuro, se ha comenzado a realizar una inversión millonaria que se prolongará a lo largo de la próxima década y que pretende inculcar a las nuevas generaciones una filosofía balompédica de la vida. De hecho, ya se han inscrito más de dos millones de niños en las 6.000 escuelas que el Gobierno ha acondicionado en 120 ciudades de todo el país.

Sólo el tiempo corroborará lo acertado de esta estrategia. Toca esperar. Pero China ya es presente en muchas disciplinas olímpicas. La cuestión es saber si el fútbol podrá escapar de los alargados brazos de un país que está llamado a dominar el deporte del mañana.

2/7/2013

Anuncios

4 thoughts on “China tras el huracán Camacho

  1. Pingback: Lágrimas de Tuilla – Visiones

  2. Pingback: Corea, ‘unida’ por el fútbol | Falso 9

  3. Pingback: Fútbol sin complejos | Falso 9

  4. Pingback: Capitán | Falso 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s