Señorío y turbantes

Emirates 1ÁLVARO MÉNDEZ | En su día, el redactor de estas modestas líneas se vio tremendamente decepcionado por el cambio de rumbo que emprendió el FC Barcelona en lo que al ilustre patrocinio se refiere. Tras décadas de pureza publicitaria, la entidad culé dejó de lado su noble tradición de no ensuciar la elástica azulgrana con publicidad para mancharla con las arenosas insignias doradas de Qatar Airways. Las dunas sepultaron la etapa solidaria de UNICEF y la eufemística de Qatar Foundation para dar al traste con el ya manido decálogo de los valors’.

Sucede que en un mundo gobernado cada vez más por la economía energética, la raquítica Europa de nuestros días se ha lanzado en brazos de los musculosos bíceps de los hombres con turbante que esperan sentados en sus lujosos tronos al otro lado del Mar Rojo. La crisis no existe en una Península Arábiga que flota sobre toneladas de oro negro. Sólo así se explican hechos característicos del fútbol contemporáneo impensables hace una década: cambios de nombres de estadios, éxodo de jugadores europeos a ligas árabes, opulentas compras de equipos por parte de acaudalados jeques… Y un sinfín de contratos financieros más parecidos a los famosos rescates que a los propios de una relación entre iguales.

El último ‘romance’ ha unido a los Emiratos Árabes Unidos y al Real Madrid. A finales del pasado mes de mayo, la entidad presidida por Florentino Pérez y Emirates —la aerolínea oficial del país árabe— sellaron un acuerdo de patrocinio multimillonario sin precedentes. Durante los próximos cinco años, el club merengue recibirá 150 millones de petrodólares a cambio de lucir en la camiseta el nombre de la compañía. “El Real Madrid es la casa de nuestros amigos de Emirates. Hemos recorrido juntos un camino que se convierte ahora en un buen acuerdo estratégico”, sentenció tajante el todopoderoso ‘primer ministro’ de la nación blanca.

Cierto es que, en su historia reciente, el Real Madrid nunca ha renunciado a llevar publicidad en el pecho de la zamarra. Sin embargo, jamás había escuchado los seductores cánticos de sirena que procedían de poderes oscuros que representan radicalmente lo opuesto a la legendaria filosofía de vida madridista. No creo exagerar si afirmo que Emiratos Árabes Unidos y señorío son dos términos diametralmente antagónicos. Verdad es que el país presidido con mano de hierro por Khalifa bin Zayed Al Nahayan goza de un nivel económico envidiable. Sin embargo, este bienestar basado en el petróleo oculta dramáticas paradojas que deberían ser  imperdonables a los ojos europeos.

El lujo desenfrenado y la exhuberancia que aparecen en los telediarios están sustentados por los más de tres millones y medio de inmigrantes —cerca del 70 por ciento de la población total del país— que son explotados bajo un régimen de semiesclavitud. Pakistaníes, indios y filipinos trabajan jurídicamente desprotegidos, prácticamente de sol a sol, para levantar gigantescos rascacielos, fastuosos hoteles, lujosos casinos e islas artificiales en un país donde impera la sharia —la ley islámica— y en el cual se practican innumerables violaciones de los derechos humanos. En 2006, sin ir más lejos, un ciudadano de Bangladesh acusado de adulterio fue condenado a muerte por lapidación mientras que su amante recibió una brutal flagelación.

En su momento me cuestioné muy seriamente dónde quedaron los teóricos valors’ inherentes al FC Barcelona después de que cediera ante un país dictatorial de la talla de Qatar. Hoy toca preguntarse si el Real Madrid ha perdido el poco señorío que le quedaba tras la era Mourinho al convertirse en un escaparate mundial de los Emiratos Árabes Unidos. Sé que así son los tiempos que corren, pero creo que también es fundamental advertir que no es oro todo lo que reluce en las nuevas equipaciones de los gigantes del fútbol patrio.

27/06/2013

Anuncios

One thought on “Señorío y turbantes

  1. Pingback: Lo exótico sale caro | Falso 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s