Italia, impaciente por volver a ser grande

Gabbiadini_crFIRMA DE MARCO PIANE | Casi una década ha pasado desde la última vez que la selección italiana sub-21 consiguió levantar el trofeo del Campeonato de Europa. Aquella noche alemana del 8 de junio de 2004 los ‘azzurrini‘, guiados por Claudio Gentile y arrastrados por Alberto Gilardino, máximo goleador del torneo junto al sueco Elmander, ganaron 3-0 a Serbia y Montenegro obteniendo su quinto título europeo. Desde entonces Italia no ha podido brillar a este nivel. Si se deja a un lado la semifinal perdida contra Alemania en 2009 –que después ganaría el torneo–, por dos veces quedó eliminada en primera ronda, en 2006 y 2007, y no consiguió siquiera clasificarse para la fase final en la última edición, algo que solo había pasado en 1998.

Por eso, un gran deseo de redención acompaña a los jugadores de Devis Mangia en su expedición a Israel, decididos a confirmar aquella fuerza que caracterizó la estupenda racha que llevó Italia a ganar cinco de los siete torneos jugados entre 1992 y 2004. El Campeonato de Europa de Israel se presenta como una muy buena ocasión para volver a ser grandes, porque el entrenador procedente de la provincia de Milán, en su primera participación europea, puede contar con una plantilla compuesta por jugadores de gran calidad y buena experiencia, dado que la mayoría de ellos ya tiene un puesto de titular en equipos de Serie A. Sin duda, el nombre que más resuena es el de Marco Verratti, que después de un año muy positivo en las filas del Paris Saint-Germain está llamado a guiar a su equipo aportando calidad y ritmo de juego en el centro del campo. En la sub-21, Verratti se une de nuevo con tres compañeros junto a los cuales conquistó el ascenso a la máxima división italiana con el Pescara de Zeman hace un año, el delantero Ciro Immobile, el defensa Marco Capuano y Lorenzo Insigne. Este último tiene la tarea de aprovechar su rapidez para garantizar el empuje por la banda izquierda, al igual que se le pide por el otro costado a Alessandro Florenzi (otro joven que jugó a las órdenes del bohemio, esta vez en la Roma).

Para completar el centro del campo, uno de los veteranos de esta selección, Luca Marrone, jugador con buenas habilidades de contención que acaba de ganar el Scudetto con la Juventus, donde alguna vez Antonio Conte lo utilizó también como defensa central. Delante, sin duda, no faltan alternativas: a la fuerza física de Immobile y Gabbiadini –máximo goleador del equipo en la fase de clasificación con seis tantos–, se unen la rapidez y el olfato de gol de jugadores como ‘Il pirata’ Borini (Liverpool) y Paloschi –definido por Carlo Ancelotti como un “predestinado”, por marcar su primer gol en la Serie A el día de su debut con la camiseta ‘rossonera’ 18 segundos después de salir al campo–.

El grupo de delanteros cuenta además con Mattia Destro, entre todos el más prolífico esta temporada con su club, la Roma, con la que marcó 11 veces entre liga y Coppa, y con Nicola Sansone, protagonista de una temporada muy positiva en el Parma, en la que se hizo notar por marcar ante adversarios de prestigio como Milan, Inter y Juventus. En defensa, el capitán Caldirola forma la pareja de centrales junto al jugador más joven, Bianchetti, que acaba de subir a Primera división tras finalizar en la segunda plaza de la Serie B con el Verona. Objetivo, el de alcanzar la Serie A, que no logró el Empoli del defensa Regini y del centrocampista Saponara –ya fichado por el Milan para la próxima campaña–, que por jugar los play-offs al final de temporada se unieron al resto del grupo unos días más tarde. Completan la plantilla los porteros Bardi (Novara), Colombi (Modena) y Leali (Lanciano), los defensas Donati (Grosseto) y Biraghi (Cittadella) y los mediocampistas Bertolacci (Genoa), Rossi (Brescia) y Crimi (Grosseto).

En resumen, la selección de Italia parece tener la mezcla perfecta para competir con los otros grandes favoritos en este torneo: Holanda, Alemania y España, que fue campeón en la última edición. Las cotizaciones de Italia suben aún más si se tiene en cuenta la composición de los grupos, que la verán enfrentarse a Inglaterra, Noruega e Israel, obstáculos para nada prohibitivos de cara a alcanzar, por lo menos, las semifinales.

Italia sub-21

SEMIFINALISTA

Inglaterra 0-1 Italia:

El bebut en el Bloomfield Stadium de Tel Aviv ha sido muy positivo para Italia, que ganó a la selección inglesa de Stuart Pearce gracias a un gol de Lorenzo Insigne en el último cuarto de hora del partido. El equipo de Mangia jugó bien y llegó con peligro en varias ocasiones, sobre todo con Immobile, Florenzi y el propio Insigne.

Sin embargo, los ingleses pudieron adelantarse gracias a un cabezazo del defensa Craig Dawson tras un barullo en el área, que sería anulado por falta por el árbitro francés Antony Gautier. Después de ese susto la selección italiana consiguió retomar el control del juego, hasta que el delantero napolitano transformó una falta desde 16 metros en el minuto 79 de partido. Italia trató entonces de gestionar la posesión de la pelota, aunque Bardi tuvo que hacer una gran parada tras un lanzamiento de falta de Henderson en el último segundo del partido. A la luz del empate 2-2 entre Israel y Noruega, Italia se colocó por delante de todos en el Grupo A.

Italia 4-0 Israel:

Todo fácil para Italia en su segundo partido contra Israel: con dos goles en cada parte, los ‘azzurrini‘ se clasificaron para las semifinales con una jornada de antelación y tratarán de defender la primera plaza en el grupo en el último partido contra Noruega, que por la tarde provocó la eliminación de Inglaterra.

El equipo italiano dejó clara su superioridad desde el principio, haciéndose con la pelota y llegando muchas veces con peligro a la portería de Kleyman, mientras Israel no supo aprovechar las dos ocasiones en que Turgeman se quedó solo frente al portero italiano. Saponara adelantó a Italia en el marcador en el minuto 18, finalizando una acción muy bien construida por Insigne e Immobile –autor de dos asistencias–, mientras que Gabbiadini sentenció el partido tres minutos antes del descanso, después de que Israel se quedara con diez jugadores por la expulsión de uno de sus mejores hombres, el número 10, Golasa, por una entrada peligrosa en el centro del campo.

En la segunda mitad Gabbiadini, en el minuto 53 –doblete– y Florenzi, en el 71, completaron el póker goleador, confirmando el gran partido de la selección de Italia. La única nota preocupante fue la lesión del napolitano Insigne, cuya gravedad deberá de ser evaluada, teniendo en cuenta que Mangia ya no podrá contar durante lo que resta del torneo con Luca Marrone, lesionado durante el primer partido contra Inglaterra.

09/06/2013

Anuncios

2 thoughts on “Italia, impaciente por volver a ser grande

  1. Pingback: Totti y la Roma, ciencia exacta | Falso 9

  2. Pingback: Fernando Evangelio: “No veo al Bayern tan favorito para la Champions” | Falso 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s