Italia quiere ser Insigne

insigne_recortadaSERGIO MENÉNDEZ | A tan sólo unas horas de que comience la fase final del Europeo sub-21, todo se encuentra ya dispuesto para que Israel albergue una cita que desde hoy y hasta el próximo 18 de junio reunirá en el país a lo mejorcito de las generaciones futuras del fútbol continental. Son muchas y muy razonables las dudas que un torneo de esta categoría suscita, máxime cuando en él coinciden selecciones donde el hecho de que cada partido conlleve poner en juego su orgullo nacional supone un aliciente más que de sobra, pero ni mucho menos el único, para alzarse con la victoria.

Ya sea por la responsabilidad que el papel de anfitriona conlleva, revalidar el título de campeona por dos años más, confirmar las sensaciones dejadas durante la clasificación, romper una sequía que dura ya casi 30 años o, simplemente, sumar un nuevo trofeo a las vitrinas de su federación, lo cierto es que Israel, España, Noruega, Inglaterra, Alemania, Holanda, Rusia o Italia no pueden quejarse de que a sus futbolistas les falten motivos a la hora de validar su precoz talento. Y aunque así sea, hay uno de los ocho combinados, el dirigido por Devis Mangia, que quizá cuente con una presión añadida.

Suele ocurrir cuando te conviertes en el equipo que mayor número de veces se ha adjudicado un mismo campeonato que, casi de forma inconsciente, entiendes su consecución como un deber personal, una suerte de imperativo categórico. No deja de tener algo de místico, pues se trata de la culminación de un plan divino, un objeto para el que hemos sido predestinados por un ser superior. Le sucede, nunca mejor dicho, al Real Madrid con La Décima’ igual que le pasa a Italia con el Europeo sub-21, un torneo que, dada su condición de pentacampeones, supone para el país trasalpino lo mismo que un Mundial para Brasil.

No son pocas las armas que el sustituto de Ciro Ferrara tiene a su disposición en su búsqueda por reeditar un triunfo que los azzurri’ alcanzaron por última vez en el año 2004, cuando aún militaban en sus filas los ya veteranos Alberto Gilardino, Daniele De Rossi, Andrea Barzagli o Daniele Bonera. Además del centrocampista del PSG y principal figura de la selección Marco Verratti, Italia cuenta para la ocasión con buenos efectivos, especialmente en el juego de ataque gracias, entre otros, al mediocentro Luca Marrone (Juventus), o los delanteros Mattia Destro (Roma), Fabio Borini (Liverpool) y, por supuesto, Lorenzo Insigne.

Y es que el actual mediapunta del Nápoles, compañero de Verratti durante la temporada 2011/12 en el Pescara, el club que supuso la consagración para ambos, es uno de esos nombres que conviene tener muy presentes desde esta misma tarde, cuando Italia se enfrente a la Selección de Inglaterra en el estadio Bloomfield de Tel Aviv. Jugador eléctrico, rápido en la conducción y en el desmarque, hábil con la pelota en los pies, Insigne representa el típico caso que en el Calcio denominan fantasista’. Sólo los de su clase son capaces de destacar en una liga tan exigente desde el punto de vista físico como la Serie A cuando apenas levanta 165 centímetros del suelo. Hasta tal punto llega la expectación generada a su alrededor que hay quien ha creído vislumbrar en su fútbol detalles de Franco Causio, Roberto Baggio, Alessandro Del Piero, Francesco Totti o, incluso, Maradona. En lo que a ganar se refiere, como ya ven, Lorenzo y los suyos no andan precisamente faltos de alicientes.

05/06/2013

Anuncios

2 thoughts on “Italia quiere ser Insigne

  1. Pingback: Italia, impaciente por volver a ser grande | Falso 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s