Eleonora Giovio: “No me gusta el fútbol de los colorines y las crestas”

giovioENTREVISTA A ELEONORA GIOVIO | Una coqueta cafetería de Alonso Martínez. Pese a ser una mañana de día laborable, el barullo adormece la atmósfera de café parisino, salvando la diferencia del trasiego de cervezas alrededor. Con un Nestea sobre la mesa y sentada tras un libro acerca del sonoro futurible Carlo Ancelotti, nos recibe la periodista Eleonora Giovio dispuesta a deconstruir su visión del fútbol como un azucarillo. Apasionada del Inter y madrileña de adopción que dejó la diplomacia por los pies de campo, esta auténtica profesional de los medios que ha pasado por El País, Onda Cero y Terra Deportes, entre otros, no se corta al responder cuando el balón de la grabadora echar a rodar.

PREGUNTA: ¿Cómo una potencial diplomática acaba convirtiéndose en una periodista deportiva de referencia en España?

RESPUESTA: Tuve esa duda cuando estaba haciendo el máster de El País. En verano había una beca. Hay una beca corta de verano y luego una beca larga que dura un año. A los seis meses de estar ahí ya vas un poco viendo dónde están los en los que puedes aprender un poco más. Me acuerdo que la directora del máster dijo que los que quisieran ir a Economía o Deporte, que eran cosas muy específicas, lo pidieran. Y me acuerdo también de que mi hermano mayor, del que heredé la pasión por todos los deportes, me preguntó por qué iba a acabar en Deporte habiendo estudiado Relaciones Internacionales, y le respondí que era el sitio donde más podía aprender, aparte de que a mí me chiflan los deportes, me encantan desde pequeña. Probamos y al final, además, acerté, porque el sueño de todos es acabar en  Internacional, pero luego ves que igual te tiras dos meses leyendo teletipos y que no puedes hacer calle. Yo empecé esa carrera porque quería ser diplomática. Luego me di cuenta de que aquello no era lo mío y siempre me ha gustado el periodismo. Es un poco extraño todo, pero siempre viene bien. Todo lo que hayas aprendido, se te queda. Pero el motivo fue ése: viendo a los demás compañeros y habiendo escuchado a más gente, yo creía que Deportes era donde más podía aprender en un plazo corto de beca. Podía hacer calle y me podían dar un poco más de margen que en otras secciones del periódico.

P: El País, Onda Cero, Terra… ¿Cuándo te vas a atrever con la televisión? Al fin y al cabo, tu pasión por del deporte empieza porque tu hermano tenía secuestrado el mando de la tele, ¿no?

R: Sí, eso es verdad. Te cuento una cosa: le sigo teniendo pánico a la cámara y se lo tenía incluso a los micrófonos. Yo me pasé dos o tres años que, cuando en Valdebebas grababan algo en la radio, me negaba. Me daba muchísimo corte, no me gustaba escuchar mi voz y me sentía incómoda. Luego me acuerdo una pretemporada que desde Onda Cero empezaron a llamarme y vi que en el fondo era divertido. Gracias a Javier Ares, que fue quien me lo ofreció, he descubierto que me encanta la radio. Es muy, muy divertido. En cuanto a la tele, me convencieron los del Plus para hacer algún La Liga a debate. Recuerdo que a Adolfo Barbero le dije: “Voy porque me lo pides tú, pero voy a panicar, que le tengo pánico a la cámara”. Y la verdad es que, si te sientas y te hacen sentir cómoda, al minuto te olvidas de que la tienes delante. Yo no podría presentar un informativo, ni tampoco podría hacer un inalámbrico a pie de campo, porque no tengo tanto desparpajo. Me cortaría mucho delante de una cámara. Habrá que arreglarlo (Risas).

P: Aparte de curiosidad y huevos, ¿qué habría que añadir al ADN de un buen periodista? ¿Sacar un poco de punta a cualquier lápiz?

R: Ser un poco crítico y no creerte todo lo que te vendan a la primera. Curiosidad, huevos y, por lo demás, ver las cosas de una forma un poco crítica, haciéndote muchas preguntas y sin creértelo todo a la primera.

P: Tú que eres una persona muy activa en lo que a redes sociales se refiere, ¿crees que intoxican o democratizan la información? ¿Todo el mundo puede ser periodista y aportar su granito de arena o, por el contrario, dificultan la labor de un periodista de verdad?

R: No la dificultan. En el fondo, yo siempre digo que no es el mundo real. Tengo amigos sin Twitter que a veces no saben de qué les hablo: Llourinho (@Llourinho), La Libreta de Van Gaal (@lalibreta) o Míster Chip (@2010MisterChip). La gente de la calle no sabe ni quiénes son. Para mí entonces es un mundo no real y una herramienta muy cómoda. Yo me acuerdo una época en la que Mourinho y Guardiola no hablaban a la misma hora, uno lo hacía media hora antes y el otro media hora después, y estábamos en Valdebebas viendo todo lo que estaba diciendo Guardiola. Eso es incluso más rápido que una agencia. Pero todo depende del uso que tú le quieras dar. Para mí es una herramienta que, con quitarte de en medio a los maleducados, está perfecta y te sirve además para echarte unas risas, pero no creo que intoxiquen. Respecto a lo de si democratizan, qué vas a hacer. No puedes pedir un  carné de periodista a todo el mundo. Cada uno escribe lo que quiera, faltaría más, y luego tú ya le das la importancia que se merece.

P: ¿No crees que a ti, igual que gente como Fermín de la Calle o Fran Guillén, os pegan muchas hostias?

R: Hubo una época en la que, no por principio, sino por una norma que me había impuesto, me propuse no poner nada del Madrid en Twitter para vivir mejor. Luego veía que me insultaban igual. ¿Por qué tengo entonces que renunciar a ello? Sí, hay gente muy desagradable, pero ya he descubierto el Reporting for spam. El otro día hubo alguien que me recordó el ERE. Son gente que está muy aburrida. Si no te apetece, bloqueas y ya.

P: ¿Hay una verdadera crisis en el periodismo o la precaria situación que estamos viviendo es culpa de los dirigentes?

R: No sé si económica, pero sí me parece que hay una crisis ética de periodismo. En los último cinco o seis años esto ha cambiado mucho. Yo no me reconozco en algunas cosas, no tengo 50 años y no he vivido la mejor época. Luego cualquiera se cree, por eso de que estás en la calle y cuelgas una foto en Twitter, que eso es periodismo. Están reduciendo plantilla y quieren hacer el mismo trabajo con la mitad de la gente, pero es imposible. Por un lado creo que se han aprovechado de la crisis económica para hacer una limpia, en muchos casos mal hecha, y por otro, que lo hablo con mis compañeros de profesión, esto no es lo que era hace cinco años. No sé de quién es la culpa, pero hay cosas en las que yo ya no me reconozco.

CrudeliP: ¿Piensas que el bufandismo es el principal problema del periodismo deportivo actual, no sólo España? En Italia, por ejemplo, tenemos el caso Tiziano Crudeli.

R: Tiziano Crudeli forma parte de lo regional, no tiene nada que ver.  Aquí es lo que llega, pero Crudeli trabaja un canal regional, de mi región además, que te hace gracia, sí, pero no es periodismo. Periodismo es un telediario de deportes de media hora en el bloque de fútbol dura doce minutos y el resto es natación, motos, ciclismo. Éso es lo que yo echo de menos aquí. El bufandismo me irrita, me molesta mucho cuando oigo a alguien llamar tarugo al rival, desmerecerlos, no respetarlos. En una Eurocopa, tú escuchas la crónica de de un partido de fútbol de Italia comentada por un italiano y su dosis de forofismo no es ni la mitad de la que hay aquí. No sé si es porque durante muchos años no se ha ganado nada, pero hay mucho, mucho forofismo en el periodismo. No digo que me llegue a asustar, pero casi. Luego en Italia está el de las motos, que es un fanático de Valentino, pero no desprecia a los rivales. Es una cosa de aquí que siempre me ha llamado mucho la atención. Está bien apoyar a los tuyos en cierta medida, pero sin desmerecer a los rivales.

P: Tú que has trabajado entre maestro como Sámano, Rodrigálvarez o Ramón Besa, ¿con quién te quedarías si tuvieras que elegir alguno?

R: De Sámano me quedo con la enorme capacidad de organización que tiene. Trasladar todo lo que tiene en la cabeza a un planillo de 20 páginas, me fascinaba. Yo, que necesito apuntarlo y decirlo todo, me pregunto cómo lo puede llevar en la cabeza. Luego Rodrigálvarez es, para mí, el mejor cronista que existe en este país. Reconozco que no soy objetiva, pero le lees y es fascinante. Igual le mandaban a la vuelta, en épocas en las que no había más de 40 líneas para la crónica, y él te hacía una crónica de 20 líneas, 40 o  60, siempre con la misma intensidad. Eso no es fácil. Igual que no es fácil contar el fútbol como lo cuenta y lo ve él. Para mí es el mejor cronista que hay en España.

P: Eres una de las exponentes del lema ‘Odio eterno al fútbol moderno’. ¿En qué ha cambiado este deporte para haber perdido su esencia?

R: En las botas de color fosforito, en los dorsales, en las camisetas, en el marketing… Todo eso está muy bien, pero a mí me gustaría volver al fútbol de los ochenta. Si me apuras, de los noventa. Los números del uno al once, las botas normales, los peinados… El otro día, cuando vi al hijo de Vidal en el campo de la Juve celebrar la liga con una cresta como la de su padre siendo un niño de cinco años, dije “pero por favor…” Igual que pueden ser los peinados de BallotelliEl Shaarawy o el propio Neymar. Seré un antigua, y no es que me irrite, pero eso no me gusta. Hubo una época de frikismo auténtico en que me dediqué a ver cuánta gente jugaba los encuentros con botas negras. Y sólo encontré a Xabi Alonso, que ahora ya ni él. No me gusta el fútbol de los colorines y las crestas. Es verdad que todo evoluciona y que, a lo mejor, sin su cresta, Balottelli es menos comercial; pero pienso que, de algún modo, se volverá a lo antiguo. Igual que han vuelto los vinilos ahora. Dentro de 20 años quizá volvamos a las camisetas sin nombres y con los números del uno al once. Ojalá.

P: ¿Echas en falta más humildad entre la élite del fútbol actual? A jugadores como Del Piero, con los que se pueda hablar incluso de la situación económica o política del país.

R: Humildad en sí seguramente tienen todos. Lo que echo más de menos es la cercanía. Porque puedes estar una hora y media charlando con Cristiano, y te llevas la misma impresión que si lo hicieras con Del Piero. Pero sí, es verdad que ya no quedan muchos Zanetti, muchos Totti o muchos Del Piero; si me apuras Inzaghi. Queda la duda de si los futbolistas tenían los mismos valores o motivaciones en otras épocas, porque ahora parece que todo es un contrato, y cuantos más millonarios sean, mejor. Yo no me explico por qué Falcao se tiene que ir a un club con el que ni siquiera va a disputar Champions sólo porque va a cobrar tres veces más. No sé cuánta gente juega por amor al fútbol. Es verdad que ves a jugadores como Iniesta, Xavi o Xabi Alonso; que son apasionados del fútbol. El mismo Del Piero también. Pero no sé a cuántos más les apasiona este deporte así. Cannavaro, por ejemplo, le pasaba lo mismo. Y otros, sin embargo, dicen que hay fútbol y otras cosas más. No sé, supongo que es algo que va en la humildad. Una cuestión de cómo te hayas acercado al fútbol, de cómo eres. Me encantaría hacer una encuesta entre los futbolistas y preguntarles cuántos son apasionados de verdad del fútbol y cuántos lo ven como un trabajo más.

P: A la hora de referirte al fútbol moderno has llegado a decir que te encantaría volver al fútbol de los setenta. Coincide también con el ocaso del Grande Inter de Corso, Fachetti o Mazzola y la salida del club de Luis Suárez, Picchi o HH. ¿Estás segura?

R: Sí, pero porque no viví ese fútbol. Lo ves en la tele y piensas que te hubiese gustado disfrutar de un partido de esa época. Con otra velocidad. Con las camisetas de lana que cuando llovía pesaban tres kilos más, como me contaba Mazzola. Con los balones antiguos. Ésa creo que es la esencia del fútbol. La de Corso, que decían que corría muy poco y se cansaba mucho, que siempre estaba en las zonas del estadio en las que había sombra. Me encantaría teletransportarme al pasado y vivir eso. Ver jugar a Di Stéfano, sentir ese fútbol en blanco y negro, porque yo he visto uno absolutamente diferente.

P: Tú que has definido a Mourinho como alguien “agotador”, también lloraste cuando el Inter ganó la Champions de 2010 en el Bernabéu ¿Crees que en el fútbol los extremos también se tocan?

R: A mí me emociona el deporte y soy una llorona. Ese día es que no me podía creer que mi equipo ganase la Copa de Europa 45 años después y en el estadio de mi ciudad. Fue una temporada espectacular. Aparte, había estado en el Camp Nou viendo las semifinales, y fue un momento de felicidad máxima. Yo a Mourinho no lo vivía, yo lo vivía desde lejos. El día a día con él es diferente. No hablo de odio, yo no odio a nadie. Lo que pasa que la gente, cuando criticas a alguien, pues ya te tachan de lo que sea. En este caso de antimourinhista. Y ni antimourinhista ni nada, es que el día a día con él estas tres temporadas ha sido agotador. Me refiero a las ruedas de prensa, viajes, a interpretar todo lo que dijera, a la tensión que vives durante ciertas comparecencias ante los medios… En ese sentido, el personaje es agotador. Eso no quita que yo me alegrara por esa Champions del Inter. Hubiera llorado igual ese día aunque no hubiese estado Mourinho. El fútbol son emociones, y quedarte agotada también es una. Pero me quedo con que ese momento fue uno de los más bonitos de mi vida, casi tanto como cuando Italia ganó el Mundial en Alemania. El del ‘82 yo no lo viví porque tenía tres años. Es como liberar toda la tensión.

zanetti-militoP: Dos de los héroes de aquella noche en Madrid han sufrido lesiones importantes esta temporada. ¿Podrán Diego Milito y, sobre todo, Zanetti a darle alegrías a la afición interista?

Zanetti es un hombre de club y se va quedar. Mientras permanezca allí y pueda aportar, me quedo tranquila. Es un tío honesto, con criterio, que no tiene maldad. Lo que hace es por el bien de un equipo en el que él encontró a una familia. Llegó en el ‘95 y se tiró diez años sin ganar nada, salvando una Copa de la Uefa. Pero es un tío del que no dudas. Y lo de Milito me dolió en el alma, porque es otro currante y no se merecería acabar su carrera así. Y menos después de esa Champions de 2010 y de esas noches goleadoras. Siempre me acordaré, contra el Bayern, de esa imagen de Milito corriendo con los brazos abiertos asemejándose un poco a Tardelli. Espero que vuelva, pero tiene 34 años y la que padece es una lesión grave. No sé qué hará en el futuro. Zanetti sí que tiene contrato para la temporada que viene y seguro que algún partido jugará, pero deseo que tanto él como Milito vuelvan para tener la despedida que se merecen.

P: ¿Qué tiene La Beneamata que le hace ser un club tan especial?

R: Eso mismo le pregunté a Zanetti en una entrevista hace un par de semanas. No sé qué tiene, la verdad. Quizás el sufrimiento que te hace vivir para bien o para mal, porque en el fondo el fútbol es eso. Yo siempre digo que es bonito sufrir por el fútbol. Mi familia es del Milan, pero cuando era pequeña yo estaba siempre con mis primos, que eran del Inter, y que me arrastraron a ese otro bando. Pero mi familia es del Milan y me he pasado 15 años sufriendo las bromas de todos.

P: El Inter tiene un poco ese aura de perdedor, de tenerlo todo a favor y en el último momento…

Si, bueno… Pero luego cuando lo comparan con el Atlético de Madrid… Al fin y al cabo el Inter tiene tres Copas de Europa y ha tenido equipazos como los de Fachetti, Corso, Suárez… Ha sido un equipo importante en la historia. Sí, tiene esa cosa que le hace sufrir temporadas como la de este año, que de repente pierde 16 partidos y se queda fuera de Europa. No te explicas cómo puede pasar eso, porque hasta hace tres años estaba celebrando un triplete o había ganado varias ligas seguidas con Mancini. El Inter tiene esa cosa de que toca fondo y luego vuelve a resurgir. Supongo que es eso lo que le hace tan diferente.

P: ¿Por qué crees que ha fracasado Stramaccioni? ¿Qué futuro le auguras a Mazzarri?

R: Stramaccioni ha fracasado porque no tiene equipo. Hay jugadores que juegan en el Inter que no sé muy bien qué pintan ahí. Es cierto que han sufrido 21 lesiones. Zanetti, por ejemplo, me contaba que no han podido jugar con el mismo once tres partidos seguidos. Pero creo que no hay que agarrarse a eso. Sencillamente no ha habido equipo. Sinceramente espero que a Mazzarri le fichen gente con nivel para reconstruir el proyecto, pero claro, sin competiciones europeas.

Lo dije el año pasado. Aprovecharía para hacer una limpia de ocho o diez jugadores que han terminado su ciclo allí. Lo siento mucho por Cambiasso, Chivu o Samuel, pero creo que habría que aprovechar el año que no estás en competición europea para darle más bola a la cantera —si es que hay alguien que valga algo— para tener un proyecto de fútbol. El Inter no lo tiene. Desde que se fue Mourinho ha sido una auténtica locura de cambio de entrenadores, de dar bandazos… Cuando se fue Mou, Moratti contactó con cuatro entrenadores que no tenían nada que ver. Creo que Stramaccioni ha pagado un poco eso. Me cuentan que es una persona muy preparada, que calcula muy bien los partidos y aceptó el reto. Pero evidentemente no ha salido bien.

P: ¿Te convence Mazzarri?

R: Me gusta mucho. Creo que hizo un trabajo extraordinario en el Napoli y quizás le va a venir bien no tener que trabajar con esa presión de jugar en Europa. Ahora, la presión la tendrá porque el Inter tendrá que volver el año que viene. Pero tengo mucha curiosidad sobre cómo va a construir el nuevo Inter.

P: Insigne, Verratti, Florenzi, El Shaarawy… ¿Estamos ante una generación italiana de campeones en ciernes?

R: Sí, sí lo estamos. No veo la hora de que llegue el Mundial porque Prandelli tiene un grupo de muy buenos jugadores. Sobre todo Insigne y Verratti. Tiene un buen grupo. No es cuestión de reconstruir, porque Italia llegó a la final de la Eurocopa por encima de las expectativas a pesar del resultado que consiguió ante España. Hacen falta ciertos retoques. Pirlo, si llega al Mundial, lo hará con 35 años. Ahí hay que empezar a reestructurar y Prandelli es la persona adecuada. Pero está claro que Insigne, Verratti, Florenzi y El Shaarawy van a ser el futuro de la Selección.

Vverratti e InsigneP: Pasamos de nuevo al periodismo. ¿Podríamos decir que Enric González llegaría a ser el Gianni Brera español?

R: Sí, pero más educado, creo (Risas). No me gusta demasiado hacer estas comparaciones porque Gianni Brera fue de otra época, pero Enric González tiene algo mágico que es la facilidad con la que cuenta las cosas. Desde el conflicto israelí hasta Berlusconi pasando por el Papa, Totti o Batistuta. Tiene esa capacidad de plasmar las cosas de una forma muy atractiva para el lector, esa capacidad de enganchar, de explicar las cosas bien sin hacerse demasiado lío. Lo que lees va de su cabeza al teclado y es un don, como el de Rodrigálvarez.

P: Nos decía Fran Guillén que a él le daba mucha rabia leer a Enric González porque lo cuenta tan fácil que parece que se puede hacer igual, pero luego no se puede.

R: Claro, no lo puedes hacer porque es un don. Me acuerdo de un perfil que Enric hizo de Trapattoni para el suplemento del año pasado de la Eurocopa. Lo leía y pensaba que para hacer exactamente lo mismo habría tardado un mes. Da rabia, pero es que es un don.

P: Te has declarado fan incondicional de sus historias del Calcio. ¿Te animarías con una especie de ‘Historias de la Liga’ bajo tu punto de vista?

R: Es un curro, ¿eh? No creo que podría hacerlo tan bien… (Risas)

P: ¿De quién surge la idea del hashtag #CenaLeyendazas?

R: #Leyendazas nace de una comida cada vez a la semana y de unas sobremesas larguísimas con gin-tonics hablando de fútbol con dos amigos que son más forofos que yo del fútbol italiano y de jugadores históricos. De repente un día, de sobremesa,  dijimos de hacer un estatuto de leyendazas para saber quién se merecería ser una leyendaza y quién no. Comenzamos siendo Javier Trinidad y Julio Suárez de laSexta y yo. Pero se fue ampliando y pasamos a ser muchos más. Planteamos además juntarnos un día y cenar. Y a otro compi de laSexta se le ocurrió que a esa cena fuéramos con camisetas de leyendazas. A partir de ahí, somos unos 20 ó 25 y cada dos o tres meses hacemos una cena con camisetas. Pero eso nace de la pasión por el fútbol que tenemos y de hablar de Totti, de Del Piero, de Giggs, de Beckham… en una sobremesa. Estos amigos míos son tan frikis que les preguntas una alineación, por ejemplo, de Estados Unidos de 1994 y te la dicen.

P: ¿Cuál es la camiseta a la que más cariño tienes?

R: Hay una camiseta que no llevé a #Leyendazas pero a la que tengo un especial cariño porque fue la primera camiseta del Inter que tuve con el patrocinador Misura con el nombre de Andreas Brehme. Yo tenía ocho años y la tengo todavía en casa. Tenía una especial admiración por Brehme, no me preguntes por qué… Pero fue la primera camiseta de fútbol que tuve.

P: No sólo de fútbol viven las #Leyendazas. Nibali, Valentino, Federer… ¿Fagocita el fútbol todo aquello que no tiene que ver con la pelota?

R: Bueno, es lo que te decía antes. Aquí todo es fútbol. Siempre lo he hablado con Juanma Castaño y más gente. ¿No se podría hacer un bloque de deporte con todo? Creo que es una cuestión de tradiciones y de costumbres. Quizás aquí no funcionaría. LaSexta sí que hace un bloque de deportes bastante más polideportivo. No sé si es por cuestión de tiempo o porque el fútbol es lo que más vende. Pero yo echo de menos un polideportivo. Cada vez que vuelvo a casa y veo los deportes de allí pienso: “Qué pasada”. Pero me imagino que es un poco como el producto al que acostumbras a la gente. Igual aquí de repente montan un informativo de media hora y el fútbol sólo son diez minutos y la gente lo deja de ver.

Yo he crecido viendo todo. Me levantaba en Pekín a las tres de la mañana a ver la natación, no me perdía un combate de esgrima, atletismo… no sólo fútbol. Pero bueno, me imagino que depende un poco de los gustos y del producto final que te venden.

P: ¿Te gusta mucho el ciclismo?

R: Me gusta mucho. Es que yo he crecido cuando yo tenía 12 ó 13 años, el Giro era en casa casi obligación. Es la ventaja de tener hermanos y sólo primos. Mi madre siempre me decía: “Las niñas normales juegan con las muñecas y tú estás aquí todo el día con…”. Pero cuando tienes ocho años lo que quieres es parecerte a tu hermano mayor. Yo me acuerdo en los Juegos Olímpicos de Atlanta en el ’96, que éramos muy forofos del voleibol. Éramos muy forofos de Italia. Además de que yo he jugado a vóleibol. Los partidos eran a las tres de la mañana e Italia siempre tenía esa cosa de que ganaba todo, pero nunca los juegos. Y me acuerdo que rompimos un armario. Eran las tres de la mañana y mi madre bajó y dijo: “¿Se puede saber qué estáis haciendo?”

Yo tengo una imagen de mi hermano mayor, que me lleva siete años, que era un forofo de Boris Becker y que veía sus partidos con una bolsa de hielo en el estomago para quitarse presión. Imagínate en qué ambiente. Él ponía los pósters de Becker en el salón de casa. Y yo le decía: “¿Qué haces con una bolsa de hielo?”. Y él me decía: “Es que no puedo con la tensión”. Y yo he crecido con eso, y por eso me he aficionado al deporte. Hemos visto ciclismo, vóleibol… y por supuesto fútbol. Tenemos en casa partidos grabados. Tenemos la final del Milan contra el Barcelona. El 4-0 en Atenas.

roberto-baggioP: Hemos leído que te encantaría entrevistar a Roberto Baggio. ¿Es el sueño que le queda por cumplir a Eleonora Giovio o hay alguno más?

R: Sueños hay muchos, pero entrevistas pendientes me falta la de Baggio. Pero es imposible. Llevo cuatro años y no hay manera. Me tendré que plantar un día en su casa. Luego es curioso, porque tú te haces una idea de un personaje y luego siempre tienes miedo a que te decepcione en una entrevista, porque por ejemplo Maldini no llegó a desilusionarme. Pero un tío que ha estado jugando al fútbol hasta los 40, luego hablas con él y a mí no me transmitió pasión por el fútbol. Y es curioso, porque tú te imaginas otra cosa. Pasión por el fútbol me transmitió Pirlo, Inzaghi, Cannavaro. Y él sí, fútbol, pero ahí se acababa. No llegó a ser una decepción, pero te imaginas a algunos y luego no es como lo imaginas. En cambio Del Piero fue tal como me lo imaginaba.

P: Dicen que Pirlo es muy reservado.

R: Pirlo tiene la fama de ser el ‘cachondo’ del grupo y yo me reí un montón con él porque parece un tío serio y tímido. Sin embargo, hace las bromas en el vestuario y es muy divertido. Le he entrevistado dos o tres veces y he soltado muchas carcajadas con él. He comprado ahora su libro, cuando me terminé el de Ancelotti me pondré con él, que acaba de salir la biografía.

P: ¿Qué es más duro, un centro del campo con Gargano, Mudingayi y Obi o un mitin electoral del Beppe Grillo?

R: El mitin electoral. He estado cabreada estos meses, porque yo lo vivía desde aquí. Y de hecho, en los votos de los italianos en el extranjero, Grillo sólo ha pillado un 10%. Yo lo vivía desde aquí, y de repente, cuando volví a Italia decía: “Pero estamos locos para votar a este hombre. Un tío que sólo se expresa insultando a la gente”. Yo entiendo el hartazgo, pero no tires tu voto. Y me di cuenta del poder que había llegado a ejercer cuando en marzo me fui a Italia una semana.

Yo aquí entró en la web de La Reppublica, pero no ves el telediario todos los días, no ves lo que está pasando realmente allí. Y me parece un maleducado que con esa categoría. Y ahora en las municipales ha perdido votos. Yo creo que sólo en Italia un personaje así puede llegar a tener tantos votos.

P: ¿Crees que será un fenómeno pasajero?

R: Sí, yo creo que sí. Ya está bajando un poco la intensidad, espero porque vamos…

P: ¿Qué sería más insufrible la vuelta de Ranieri al Inter o el regreso de Berlusconi?

R: Hombre… Más que la vuelta de Ranieri, yo diría que la de Benítez. Pero de Berlusconi, más que hablar de regreso, yo diría que siempre ha estado ahí. Nunca se ha ido. A Ranieri yo no lo recuerdo como el peor. Pero yo diría que Benítez, porque al pobre Gasperini no le dio tiempo.

P: ¿Cuál es el mejor Falso 9 que has visto nunca?

R: Yo soy ‘anti-falso 9’. No es que sea una farsa, es que me parece un anti-fútbol. Me gusta más la figura del delantero centro. Siempre tengo la duda entre Baggio y Totti en la mediapunta. Otra cosa del fútbol moderno. ¿Qué es esto del ‘falso 9’? Puntas de los de toda la vida: Rooney, Vieri, Lewandowski

P: ¿Un ‘falso 9’ poco conocido?

R: Yo creo que Marchisio va a triunfar. Pero tanto como decir ‘falso 9’…

02/06/2013

Más entrevistas:

– Karina Kvasniova (06/10/2012)

– Fran Guillén (20/10/2012)

– Nacho Labarga (04/11/2012)

– Fermín de la Calle (18/11/2012)

– Rubén Uría (02/12/2012)

– Susana Guasch (16/12/2012)

– Luis F. López (14/01/2013)

– Martí Perarnau (27/01/2013)

– Roberto Palomar (10/02/2013)

– José Manuel Díaz (24/02/2013)

– Gaby Ruiz (10/03/2013)

– Guillermo G. Uzquiano (24/03/2013)

– Roberto Hernández (06/04/2013)

-Petón (21/04/2013)

-Menottinto (05/05/2013)

-Nayim (12/05/2013)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s