Videla y el Mundial del horror

mundial-78ÁLVARO MÉNDEZ | Hace justo dos semanas el mundo despidió por la puerta trasera del infierno a uno de los mayores monstruos que han pisado la preciada tierra de Sudamérica. Al igual que Rumanía padeció a su Ceaucescu, Italia a su Mussolini y Chile a su Pinochet, Argentina se vio obligada a sufrir, entre 1976 y 1983, la que Human Rights Watch calificó como ‘la dictadura militar más cruel de América Latina’. Al frente durante su etapa más sangrienta, el difunto Jorge Rafael Videla.

“Bajo el signo de la paz declaro oficialmente inaugurado este onceavo Campeonato Mundial de Fútbol 78”. Así de vehemente —e incorrecto, todo hay que decirlo— se mostró el Comandante en Jefe al dar el pistoletazo de salida a la gran cita balompédica. La FIFA había premiado a Argentina a principios de la década de los 70 con la organización del Mundial. Sin embargo, en 1976 el Ejército se hizo con el poder tras un golpe de Estado. No había vuelta atrás.

La Junta Militar que regía el país con mano de hierro vio en el Mundial una oportunidad de oro para hacer bailar a toda Argentina al son del tango de la aparente normalidad. “Los argentinos somos derechos y humanos”, rezaban las pancartas y las calcomanías distribuidas por el Gobierno para unir a la afición bajo su paraguas de exposición. Sin embargo, el escaparate de tranquilidad y civismo que presentaba el régimen chocaba de frente con la cruda realidad. Mientras el balón giraba en los terrenos de juego, el terror se ejercía arbitrariamente en las calles. Y más aún tras el asesinato del general Actis, jefe del Ente Autárquico Mundial —el organismo creado por el régimen para organizar el Mundial—. Fue entonces cuando las desapariciones, las detenciones arbitrarias y las ejecuciones sumarias se convirtieron en el pan de cada día. ¿El objetivo? Acabar con los subversivos’, los enemigos de la nación. A menos de un kilómetro del Estadio Monumental, el ESMA —un campo de concentración urbano en el centro de Buenos Aires— se convirtió en el ejemplo más característico de lo que estaba sucediendo bajo las órdenes de Videla.

La ‘Albiceleste’, entretanto, cosechaba valiosas victorias y pasaba de ronda en ronda. No obstante, no todos los focos apuntaban siempre a los milagros bajo palos de Fillol, al Káiser’ Passarella o a los goles de Kempes. Durante el Mundial, las madres y abuelas de la Plaza de Mayo, aquellas almas que gritaban pidiendo la liberación de sus familiares, intentaban mostrar a la prensa extranjera sus propias experiencias, las torturas sufridas por los suyos, las desapariciones de sus hijos y nietos. Debajo de la Argentina que la Dictadura pretendía mostrar se encontraba todo un pueblo que agonizaba bajo las prácticas autoritarias de los generales.

Esta misma dicotomía libertad-dictadura se estaba viviendo en los banquillos del combinado nacional. A pesar de la continua utilización futbolística por parte de Videla y sus secuaces, el seleccionador César Luis Menotti se reunía a escondidas con altos cargos del Partido Comunista de Argentina después de las concentraciones. Con el paso de los años, muchos han criticado que un hombre de sus convicciones políticas ‘colaborara’ con el régimen dirigiendo la Selección, aunque bien es cierto que ‘El Flaco’ logró sacar a algunos disidentes de la cárcel y que escondió a algunos ‘subversivos’ en su propia casa.

A pesar de la inestabilidad interna que sufría el país, Argentina logró llegar a la final. El ‘cómo’ es un secreto a voces. Para lograr la clasificación, los de Menotti debían ganar al menos por 4-0 a Perú en el último partido de la segunda fase. Tal y como cuenta Simon Kuper en Fútbol contra el enemigo’, Lima recibió de Buenos Aires unas 35.000 toneladas de grano y armas, a lo que hay que sumar el desbloqueo de 50 millones de dólares en créditos a Perú. Finalmente los gauchos’ se impusieron por 6-0 en un choque sui géneris en el que el técnico blanquirrojo Marcos Calderón presentó un once cuando menos bizarro, con cuatro jugadores sin experiencia como titulares y un defensa como delantero. ¿Quién ha dicho ‘amaño’?

El último obstáculo en el camino, la Holanda de Ernst Happel. “Señores, así como el comandante arenga a su tropa antes del combate, así he querido hoy frente a ustedes a través de esta visita exhortarlos a que se sientan y sean realmente ganadores”. Quizás cada uno de los integrantes de La Albiceleste’ recordó en los instantes previos a la final las palabras que Videla les dedicó al comienzo del campeonato, cuando la gloria sólo era una quimera. Quién sabe. Finalmente los goles de Kempes y Bertoni dieron a Argentina su primer Mundial ante un público entregado —y dividido en mayor o menor grado— que por un momento se olvidó de quién carajo estaba manipulando sus vidas desde la Casa Rosada. La euforia se desató en el Monumental cuando Passarella alzó la deseada Copa al cielo bonaerense. A menos de mil metros, todo seguía igual en el ESMA.

30/05/2013

Anuncios

9 thoughts on “Videla y el Mundial del horror

  1. Pingback: Platini | Falso 9

  2. Pingback: Platini | Falso 9

  3. Pingback: Sobre la dorada redención de un angel caído | Falso 9

  4. Pingback: Sacarse los miedos | Falso 9

  5. Pingback: Quique Peinado: “Algunos dirigentes de medios deberían irse a la puta calle” | Falso 9

  6. Genial el artículo, aunque discrepo con lo de “la dictadura militar más cruel de América Latina’”. Aquí en Colombia durante los ocho años de Alvaro Uribe Velez(2002-2012), supuestamente siendo una democracia, desaparecieron entre 30.000 y 35.000 personas forzosamente, entre lideres indígenas, sindicalistas, periodistas, lideres sociales; falsos positivos de jóvenes de bajos recursos o habitantes de la calle, haciéndolos pasar como guerrilleros para que militares tuviesen remuneraciones; paramilitares, mucho de estas cosas se reflejan en el fútbol de nuestro “país”.

    • Muchas gracias por tu comentario, David. Sin duda alguna, el fútbol colombiano daría para un extenso monográfico, no sólo por sus vinculaciones con la política sino por el impresionante nivel de los últimos tiempos. ¡Un saludo!

  7. Grandísimo artículo. Enorme. No sé por qué, con la historia, parecen separarse u olvidarse los temas políticos y sociales que vienen inmersos dentro del fútbol, y cómo el deporte es terriblemente utilizado para tapar injusticias y aberraciones o manipular, hacer demagogia y demás. Es importante recordar estas cosas, aunque al pasar con una frecuencia tan espeluznante, algunas se pasan por alto.

    • Muchas gracias por tus elogios. En Falso 9 intentamos siempre dar un paso más y explicar todo lo que se esconde detrás del mundo que hace rodar la pelota. En algunos casos, como en el del Mundial de Argentina, no es por algo precisamente bueno. Estamos encantados de que te haya gustado. Nos seguimos leyendo. ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s