Gündogan, káiser y sultán

GundoganÁLVARO MÉNDEZ | Lo que en principio parecía una utopía estaba a punto de convertirse en realidad. A comienzos del siglo XVI, las tropas otomanas de Suleimán I el Magnífico se encontraban a las puertas de Viena, corazón del Sacro Imperio Romano Germánico. Durante 15 trágicos días, el Danubio azul se tiñó de rojo mientras los cristianos austriacos —con la inestimable ayuda militar del resto de reinos continentales— aguantaban los duros envites turcos. El futuro de Europa estaba en el aire. Finalmente, consiguieron expulsarles de la ciudad y, tras la derrota, al sultán Suleimán no le quedó otra que replegarse a Estambul. Mucho ha llovido desde el heroico sitio de Viena. Sin embargo, una nueva horda de futbolistas otomanos no sólo ha conseguido llegar a la capital de Austria sino conquistar también la vecina Alemania.

Podríamos decir que Özil constituye el mejor ejemplo de esa casta balompédica. Pero, para desgracia madridista, no es él quien ha logrado conducir a su equipo a toda una final de la Champions League. Por el contrario, Nuri SahinIlkay Gündogan sí puede presumir de ello. Especialmente, el segundo, la nueva perla de la Bundesliga. Líder en el campo, fuerte al corte, lleno de calidad y técnica, el jugador de padres turcos nacido en Gelsenkirchen es el escudero que todo técnico quisiera tener en su once. Que se lo digan al ecléctico Jürgen Klopp. De nada servirían los goles de Lewandowski, las asistencias de Götze y las carreras en banda de Reus y Blaszczykowski sin el trabajo y la consistencia en la medular del cerebro turco-germano. Y es que por su estado de forma pasan buena parte de las opciones del Borussia de Dortmund de cara a la finalísima continental ante el todopoderoso —y a priori favorito— Bayern de Múnich.

Al igual que el estelar mediapunta blanco, Gündogan y Sahin son también miembros de esa tercera generación de otomanos establecida en Alemania en busca de un futuro mejor. A pesar de que cada uno siguió los mandatos de su corazón y se inclinó por vestir una u otra elástica nacional, siempre habrá algo que les unirá de por vida. Porque el fenómeno de la inmigración turca en la nación teutona no es precisamente algo nuevo. A finales de la década de los 60, el país sufrió una importante crisis de mano de obra y el Gobierno abrió la puerta a trabajadores extranjeros. Con una Europa en claro auge, fueron —amén de los españoles— los eslavos y los turcos quienes vieron en Alemania una ocasión de oro.

Mientras la población anatólica en el país de la cerveza crecía, ambas naciones se convirtieron en estrechos colaboradores a nivel político y comercial. Tanto que el que fue Canciller germano durante siete años, Gerhard Schröder, se erigió en noble defensor de la integración de Turquía en la Unión Europea. Aunque a día de hoy la adhesión es una quimera, sí que podría suponer un punto de inflexión en la vida de los más de 2.600.000 otomanos que, como Gündogan, viven en la actualidad dentro de las fronteras alemanas. Sin embargo, puede que el destino le esté deparando un nuevo cambio de rumbo al polivalente centrocampista.

De todos es sabido que al Real Madrid siempre le ha gustado pescar en aquellos equipos que le han sometido a un humillante escarnio público. El propio Gündogan ha sonado como posible pareja —incluso recambio— de Xabi Alonso en el centro del campo merengue. El sustituto de Mourinho se encontraría así con una plantilla en la que figurarían Özil y Gündogan, dos guerreros con sangre otomana que hubiesen hecho relamerse al mismísimo Suleimán I el Magnífico.

La pasión turca ya se ha contagiado a toda Alemania. Falta saber si, finalmente, se instalará en Chamartín. Hagan sus apuestas.

23/05/2013

Anuncios

5 thoughts on “Gündogan, káiser y sultán

    • Efectivamente, Rulan, llevas razón. Y como en Falso 9 lo que prima es precisamente el rigor al que aludías, ya lo hemos corregido e incluso hemos hemos enriquecido nuestra historia con la incorporación de Nuri Sahin.

      Un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s