Guillermo G. Uzquiano: “No podría trabajar en un medio en el que me impusieran lo que tengo que decir”

entrevista guillermo uzquianoENTREVISTA A GUILLERMO G. UZQUIANO / Días después de nuestro encuentro con su compañero y amigo Gaby Ruiz, con la sillas todavía calientes y en el acogedor ambiente que sólo ‘la casa del fútbol’ es capaz de proporcionar, Guillermo García Uzquiano, el hombre a quien todos acuden en Canal+ cuando el balón se cuela en Alemania, nos recibe dispuesto a romper los mitos de un país que presume de estadios abarrotados y cuentas saneadas. Familiar en el trato y de una disciplina germana en lo profesional, le asaltamos para descubrir cuánto hay de razón en las palabras de Gary Lineker.

PREGUNTA: ¿En qué momento pasa Guillermo García Uzquiano de debutar con el Guadalajara en Tercera a ser un nombre de referencia en el periodismo deportivo?

RESPUESTA: De referencia no soy (risas). Lo de debutar con el Guadalajara es un recuerdo chulo. Yo jugaba en los juveniles y debuté con el primer equipo, pero me hice daño en la rodilla y lo tuve que acabar dejando. Entonces empecé a estudiar la carrera, que fue un poco al azar, porque no es que desde pequeño quisiera ser periodista. No tengo la obsesión declarada por contar las cosas que sí tienen otros compañeros. Me gustaba el fútbol y, como no podía ser futbolista, la manera más fácil de acercarme al él era la de ser periodista. Por eso no me veo de periodista de otra cosa que no sea de deportes. Me acerqué al periodismo exclusivamente por el fútbol.

Estudié la carrera, estuve un año de Erasmus en Italia y cuando volví, como no encontraba nada, me puse a estudiar otra carrera. Y así, siendo estudiante, pude empezar como becario en la web de Canal+. Entonces tuve la suerte de que las cosas no estuvieran tan mal como ahora; me contrataron primero por un año, en 2001, y luego como indefinido. Mi responsable era César Nanclares, que hacía, sobre todo, baloncesto, y él fue quien me presentó a Maldini (Julio Maldonado) y a la gente de fútbol. Empecé a comentar partidos estando todavía en la web. Me acuerdo que mi primer encuentro fue un Dinamo de Kiev-Lokomotiv de Moscú de previa de Champions (risas). Cuando ya hubo una vacante en Canal+, en enero de 2004, me cambié, pero fue un poco trasvase interno. Y a partir de ahí, como comencé a hacer fútbol internacional, me quedé en el grupo de Julio, Gaby Ruiz y compañía. Y hasta ahora.

P: Por lo visto comenzaste en Marca y en ABC, has colaborado en Onda Madrid y actualmente estás en Canal+. ¿Se puede decir que eres polivalente? ¿Es esa la base de un buen periodista?

R: Yo echo de menos no haber trabajado en más sitios. Porque veo mucha gente que con mi edad se ha movido más, ha estado en la radio, en prensa escrita, televisión… Y yo, como experiencia profesional real, sólo he tenido ésta. Las demás han sido como becario. Cuando estudiaba la carrera, en Marca hacía crónicas de equipos de Tercera división, que fue por así decirlo mi debut. Me iba al campo del Barajas o de otros pueblos de Madrid a ver partidos y escribía crónicas que luego en el papel eran tres líneas. Las alineaciones y poco más. Creo es que debe ser gradual. No puede ser que acabes la carrera y empieces a trabajar en un gran medio. Vienen muy bien las experiencias previas como becario o como colaborador en diferentes medios. En cuarto de carrera, también por la universidad, fui a ABC, donde conocí a gente con la que luego he seguido en contacto como Enrique Ortego, José Manuel Cuéllar o José Carlos Carabias. Para mí eran referentes y de ellos aprendí lo que es estar en una redacción, porque en Marca estaba fuera todo el tiempo. Allí hice una entrevista con Raúl, otra con Morientes, e iba a los entrenamientos de la Ciudad Deportiva. Vivir el ambiente de una redacción de deportes. Luego me vino la oportunidad de irme de Erasmus, además de que no me renovaron en ABC. Así que me fui y cuando volví empecé en plus.es. También he colaborado con Onda Madrid, con Sky Italia -porque mi mujer es italiana-, escribí en As durante un tiempo… Pero sí, la experiencia profesional ha sido en Canal +.

P: Si hacemos el ejercicio de adivinar qué colores te tiran más, resulta difícil. ¿Crees que el periodismo de bufanda y trinchera es el principal lastre de la profesión?

R: No sé si el principal lastre. Yo, desde luego, no me identifico nada con ese periodismo. Me parece además que quien lo hace, de alguna manera, es impostado. Prefiero no decir nombres porque yo respeto a todo el mundo, pero no comparto esa manera de hacer periodismo. Y me parece que es impostado porque alguno de esos periodistas antes han sido periodistas de otro tipo. Es decir, periodistas que hacen información seria y, de repente, deciden asumir un papel porque creen que así van a tener más repercusión o se va a vender más. Yo, evidentemente, tengo mis preferencias, pero es verdad que cuando se entra en el periodismo eso se aparca un poco. De pequeño era del equipo del que eran mis padres y me llevé berrinches; pero desde que entré en la profesión, me gusta el buen fútbol y sé valorar diferentes estilos. En Twitter mucha gente me insulta porque soy del Madrid, y al día siguiente porque soy del Barça, y al otro porque soy del Atleti… Lo que intento siempre es ser lo más respetuoso posible y valorar las distintas formas de entender el fútbol. A mí por ejemplo, me encanta el juego del Barcelona y eso no quiere decir ni que sea del Barcelona ni que lo deje de ser, pero hay que ser lo suficientemente objetivo como para saber que el fútbol que ha desplegado el Barça, con Guardiola sobre todo, en estos últimos años es el mejor. O el que a mí más me gusta.

P: Has incidido en un aspecto que resaltó Martí Perarnau, sobre que la objetividad no existe. Aun siendo así, ¿tú crees que la honestidad es la clave para esconder todas las emociones que genera algo tan pasional como el fútbol?

R: Sí, la honestidad es clave. A mí otra de las cosas que me dicen -porque con Twitter hay mucha mayor interacción entre público y periodista-, es que me acusan de formar parte de una campaña. Como trabajo en Prisa parece que tengo que defender unos intereses que para unos son del Madrid y para otros son del Barça. Porque claro, está de moda decir que en Prisa somos del Barça, cuando resulta que hace poco éramos todos del Madrid. Nunca sabes a qué atenerte y creo que lo mejor es no volverse loco con los comentarios de la gente. Si intento responder a alguien es porque me ha preguntado o comentado con respeto. Una de las cosas buenas que tengo es que aquí nadie nunca me ha impuesto nada y siempre he podido decir lo que yo he creído. Siempre. Tanto en la tele como en Twitter como en cualquier lado. Y eso es clave. A mí no me gustaría estar en un medio en el que me impusieran lo que tengo que decir. De hecho no sé si podría estar. Si no me quedan más narices, igual lo tendría que asumir, pero me siento muy afortunado por aquí nadie ni siquiera me ha dado un ‘consejo’ sobre lo que tengo que decir. Y por los comentarios que puedo poner en Twitter, ningún jefe mío me ha dicho ‘cuida éso cuida lo otro‘. Cuando he tenido que decir algo de Mourinho, como que sus formas no me gustan, o de otro equipo, lo he dicho libremente. Otro aspecto importante es que yo no tengo relación con jugadores, porque creo que muchas veces quien tiene relaciones directas está condicionado de alguna manera.  Si eres amigo de un jugador, de un presidente o de un entrenador, tienes cierto miedo a opinar mal de ese equipo. Me parece que es bueno hasta cierto punto que los periodistas tengamos la menor relación posible con los protagonistas de los que vamos a hablar, porque tengo dudas de que se pueda ser sincero u objetivo con alguien con quien compartas una relación personal.

P: Este tipo de amistades o relaciones, ¿crees que le hacen bien a la profesión o la vician?

R: Creo que tener amigos dentro de la profesión es bueno, porque puedes conseguir información privilegiada. Pero en este sentido tiene sus problemas, que es no poder ser lo justo que debas en tus críticas o comentarios que serías si, como es mi caso, no conoces a nadie. El único futbolista con el que he tenido una pequeñísima relación ha sido con Michu, porque vino aquí un día a una entrevista y se la hice yo, nos llevamos bien y nos cambiamos el móvil, pero no tengo contacto con él. De hecho, lo he evitado precisamente por eso, para poder juzgar mejor, aunque esté en Inglaterra. Tampoco es que me hayan sobrado oportunidades de estas al seguir ligas de fuera de España.

P: ¿Twitter intoxica o democratiza el mundo de la información?

R: Tiene su parte buena y su parte mala. Hay interacción con el público, pero tiene varios problemas. Se genera una competitividad entre los usuarios, ya sean incluso periodistas o deportistas, por ver quién tiene más seguidores. Otra desventaja es que hay que tener cuidado con el ego que eso pueda generar. Utilizado en su justa medida Twitter es una herramienta muy buena, porque tanto para aficionados como periodistas puede ser una buena ayuda para preparar un partido al venir muchas fuentes de información recogidas. Me creo mis listas si comento un partido de la Premier sobre temas relacionados y reagrupo. Igual que si comento el partido de algún equipo ruso, japonés o de donde sea.

P: Dejamos las redes sociales. ¿En qué medida te ha ayudado a completarte como persona y como profesional el haber vivido en ciudades como Bruselas, Siena o Milán?

R: Te aporta primero como persona. Te hace crecer y madurar. Tienes que buscarte la vida lejos de tu familia, aprendes un idioma y, desde luego, te enriqueces culturalmente conociendo gente de otros países. Y profesionalmente igual. Yo acabé la carrera, me eché una novia, me fui a vivir a Milán y allí no iba a encontrar nada de periodismo porque trabajar en un idioma distinto al tuyo es muy difícil. Yo hablaba bien italiano, pero una cosa es hablarlo y otra trabajar. Así que empecé con los trabajos que pude. Estuve en una agencia de viajes online, en una agencia inmobiliaria para estudiantes y, si hubiese tenido la oportunidad de hacerlo en el periodismo, lo hubiese agradecido. Todo enriquece. La experiencia en el extranjero, tanto personal como laboralmente, la aconsejo al 100 por cien.

P: ¿Cómo es posible que el fútbol teutón haya estado tan estigmatizado cuando históricamente ha tenido a jugadores talentosos como Netzer, Overath, Scholl o Hässler?

R: La Selección alemana sí que ha sido siempre bien considerada. Llega un Mundial o una Eurocopa y todos ponemos la ponemos entre las favoritas. Es verdad que la Bundesliga tuvo su momento bueno en la época de los 70, cuando el Bayern ganó varias Copas de Europa y había equipos muy importantes como el Mönchenglabdach o el Hamburgo, pero que luego ha pasado un período un poco más bajo, porque, además, los mejores futbolistas alemanes salían al extranjero. Es la época de Andreas Brehme; de Klinsmann, que se fue a Italia y luego a Inglaterra; de Matthäus… Los mejores jugadores de esa etapa preferían irse a ligas más pujantes en ese momento, como Italia o Inglaterra. Pero sí, la Liga alemana ha pasado por épocas más bajas por una serie de aspectos que se han mejorado en la actualidad.

tumblr_lspgucorEl1qfxktpo1_1280

P: Volviendo a la Mannschaft, ¿crees que Joachim Löw ha recuperado ese espíritu de juego de Helmut Schön que parecía haberse perdido en los 90 y principios de la década pasada?

R: Löw ha implantado un estilo de fútbol nuevo en Alemania. Creo que imitando el modelo español que tantos buenos resultados ha dado y que está siendo imitado en todo el mundo. Alemania se ha encontrado una generación de jugadores talentosos por lo bien que han trabajado con las canteras, entre otras cosas. Han salido jugadores distintos al prototipo habitual de jugador alemán. Hubo nombres como Hässler u Olaf Thon, que eran jugadores bajitos, pero es verdad que el prototipo, no sólo en defensa, es del estilo de Michael Ballack, por ejemplo, como referencia estos últimos años. Al igual que Effenberg o Basler. Esta generación que ha salido ahora, encabezada por Özil, sobre todo, ha tenido su continuidad en jugadores como Reus o Götze, y por eso Löw ha tenido el acierto de construir una base en la Selección con ese tipo de futbolistas, predominando el aspecto técnico más que el físico.

P: Özil, Khedira, Boateng. ¿En qué medida crees que afecta la mezcla de culturas al asombro mundial que la Selección alemana ha generado desde el Mundial que organizó?

R: Desde luego influye. Hace poco leí un reportaje sobre las canteras en Alemania, donde se está trabajando muy bien, remarco. Hay mucha inmigración allí, sobre todo turca, y eso se está aprovechando bien. Leí que había una especie de programa para convencerles de que jugaran con las categorías inferiores de Alemania. Unos aceptaron y otros prefirieron jugar con Turquía, pero esa parte que ha dicho ‘sí’ ha provocado de algún modo que haya cambiado ese prototipo físico de jugador alemán al haber llegado futbolistas de otros países o continentes. No cuento a los polacos,  a los Klose o Podolski, porque Polonia siempre ha tenido una vinculación estrecha con Alemania.

1611262_w2

P: ¿Qué les falta a todos esos activos, más los Schürrle, Holtby, Ter Stegen o Draxler, para que se vuelva a cumplir aquello de que “el fútbol es un juego de once contra once en el que siempre gana Alemania”?

R: En los últimos años esa máxima no se ha cumplido porque en frente estaba España, que les ganó la final de 2008 en la Eurocopa y que les eliminó en el Mundial de 2010. Pero no están tan lejos de esa frase, porque están llegando a las últimas rondas de todos los campeonatos.

P: Fijándonos ya más en la Bundesliga. Estadios llenos, clubes saneados, producto rentable, entradas a precio asequible… ¿Tiene capacidad esta competición para lograr el trono de ‘mejor liga del mundo’?

R: En cuanto a cuestiones económicas y patrocinio la liga más importante es la inglesa. Están por encima del resto, incluso de la nuestra. La española sí que me parece la de mayor calidad técnica, la italiana está un poco devaluada y la alemana es la liga creciente y pujante. Están haciendo muy bien las cosas con las canteras, con la modernización de, prácticamente, todos los estadios a raíz del Mundial de 2006, con no gastar más de lo que tienen… Están siguiendo las directrices adecuadas para convertirse en la liga más importante o estar entre las dos o tres principales. De hecho, creo que ya es la tercera en cuanto a números. Pero sí que opino que la Bundesliga tiene un déficit importante de fútbol. Aparte del Bayern de Múnich y del Borussia Dortmund, los equipos medios que pueden aspirar a la Champions todavía no son conjuntos de una entidad importante como para competir con los grandes de Europa. Por números, la Bundesliga se ha merecido adelantar en el ranking UEFA a Italia, pero al final te pones a mirar quién va a quedar cuarto este año en la Liga alemana y ves que es el Friburgo, el Eintracht o el Mainz. O, si llegan, el Hamburgo o el Schalke. El año pasado el cuarto fue el Mönchengladbach y perdió en la fase previa de la Champions. Ahora mismo en Italia se quedarían fuera Inter, Milan, Roma o Fiorentina, menos organizados pero con un nivel superior a los de Alemania . Sólo hay que fijarse en la ida de la eliminatoria del Milan contra el Barça. Les cuesta el día a día, pero los equipos italianos al final tienen un gen, una experiencia en Europa que, hoy por hoy, todavía es superior a los alemanes.

P: ¿Crees que la Bundesliga sería un ejemplo a seguir en cuanto a derechos televisivos por ligas como la española, donde están tan polarizados?

R: Debería. Por lo que he leído y escuchado, en Alemania está mejor organizado todo el tema de los derechos que en ningún sitio, hasta que en Inglaterra. Repito, en Alemania gastan lo que tienen y reparten más los derechos. Tampoco digo que tenga que ser ese reparto equitativo, porque no sería justo. Si hay más gente que quiera ver por televisión al Bayern o al Borussia, entiendo que sea normal y justo que éstos reciban más por los derechos televisivos.

P: ¿Opinas que todo ese compendio de factores ha tenido que ver en la decisión de Guardiola de decantarse por el Bayern?

R: Sí lo creo. En el mismo momento en el que se anunció la noticia, me sorprendió bastante, como a todo el mundo. Pero luego, pensándolo bien, entendí la decisión de Guardiola. Primero, porque es un entrenador joven y su sueño declarado de ir a la Premier lo puede dejar para más adelante; y, segundo, porque se trata de un club muy bien organizado, más allá de que la Bundesliga también lo sea. Él ha primado ir a un club serio, donde están trabajando ex jugadores del mismo y donde sabe que no va a tener problemas de ningún tipo. Sinceramente, yo no me lo imaginaba en el Manchester City, que era donde todo el mundo creía que iba a ir por estar Ferrán Soriano y Txiki Begiristain. Y tampoco le veía en el Chelsea, porque no le imagino trabajando con un magnate, que en cualquier momento tiene un cruce de cables y le eche o se vaya él. Para eso Guardiola es un entrenador serio, que va a un club con experiencia en Europa y donde lo puede tener todo controlado. Es verdad que yo le veía en Inglaterra, pero la apuesta por el Bayern la entiendo.

guardiola-tecnico

P: ¿Y no puede chocar su personalidad con la de Balones de Oro como Gerd Müller, Beckenbauer o Rumennigge?

R: Como siempre, todo dependerá de los resultados. Si las cosas van bien, no van a chocar, y si las cosas van mal, sí. Es normal que exista el riesgo. Pero también chocaría con Abramovich o con el jeque del City. En este caso, es más difícil que eso suceda al tratarse de una estructura seria y bien organizada como es el Bayern de Múnich, donde cada uno tiene muy claro su papel. Una estructura clara y muy jerarquizada, no como un Chelsea o un City, donde todo depende de los caprichos del dueño.

P: Entonces, como le sucedió a Jaime cuando en 2002 cambió el Deportivo por el Hannover, ¿crees que no tardará en adaptarse?

R: Le auguro una rápida adaptación porque, lo primero, yo le tengo una gran admiración como entrenador y como persona. Me consta que está aprendiendo alemán, que es algo que muchas veces infravaloramos. Estuve en la final de la Champions de Roma, el 2-0 ante el Manchester, y me sorprendió ver a Guardiola en la rueda de prensa posterior escuchar atentamente al interlocutor y responderle en su idioma, aunque no lo manejara del todo. Si le hacían dos preguntas y no se acordaba de la segunda pedía que se la volvieran a hacer. ¡Se involucraba en una rueda de prensa cuando acababa de ganar una Copa de Europa! Intentaba mirarte a los ojos al responderte, que parece la cosa más normal del mundo pero que no es lo habitual en este mundo, por desgracia. Y te contestaba a lo que habías preguntado, no a lo que él quería responder. Me pareció muy profesional. El día que llegue a Múnich intentará hablar con todo el mundo en alemán y seguro que desde diciembre, cuando firmó, ha estado siguiendo de forma exhaustiva lo que es el Bayern. Tendrá una buena aclimatación.

P: ¿Piensas que prescindirá de Robben?

R: (Duda) No sé… A mí es que Robben me parece un gran jugador. Cuando está en forma es de los tres jugadores más desequilibrantes del mundo. Posiblemente el más desequilibrante después de Cristiano Ronaldo y Messi. Cuando está en forma, porque como ya se sabe, está así pocas veces. Pero sí, lo más lógico es que prescindiera de él por ese carácter que tiene, por no saber asumir bien el banquillo. Pero se está especulando sobre muchas hipótesis en torno a Guardiola por haber firmado tan pronto. ¿Fichar a Lewandowski? Mario Gomez seguirá, entiendo. Mandzukic ha llegado recientemente y es titular. Pero Guardiola jugaba en el Barça con falso 9. Y vemos que ya tiene a dos delanteros en el equipo, tres si contamos a Pizarro, y van a fichar a uno más. Son todo conjeturas. Aunque sí me atrevo a decir que su primera preocupación tiene que ser fichar a un central. Porque el Bayern en los últimos años, incluido éste pese al fichaje de Dante, creo que donde más falla es en la defensa. A pesar de su racha espectacular de pocos goles en contra esta temporada en la liga. Si ves sus líneas, el equipo tiene muy bien cubierta la delantera y el centro del campo, incluso los laterales, pero en el apartado de centrales, los cuatro que tiene, flaquean más.

P: Además, Badstuber volverá de una lesión importante…

R: Badstuber ha tenido una lesión importante y los demás no digo que sean malos centrales, pero no están al nivel del resto del equipo. Aparte de un equipazo, con todo el dinero que parece tener el Bayern, su prioridad absoluta es fichar a un central.

P: Con lo de Guardiola, sumado a la presencia de Carvajal o Javi Martínez, ¿cuál es el futuro que le auguras a los españoles en la Bundesliga?

R: A mí me parece una liga un poco inhóspita para un jugador español. Pienso que se aclimatan mejor a la Premier. Es lo que pasaba con la Liga italiana, no han triunfado mucho los jugadores españoles allí. La Liga inglesa es más abierta, menos táctica, y por eso hay jugadores de talento como los nuestros, véase Cazorla, Silva o Mata, que se adaptan muy rápido y pasan a ser los líderes de los equipos. En Alemania está por ver que un gran jugador español triunfe. Javi Martínez, por ejemplo, creo que no está haciendo una buena temporada. Se habla de aclimatarse, pero también se tenía que aclimatar Cazorla a Inglaterra y mira cómo está jugando. Quizá también influya bastante el idioma… Si yo fuera futbolista, preferiría mil veces ir a la Premier que a la Bundesliga. Porque hace frío, porque hay campos muy pequeños y porque el futbolista español seguramente no esté tan bien considerado como en Inglaterra. No digo que esté mal considerado, porque Javi Martínez ha llegado, es titular y seguro que ha sido bien aceptado por el vestuario. Pero sigue siendo un reto.

882750-14828773-640-360

P: Aparte de Robben, ¿cuáles son para ti el jugador y el entrenador alejados de los focos mediáticos más estimulantes de la Bundesliga?

R: Es fácil decir Klopp, que sería a la Bundesliga lo que Joachim Löw a la Selección, alguien que ha planteado cosas distintas, un fútbol atrevido. (Resopla y reflexiona) Últimamente me ha tocado comentar un par de partidos del Augsburgo, un equipo que va antepenúltimo en la tabla y que juega sorprendentemente bien. De hecho, yo diría que se salva. Ha fichado a un coreano del Sunderland, Ji, que es buen jugador. Entre él, Koo, que es otro coreano, y Sascha Mölders, un buen delantero, creo que sí, que tienen opciones de salvarse. Y pensándolo bien, me viene a la mente el entrenador de Mainz, Thomas Tuchel, que sustituyó a Klopp en su día y es un técnico joven, también muy extrovertido que creo que será el próximo en dar el salto a un grande.

P: Ha salido hace un poco un libro sobre el portero Robert Enke, que se suicidó. ¿Qué crees que le condujo a tomar esa decisión?

R: El suicidio es algo tan personal… Me imagino que influirían cosas personales, a parte de las profesionales. En el ámbito profesional, pese a volver luego a Alemania y demás, el haber estado en un equipo grande y no haber llegado a triunfar puede provocar una depresión fuerte. Sentirte capaz de conseguir el sueño de toda una vida como es jugar en un equipo grande y no llegar a lograrlo del todo. Todo eso mezclado con aspectos personales. Ojalá que no pase nunca más, pero puede acabar degenerando en situaciones tan trágicas como un suicidio. Aunque quiero pensar que el fútbol todavía es un juego y que los profesionales tienen bien claro qué es el fútbol y qué es su vida personal. En el caso de Enke entiendo que tuvo que ser un aspecto más personal que otra cosa.

P: Por quitarle un poco de hierro a la cuestión anterior, ¿qué es más duro: el chándal de Klopp o tener que escuchar a Felipe Martín hablar sobre el delantero burkinés del Augsburgo?

R: (Risas) Es mucho más duro escuchar a Felipe Martín. Sobre todo porque lo dice porque lo sabe. En realidad, lo que se siente es envidia. Él ve mucho fútbol, sabe mucho y de vez en cuando nos sorprende con esas salidas, como es hablar de un jugador que yo, por ejemplo, no conozco. Es un crack. La verdad es que siendo periodista, o incluso aficionado, no llegamos a todo cuando hacemos los programas de los sábados y los domingos. Por suerte o por desgracia hacemos los resúmenes de las ligas más importantes. Y luego nos preguntan sobre un delantero de Costa Rica que ha fichado el Betis. No vamos a mentir, no podemos llegar a todo. Cuando hay competiciones de madrugada como la Copa Libertadores, el Sudamericano sub 20 o la Copa de África, no las podemos seguir como nos gustaría, porque ya vemos mucho fútbol aquí y de vez en cuando creo que es bueno desconectar y tener otra vida. Yo ahora tengo dos niños pequeños y me tengo que dedicar a ellos. Aparte de que es bueno tener otras aficiones: ir a cine, leer un libro o ver una serie en casa, porque si no, es muy agobiante.

P: ¿Cuál es el recuerdo más especial que tienes relacionado con el fútbol alemán?

R: Normalmente, cuando me preguntan por recuerdos personales, tiro de una parte gratificante de nuestro trabajo que son los reportajes que salimos a grabar para ‘Fiebre Maldini’. Son las vivencias más personales, porque el resto del tiempo lo pasamos aquí. Estuve en Alemania haciendo reportajes antes del Mundial sobre los estadios, pero hay una experiencia que recuerdo. Estuve en Múnich haciendo reportajes antes de un Madrid-Bayern, y el más bonito fue cuando visité a Schwarzenbeck, que fue quien metió el gol en la final contra el Atleti, ese que provocó un segundo partido de desempate en el que ya goleó el Bayern. Y la curiosidad es que este hombre trabaja ahora en un estanco. Se compró un estanco y él está detrás del mostrador vendiendo tabaco a la gente que pasa por allí cuando no puede su hija. Un jugador que metió un gol en una final de Copa de Europa que permitió a su equipo jugar el replay y ganarla, ahora trabaja de estanquero…

P: ¿Cuál es el mejor falso 9 que hayas visto nunca?

R: Fábregas, porque es el más reciente, el que más viene a la cabeza y porque, además, ha sido el primer falso 9  de España en su primer, que no último, Mundial.

cesc11

P: ¿Alguno histórico?

R: En Italia muchos mediapuntas han acabado jugando de delanteros. Pero siempre con otro delantero por delante. No es un mediapunta y dos delanteros como antes, sino que era gente como Baggio en su última etapa, Del Piero, Totti, Giovinco… Pero me quedo con Di Stéfano. Por lo que he leído, porque no le he visto jugar. Marcaba mucho y llevaba el 9 a la espalda, pero retrasaba mucho su posición.

P: ¿Y algún falso 9 de tu propia cosecha?

R: Michu es un buen ejemplo. Pero no es fácil encontrar a uno. Tiene que ser un centrocampista con mucha llegada. Raúl García, del Atleti, podría ser otro buen ejemplo.

24/03/2013

Más entrevistas:

– Karina Kvasniova (6/10/2012)

– Fran Guillén (20/10/2012)

– Nacho Labarga (4/11/2012)

– Fermín de la Calle (18/11/2012)

– Rubén Uría (2/12/2012)

– Susana Guasch (16/12/2012)

– Luis F. López (14/01/2013)

– Martí Perarnau (27/01/2013)

-Roberto Palomar (10/02/2013)

-José Manuel Díaz (24/02/2013)

-Gaby Ruiz (10/03/2013)

23 thoughts on “Guillermo G. Uzquiano: “No podría trabajar en un medio en el que me impusieran lo que tengo que decir”

  1. Pingback: Diego Torres: “El éxito le ha dado a Mourinho miedo al fracaso” | Falso 9

  2. Pingback: Juan Tallón: “Futre corriendo es mi recuerdo más salvaje y feliz del Atlético” | Falso 9

  3. Pingback: Antón Meana: “El fútbol no necesita a José Mourinho” | Falso 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s