Frank Lampard and the Fulham Road Band

lampard_recortada

SERGIO MENÉNDEZ | Cuenta la leyenda que todo viene por una oferta desinteresada a cargo de la señora Sancious. Una mujer piadosa, residente de Belmar, Nueva Jersey, cansada ya de ver a David y sus cuatro amigos deambular por las calles con los instrumentos a cuestas, pero sin rumbo fijo. Casi dos años juntos y no habían sido capaces siquiera de hallar un nombre para la formación. Normal, por otro lado, cuando por no tener carecían incluso de un sitio donde ensayar, rutina que toda banda requiere si pretende ganarse la vida con su música. De lo contrario, las ganas de marcar una época y un talento desbordante se irían junto a su prometedor futuro río abajo por el Hudson.

Garry Tallent, Clarence Clemons, Danny Federici, Vini López y el propio David Sancious lo sabían. Por eso no dudaron cuando la madre de éste último les propuso hacerles un hueco en el garaje de su casa en el número 1107 de E Street, próxima a la confluencia con la 10th Avenue,  para que practicaran un rato todas las tardes después de clase. Y fue así, sin comerlo ni beberlo prácticamente, un día cualquiera de septiembre de 1974, entre el polvo almacenado sobre un fuerte de periódicos atrasados y varias cajas de cartón agrietadas por la humedad reinante, que surgió una de las bandas más emblemáticas del rock, sinónimo de un nuevo modo de entender la sociedad en su conjunto, fuente de inspiración para toda una hornada de jóvenes artistas entre los que emergió la figura de un recién llegado, epígono de la generación, cuyo estilo y personalidad le hicieron acreedor de un título distintivo frente a los demás. Sobran las palabras: Bruce Springsteen,The Boss’. Historia viva.

Los viejos rockeros están de moda. No sólo en la música, que el fútbol cuenta también con los suyos propios. Natural también de Nueva Jersey, mientras Bon Jovi nos sorprendía hace tan sólo unas horas vendiendo 30.000 entradas para el concierto que se celebrará el próximo junio en Madrid, seguían llegando a oídos del aficionado español los ecos de una gesta que el pasado domingo hizo temblar los récords absolutos de una institución centenaria como es el Chelsea F.C., después de que Frank Lampard consiguiera su gol número 200 con la elástica blue, quedándose a sólo dos tantos de igualar la marca de Bobby Tambling, que hoy sigue siendo el máximo anotador del club londinense.

No deja de ser caprichoso que Lampard alcanzara semejante cifra de goles frente al West Ham, el equipo que le ofreció su primer contrato como profesional y en el que militó un total de siete campañas, incluyendo una temporada cedido en el Swansea que actualmente lidera Michu. En 2001 el Chelsea se hizo con los servicios del jugador tras el desembolso de 11 millones de libras en lo que supone, junto a la contratación del inamovible John Terry, en una de las operaciones más rentables llevadas a cabo por el club en lo que va de siglo. Únicamente hubo que esperar unos pocos partidos tras su debut contra el Newcastle en Stamford Bridge para darse cuenta de que, al igual que Springsteen, ese muchacho tenía un aura especial, la madera de líder que se necesita para conquistar tres Premier League, cuatro FA Cup, dos Copas de la Liga y otras tantas Community Shield, amén de una Liga de Campeones y un Balón de Plata, entre otros.

Curioso álter ego, ¿no? A él, que todavía le paran cuando pasea por Fulham Road porque lo confunden con Matt Bellamy, que aún conserva la forma y la ambición para seguir rindiendo al máximo nivel, se ha convertido a sus 34 años en un viejo rockero. Más vale darse prisa entonces en lograr ese par de goles que faltan para cerrar el círculo. Puede que si lo deja para la temporada que viene sea demasiado tarde. Nadie le ha llamado hasta el momento para decirle que cuentan con su presencia para la próxima gira. Ahora más que nunca toca demostrar que de verdad ha nacido para correr.

20/03/2012 

Anuncios

8 thoughts on “Frank Lampard and the Fulham Road Band

  1. Pingback: Exilios de cartón | Falso 9

  2. Pingback: El final de GH13 | Falso 9

  3. Pingback: El Mourinho del Palmeral | Falso 9

  4. Pingback: Show must go on! | Falso 9

  5. Pingback: Con “D” de “Disco” | Falso 9

  6. Pingback: Wembley crown, Spain prawn | Falso 9

  7. Pingback: Bocatto di Cardinale | Falso 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s