Fran Mérida, el príncipe desheredado

Fran MéridaCualquier historia que se precie tiene que tener entre sus condicionantes la derrota para hacer acopio del éxito. Hasta la fecha, nadie ha conseguido que todo el mundo gane, que la riqueza se reparta equitativamente entre la totalidad de una sociedad, que la sonrisa no se rodee de lágrimas para conseguir salir en la foto o que el oro no someta por el camino a varios de sus adversarios. Y no lo ha conseguido, porque al mismo tiempo que jugadores como Pinto caen en el mejor Barça de la historia fruto del devenir de acontecimientos favorables; otros como Fran Mérida son desheredados de todo reino donde hayan podido aspirar a ocupar el trono.

No obstante, lo acontecido en el caso del que muchos catalogaron como el futuro Cesc” no es una excepción. La lista de aspirantes al cielo introduce nombres con la misma rapidez con que los deriva a los infiernos: Robinho, Giovani dos Santos, Diarra o Portillo son algunos; pero no los únicos. Sin embargo, el caso de Fran es particular por la precocidad con que despuntó en el fútbol y por la premura con la que ha bajado los brazos en busca de un futuro alejado de lo que podía albergar su porvenir.

Otros, como es el caso de su compañero de generación Bojan Krkic, se resistieron a dejar el Barça y, cuando lo hicieron, fue para intentar triunfar en equipos de primer nivel. Primero, avalado por Luis Enrique en la Roma, y ahora en el Milan. Y lo mismo le ocurre a Jonathan dos Santos, que ha rechazado ofertas de varios clubes intentando pervivir en la entidad blaugrana.

Sin embargo, Mérida, con tan sólo 22 años ha cogido las maletas y ha depositado sus sueños en la Liga brasileña fichando por el Atlético Paranaense. Una situación que no le es ajena. Ya con 16 años, y tras ocho temporadas en La Masía, cogió las maletas rumbo a Londres para militar en un Arsenal donde Cesc ya estaba empezando a despuntar. Y, como no podía ser de otra forma, se le empezó a comparar con el que era el director de juego de los gunners.

Fue el segundo reino que le incitó a subir al firmamento tras la entidad blaugrana. No obstante, no respondió a las expectativas y volvió a hacer las maletas, que desde entonces no pararon de conocer aeropuertos. Después de Barcelona y Arsenal, el joven centrocampista ha conocido otros cuatro clubes: Real Sociedad, Atlético de Madrid, Sporting de Braga y Hércules, antes de decantarse por seguir su carrera en Brasil.

De los seis clubes en los que ha militado, tres le ofrecieron un reino en el que poder gobernar. Sin embargo, le desheredaron por falta de calidad. No dejaron que les cegaran las expectativas de un joven que parecía dispuesto a ascender al trono a una velocidad de vértigo y, finalmente, ha cambiado en busca de volver a ser el que decían que era. El que Wenger catalogó como “un jugador con mucha magia”. Una magia que ahora tendrá la oportunidad de lucir en la Liga brasileña, seguramente, una de las más propicias para recuperar aquellos destellos que le tuvieron tan cerca de aspirar a la corona.

18/02/13

Anuncios

One thought on “Fran Mérida, el príncipe desheredado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s