Contexto Simeone

2011122014simeone-dentroFIRMA DE INMACULADA LANGA | “Cualquier meta, no importa lo grande que sea, puede lograrse si la partes en suficientes pedazos pequeños“. Henry Ford.

Partido a partido. Así le gusta hacer las cosas a Diego Pablo. Pasional, con garra y maniático del orden, siempre usa la misma camisa en cada encuentro. Vive el presente y sabe mejor que nadie que el trabajo más difícil es el más gratificante.

Se fue, construyó su carrera y volvió. Hizo realidad un sueño esperando, reflexionando y teniendo paciencia. Los indios nunca olvidaron hacerle sentir que tenía las puertas de su casa abiertas, porque al Calderón le gusta la gente que emociona. Un amor recíproco que le eleva a la categoría de héroe, porque la de ídolo se le quedó corta. Sin duda, no existe otro como él para reafirmar al aficionado colchonero que es distinto al resto.

Ha penetrado en la piel, el alma y el corazón de los atléticos. Porque este hincha es especial y, más allá de ganar o perder, quiere ver una dedicación absoluta. La elástica rojiblanca hay que sudarla; ese escudo y esos colores a rayas pesan demasiado.

Romper récords lleva un gran trabajo detrás, como lo es hacer grupo. Porque sin grupo, no hay equipo. Equipo al que desde el banquillo ha hecho creer en una misma idea: la fuerza está en el corazón y en la cabeza de cada uno; y si esos latidos y esa mente están unidos, todo es posible.

Junto a otro que conoce la casa como pocos, Germán Burgos, su mano derecha, Simeone ha devuelto la gloria al Atlético a pesar de los errores y las decisiones jodidas que han puesto en entredicho, en algún que otro momento, el devenir del club del Manzanares. Ambos son los artífices de hacer recordar al mundo que el Atleti representa otros valores, muy suyos y muy propios, sin punto de comparación con el resto de clubes.

El fútbol es entusiasmo, y al hincha atlético hay que darle pasión, permanencia y entrega”. Y él lo hace posible gracias a su capacidad expositiva, potenciando cada día el espíritu de superación y echándole corazón (y otro par de cosas).

Es una realidad que el cholismo es una experiencia religiosa. Simeone se ha convertido en el emblema de un club cuya carismática filosofía hace permanente gala de sus aficionados: fieles seguidores cortados por un mismo patrón; presentes, sobre todo, en los malos momentos; y que por su forma de ver la vida, parecen estar hechos de otra pasta.

La ribera del Manzanares, sabedora de que la camiseta del anfitrión “vale por dos” no corea, sino ruge su nombre en cada encuentro. Estrella del equipo y culpable de las últimas alegrías rojiblancas, su personalidad de ganador nato le hace intuir que se verá alguna vez más las caras con un íntimo amigo que, sobre imperiosos caballos blancos, surca los mares tridente en mano. Y es que es ésta, y no otra, su forma de agradecer a la grada el dejarse la garganta a la orilla del río.

Ser del Atlético de Madrid es otra manera de sentir. Porque lo realmente bueno nunca ha sido fácil.

Inmaculada Langa fue periodista, entre otros medios, de Radio Marca.

17/02/2013

Anuncios

21 thoughts on “Contexto Simeone

  1. Pingback: Barral, tirando a matar | Falso 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s