Ministro Kaladze

kakha-kaladze-wallpaper-4ÁLVARO MÉNDEZ | Cuando todavía estaba cultivando su habilidad para el corte y el marcaje en los terrenos de juego del fútbol patrio, Kahka Kaladze soñaba con jugar en Europa. El joven georgiano se hizo un hueco en el once titular del Dínamo de Tbilisi en un país desolado tras la barbarie de una guerra civil mientras en Italia un menudo pero aguerrido zaguero conducía al Milan a la gloria. Sin lugar a duda, no existía mejor ejemplo a seguir que el mítico Franco Baresi. ¡Quién le iba a decir a Kaladze que años después compartiría la cotizada demarcación de defensa milanista con Maldini y Nesta, dos de los discípulos del Piscinin!

Ahora, ogulloso, puede alzar las dos manos con vehemencia atreviéndose a decir: “Éstas son mis credenciales”. Y no es para menos. Kaladze es de los pocos deportistas georgianos —si no el único— que puede presumir de haber hecho historia fuera de las fronteras de su país. De ahí el gesto de sus diez falanges mirando al cielo, una por cada título logrado con dos de los Grandes —con mayúsculas— del balompié continental. Un par de Champions, un Scudetto, dos Copas de Italia con los Rossoneri y seis torneos ucranianos con la elástica del Dínamo de Kiev para conformar un palmarés tan espectacular como inusual en un jugador nacido al sur del inhóspito Cáucaso.

Pero no todo han sido luces y champán en su vida. En 2001, tras su llegada a San Siro, le llegó la horrible noticia de que su hermano Levan, un prometedor estudiante de medicina, había sido secuestrado por uno de tantos grupos de bandidos radicales que se ocultan en las montañas. Los responsables de semejante barbarie pedían 600.000 dólares por su liberación, pero el Gobierno de Shevardnadze se negó a pagar. La familia soportó un lustro de agonía e incertidumbre en el que la desesperación fue tal que incluso su padre amenazó con quemarse a lo bonzo frente a uno de los edificios del Ejecutivo. El propio Kaladze, que apenas pudo celebrar la Champions de 2003 y el Scudetto del año siguiente, sopesó la posibilidad de renegar de su ciudadanía georgiana para adoptar la ucraniana. Finalmente, el 21 de febrero de 2006 sus peores temores se hicieron realidad. Las fuerzas de seguridad encontraron el cuerpo sin vida de Levan en un paraje a más de 200 kilométros de la capital del país, Tbilisi.

Quizás fue la tragedia personal de la pérdida de un hermano lo que hizo que, al terminar su carrera el año pasado, se decidiera por dar un nuevo rumbo a su vida con la política. “Voy a disputar el juego más importante de mi vida, por la libertad y democracia en mi país”, declaró ilusionado. Casi instantáneamente anunció que se presentaría a las elecciones legislativas de 2012 bajo el paraguas de la formación política Sueño Georgiano, liderada por el oligarca pro-ruso Ivanishvili. Los resultados de los comicios no pudieron ser más felices para Kaladze: Sueño Georgiano se impuso con claridad en las elecciones y él consiguió su acta de diputado presentándose por su ciudad natal.

Su meteórica carrera política experimentó un nuevo acelerón cuando, en octubre, el ya presidente Ivanishvili entregó el Ministerio de Energía a Kaladze. Si en el pasado, el zaguero fue el último responsable de la defensa del Milan, ahora le tocará cuidar del bien más preciado de Georgia: los hidrocarburos. Y es que el sur del Cáucaso es una de las tradicionales vías por las que el gas y el petróleo que brotan en el Mar Caspio llegan a Europa, un corredor cuyo control es vital para asegurar el progreso económico del país. De su labor ministerial dependerá el éxito o el fracaso de la legislatura que acaba de comenzar.

Igual que, en su día, Maldini o Nesta contaron con un lugarteniente de lujo en el epicentro de Lombardía, ahora el presidente Ivanishvili disfrutará del oficio de una hormiga laboriosa a la que no le importa trabajar por los suyos en la sombra mientras los focos apuntan a las estrellas. Con su puesto en el Gobierno, Kaladze tendrá en su poder que la seguridad de la que un día no gozó su hermano sea uno de los triunfos de la escuadra que ahora defiende. La de su país.

7/2/2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s