Sergio Araujo, con permiso de Messi

Sergio Araujo Barcelona B

Sergio Araujo (Barcelona B) lleva tatuados en sus brazos los versículos de una historia aún por escribir, reconoce que le encanta dormir y que fuera del campo es un chico tímido. Idolatra a Riquelme como único Dios supremo y aspira a convertirse en el próximo Kun Agüero. Nacido en Villa Crespo (Buenos aires, 1992), jugó en los potreros de la capital de Argentina, hasta que Ramón Maddoni (descubridor de talentos de Boca) le hizo una prueba que, finalmente, acabó con el chaval ingresando en la Casa Amarilla, a 100 metros de La Bombonera, en la que se considera como La Masía Xeneize.

De primeras empezó jugando como enganche entre la delantera y el centro del campo, pero poco tiempo después adelantó su posición convirtiéndose en el ariete titular del filial de Boca, hasta que Basile le llamó para debutar con el primer equipo. Fue en el Torneo Apertura 2009, frente a Banfield, y aunque no consiguió marcar, dejó detalles más que suficientes. Sin embargo, no metería su primer gol con la elástica xeneize hasta el 21 de noviembre de 2010, ante el Arsenal de Sarandí y ya con Claudio Borghi como entrenador.

Tres años después, tras varios goles y ya como jugador consolidado en Boca, el Barça decidió traérselo cedido al filial durante los dos próximos años por 800.000 euros y con una opción de compra de seis millones de euros. Y el trato, de momento, le va bien. Sergio Araujo, al que apodan ‘el chino‘ por lo pequeño de sus ojos, ya ha marcado un doblete ante el Lugo y otro contra el Castilla, y, aunque reconoce que le gusta más jugar pegado a la banda izquierda, la realidad es que no lo está haciendo nada mal en punta.

Lejos quedan las palabras de sus padres que, como él mismo reconoce, no querían que fuera futbolista y sí abogado. Pero los caprichos del destino son inescrutables y, al final, fue su propio padre el que le llevó a hacer las pruebas con el equipo xeneize. Desde ese momento, y viendo como Riquelme volaba a Barcelona para debutar en el Camp Nou, Sergio comenzó a escalar hasta llegar al primer equipo, fichar por el conjunto culé y, por qué no, jugar con Xavi y compañía algún día.

Ahora, al otro lado del charco, donde el vos no es el prolegómeno de un tango y el merengue no está bañado en dulce de leche, sino que va vestido de blanco y juega en el equipo rival, Araujo debe luchar contra la sombra de Messi en una comparación desproporcionada en todos los sentidos. Ya lo han hecho en su país, donde le han apodado ‘la Pulga B‘, y desde España, donde desde el principio se le ha puesto la etiqueta de ‘futuro Messi‘. Sin embargo, siendo realistas, es casi imposible que llegue al nivel del cuatro veces ganador del Balón de Oro. Y, mucho menos, al nivel de Chitalu, con el que, de momento, no le ha comparado nadie. ¡Que Dios le pille confesado!

04/02/13

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s