Las 95 víctimas del Estadio de Port Said

Port SaidÁLVARO MÉNDEZ | Aunque parezca inverosímil, las tragedias en el mundo del fútbol rara vez se cuentan por las derrotas sufridas. Ni siquiera por dolorosas lesiones o por retiradas prematuras. El mayor fracaso que puede vivir el deporte rey es que el terreno de juego, concebido para el júbilo de la victoria, se convierta en inmóvil testigo de la desolación, el sufrimiento y la destrucción. Por desgracia, aquellos que disfrutaron de la hegemonía de la Alemania del Káiser Beckenbauer y escucharon a un tal Víctor Hugo Morales narrar el estratosférico slalom del Barrilete Cósmico también recuerdan con horror la avalancha de Heysel o la tragedia de Hillsborough. Y nosotros, que ahora gozamos de una juventud marcada por la estrella de cinco puntas descendida de los cielos de Sudáfrica o por los titánicos duelos entre Cristiano y Messi, difícilmente podremos olvidar lo que ocurrió hace un año en el egipcio Estadio de Port Said.

Los disturbios comenzaron cuando el colegiado puso fin al partido. El Al-Masry, equipo local, acababa de lograr una histórica victoria por 3-1 ante el cairota Al-Ahly, el club más laureado del continente africano. La hinchada local, eufórica, saltó al terreno de juego para festejarlo. Pero lo que en un primer momento pareció una celebración por todo lo alto rápidamente mutó en un violento altercado en el que los ultras del Al-Masry, armados con cuchillos y estacas, asaltaron a los jugadores y a los aficionados del Al-Ahly. Pronto el estadio se transformó en una batalla campal en la que 74 personas fallecieron y más de mil resultaron heridas.

Sin embargo, a diferencia de las tragedias europeas, no fueron ni el hooliganismo ni el exceso de aforo los desencadenantes de la barbarie de Port Said. Las jornadas previas al choque estuvieron marcadas por enfrentamientos entre hinchas de uno y otro equipo, pero no precisamente por su enemistad deportiva. Mientras que los seguidores de Al-Masry se declaraban abiertamente partidarios de Hosni Mubarak (el otrora presidente laico derrocado justo un año antes), los cairotas del Al-Ahly eran conocidos por sus enfrentamientos contra las fuerzas de seguridad del antiguo régimen en la famosa Plaza Tahrir y por simpatizar con los Hermanos Musulmanes, la fuerza catalizadora de la Primavera Árabe en Egipto. Así pues, la victoria del Al-Masry supuso una revancha política de los incondicionales del dictador que no dudaron en celebrarla con la sangre de sus detractores. La violencia volvió a instalarse en el país. La revolución habría triunfado en las calles, pero no en los estadios. O, al menos, eso pensaban los pro-Mubarak.

Meses más tarde, la Justicia egipcia imputó a 75 personas, a quienes culpabilizaba de la masacre vivida aquel trágico 1 de febrero de 2012. No obstante, no se esperaba una fuerte condena, y mucho menos tratándose de un caso tan particular enmarcado en la más convulsa etapa de transformación política y social de la historia reciete de Egipto. Sin embargo, ese mismo verano floreció el proceso democrático que aupó al poder a Mohamed Morsi, líder de los Hermanos Musulmanes. Los proscritos por Mubarak serían los encargados de gobernar la nación.

A la sombra de estos cambios, el caso de la tragedia de Port Said siguió su cauce hasta que la semana pasada conocimos finalmente el veredicto definitivo. Pena de muerte para veintiuno de los acusados. Veintiuna vidas más que la sinrazón de la violencia se cobrará en nombre del fútbol. O, quizás, de algo más. De hecho, los incondicionales del actual Gobierno lo festejaron por todo lo alto, mientras que los nostálgicos del pasado lo consideraron un acto de venganza sin precedentes.

¿Es excesiva la condena? ¿Está influenciada por la lealtad que en su día mostraron los mártires de Port Said hacia el islamismo de Morsi, ahora Presidente? ¿Ojo por ojo, diente por diente? Son preguntas lanzadas al aire a las que cada uno habrá de responder con cautela pero sin caer en la ingenuidad. Lo que sí sabemos es que, finalmente, aquel partido se cobrará, en total, la vida de 95 personas. Unos, víctimas del odio. Otros, víctimas del revanchismo. ¿De eso trata la democracia? No lo sabía…

31/1/2013

2 thoughts on “Las 95 víctimas del Estadio de Port Said

  1. Una vez más encontramos un excelente artículo. ¡Enhorabuena!
    Es muy difícil entrar a valorar estas situaciones, especialmente cuando suceden en lugares donde los parámetros de interpretación (culturales y sociales) son tan diferentes a los nuestros. Como dice el autor del texto es fácil caer en la ingenuidad o en el desprecio cuasi totalitarista (añado yo). En estos casos la convulsión, fruto del revanchismo y de la falta de reflexión, tanto de los dirigentes como del propio pueblo, lo arrasa todo. Si miráramos en la prensa general de esos mismos meses encontraríamos, seguramente, otras muertes, otros heridos, en toda la sociedad egipcia con los mismos actores. En todos los contextos, porque lo que sí parece claro es que en esta tragedia, el deporte era un mero elemento convocante).
    Eso sí, yo no he encontrado jamás causa alguna que justifique la pena de muerte como herramienta de ajuste de los sistemas políticos. No creo en el ojo por ojo que, además, nunca ha demostrado ser eficaz en lo judicial, ni en lo educativo, ni en lo disuasorio.
    ¡Ánimo con este estupendo trabajo!

  2. A veces en el anonimato los humanos manifestamos lo peor de nuestra condición. Escondidos en la masa, en la muchedumbre nos dejamos arrastrar por la violencia más desastrosa. Pero además en otras tantas ocasiones la venganza se cubre bajo un manto de supuesta justicia. Mucho mejor es disfrutar de un juego, de un deporte, de un espectáculo en algunos casos, pero siempre para el sano disfrute y para enriquecernos como personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s