El petroimperio galo del PSG

ibrahimovicÁLVARO MÉNDEZ | Como si se tratara de un boomerang que nunca se detiene en su órbita, los rumores sobre una posible marcha del Real Madrid de Cristiano Ronaldo y José Mourinho vuelven a planear por Chamartín. Aun a riesgo de aparecer en una habitación oscura contigua a la sala de prensa del Bernabéu, el malestar de la plantilla con The Special One es notorio. Los resultados no acompañan, y el técnico luso podría plantearse escuchar los cantos de sirena que llegan desde los despachos de los grandes clubes europeos.

Uno de los equipos que más papeletas tiene —o billetes— es el Paris Saint-Germain. En numerosas ocasiones la cúpula directiva de les rouge-et-bleu ha dejado caer su interés por las estrellas portuguesas del club blanco. Sus hipotéticos fichajes supondrían la culminación a un proyecto faraónico que se inició en 2011 pero que aún no ha dado frutos. Tras una década a la deriva, Qatar Investment Authority se hizo con la práctica totalidad del PSG para enderezar el rumbo de una nave que se arrastraba irremediablemente por una Liga tan poco competitiva como la gala y que —cuando lograba clasificarse— luchaba por no hacer el ridículo en competición europea.

Desde entonces, los nuevos propietarios del club no han escatimado en esfuerzos para devolver la ilusión a las gradas del Parque de los Príncipes. Como por arte de magia, la afición parisienne ha contemplado los fichajes de superestrellas de la talla de Javier Pastore, Zlatan Ibrahimovic, Thiago Silva o Ezequiel Lavezzi con el mismo asombro con el que Alí Babá asistió al descubrimiento de los tesoros que albergaba la cueva de los cuarenta ladrones.

Recursos no faltan. Qatar Investment Authority no deja de ser una de tantas empresas satélite detrás de las cuales se encuentra la monarquía de Qatar, el pequeño emirato árabe. Si bien Tamim bin Hamad bin Khalifa Al-Thani, propietario del PSG, nunca ha manifestado directamente su interés por Mou y CR7, sí que lo ha hecho Saud Bin Abdulrahman Al-Thani, mano derecha del anterior y miembro del Comité Olímpico de Qatar. Y es que hablar de uno u otro miembro de la dinastía Al-Thani en términos de poder es prácticamente equivalente. Tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando.

Qatar, como ya hemos explicado anteriormente en ‘Telón de Acero’ es una monarquía autoritaria regida con mano de hierro por la familia Al-Thani que comienza a reclamar su espacio en el mundo en base a un elemento fundamental: los hidrocarburos. Situado en un enclave privilegiado en las costas del Golfo Pérsico, tiene acceso a algunos de los yacimientos petrolíferos más importantes del planeta. No en vano, posee unas reservas probadas de casi 26.000 millones de barriles. La fiebre del petrodólar hace que Qatar disfrute incluso del PIB per cápita más alto del mundo.

Lujosos Ferraris, millonarios circuitos de Fórmula 1, rascacielos que desafían las leyes de la gravedad, party girls salvajes y playas artificiales son sólo algunas de las ostentosas maneras en que el poder económico de Qatar se manifiesta. Otra de ellas es la firma de suculentos contratos deportivos bañados en oro negro con clubes europeos. Bien lo saben FC Barcelona y Málaga, en parte intervenidos también por la monarquía pérsica. Y, por supuesto, el Paris Saint-Germain. Quién sabe si Al-Thani volverá a gritar un “ábrete, Sésamo” a orillas del Sena para mostrar a sus fieles parisinos la grandeza de un fichaje que desestabilizaría el fútbol mundial. Quién sabe si un club como el Real Madrid pasará de saqueador a saqueado. O quién sabe si, como le ocurrió a Qasim, cruel hermano mayor de Ali Babá, Al-Thani olvidará la contraseña mágica para escapar de la cueva y será atropellado por otro de los ladrones que campan a sus anchas por el fútbol continental.

20/12/2012

Anuncios

19 thoughts on “El petroimperio galo del PSG

  1. Pingback: Un reflejo para Bielsa | Falso 9

  2. Pingback: Apuntar y disparar | Falso 9

  3. Pingback: Fernando Evangelio: “No veo al Bayern tan favorito para la Champions” | Falso 9

  4. Pingback: Resistir | Falso 9

  5. Pingback: El fútbol, ese estado de ánimo | Falso 9

  6. Pingback: De la guerra a la gloria | Falso 9

  7. Pingback: Aspirar a la nada | Falso 9

  8. Pingback: Lo exótico sale caro | Falso 9

  9. Pingback: Falcao y el ámbar perdido | Falso 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s