William Wallace apuntilla al Rangers

ÁLVARO MÉNDEZ | Un joven católico, hincha del Celtic, yace en la cama. Está agonizando. Su familia, destrozada, le pregunta por su última voluntad. El chaval, seguro de sí mismo, contesta: “Quiero hacerme protestante”. La familia, alarmada, le interroga de nuevo: “¿Qué? ¿Qué has dicho?”. El mozo asegura: “Es todo lo que quiero hacer”. Los padres llaman al pastor, que entra a la habitación. Lo convierte. Lo convierte en protestante y en seguidor del Rangers ante los desconcertados semblantes de sus seres queridos. El joven, orgulloso, sentencia: “Si lo he hecho es porque, si finalmente muero, seré un protestante menos del que preocuparse”.

La histórica rivalidad que ha enfrentado a los clubes escoceses más laureados de todos los tiempos —Celtic y Rangers— se puede resumir en una anécdota que quizás se escuche en cualquier taberna del este de Glasgow, de mayoría católica. O también en alguno de los cánticos que se han protestado durante décadas en las gradas del majestuoso Ibrox Park: “Seguiremos al Rangers, a cualquier sitio, lo seguiremos. Dundee, Hamilton, que le jodan al Papa y al Vaticano”.

Celtic y Rangers comparten algo más que la lluvia y la neblina características de la ciudad de Glasgow. Bhoys y teddy bears han protagonizado una enemistad centenaria que trasciende lo meramente deportivo. Durante décadas, la violencia sectaria por parte de ambas aficiones ha inundado la ciudad hasta el punto de desbordar los cauces de lo anecdótico con batallas campales y asesinatos de hinchas tras el Old Firm —término con el que se denomina al derbi entre Celtic y Rangers—. Y es que nada es casual.

El identitario ADN de los dos clubes se estableció en el mismo momento de su fundación. El Rangers surgió fruto de la pasión de cuatro frailes protestantes, mientras que el Celtic nació de la mano de un monje católico con el objetivo de obtener fondos para las humildes familias irlandesas que llegaban a Glasgow en busca de nuevas oportunidades. Con el paso de los años, una diferencia de hecho como es la religión se convirtió en un hecho diferencial al que se adhirieron tintes políticos muy significativos.

La conflictividad religioso-política idiosincrásica de las islas británicas se encargó del resto. El arquetipo de seguidor del Rangers se instauró como el del escocés protestante, unionista, leal a la insignia británica y a la Corona desde lo más profundo de su azulado corazón. En cambio, el celt modélico, católico convencido, tatuó el verde de los pastos irlandeses en su pecho según las instrucciones del Santo Padre. Dos extremos, dos prismas distintos a través de los cuales mirar el fútbol y la vida.

Estos sectarios patrones de conducta derivaron en actitudes tan extravagantes —por no usar un vocabulario más contundente— como los aplausos del Celtic Park celebrando los atentados del IRA, o el reconocimiento por parte de la hichada blue hacia la política institucional del Rangers de no contratar jugadores católicos. Un cúmulo de despropósitos que sólo favoreció la radicalización de una ciudad dividida en dos por el fútbol, la religión y la política.

Sin embargo, este enfermizo fanatismo no ha evitado que los dos equipos de Glasgow hayan establecido un bipartidismo dictatorial en la Scottish Premier League. 54 títulos protestantes por otros 43 católicos. Una auténtica liga de dos… hasta este mismo año. Durante el pasado verano, el Rangers fue relegado a la cuarta división escocesa debido a sus problemas económicos.

Aunque Ibrox Park registró un lleno hasta la bandera en el debut de los teddy bears en el subsuelo del fútbol escocés, el descenso ha supuesto un batacazo moral de dimensiones inimaginables para la afición. A la incertidumbre sobre la viabilidad económica del club se une la eterna duda de si el equipo logrará alguna vez retornar a la categoría de oro. Cualquier tiempo pasado fue mejor.

Pero el jaque mate a los gers no ha venido desde el fútbol, ni siquiera desde su némesis verdiblanco, sino desde las altas esferas de la política. El primer ministro escocés, el nacionalista Alex Salmond, logró pactar la semana pasada con el premier británico David Cameron un acuerdo para la celebración de un referéndum sobre la independencia escocesa, una consulta vinculante que ha de celebrarse antes de 2014.

Un hipotético ‘’ a la secesión supondría la puntilla para una hinchada que, no suficientemente herida en su orgullo futbolístico, se vería ahora despojada de su amada Union Jack. Un Ibrox Park convertido en camposanto donde un fantasmagórico Rangers lucha por sobrevivir en divisiones regionales con el único apoyo de unas banderas huérfanas de todo significado. Un triunfo, en definitiva, de Alex Salmond, una grotesca versión del William Wallace de Braveheart que, casualidades de la vida, disfrutó como un niño cuando, en 1998, su querido Hearts of Midlothian arrebató la Scottish Cup al unionista Rangers.

25/10/2012

Anuncios

6 thoughts on “William Wallace apuntilla al Rangers

  1. Pingback: El cometa Arshavin – Visiones

  2. Pingback: Pessoa y el Celtic | Falso 9

  3. Pingback: Shankly vs Valdano « Falso 9

  4. ¡Qué harán ambas aficiones si el ecumenismo cristiano triunfa! Católicos y anglicanos volverían a unirse como hermanos en la fe. Westminster and Canterbury together for ever and ever! Celtic and Rangers perhaps!

  5. Material adicional para los interesados en el tema:

    -Audiovisual. “En el nombre del padre”, de Daniel Day Lewis.
    -Lectura. El capítulo que Simon Kuper le dedica al tema en “Fútbol against the enemy”.

    Gran artículo.

  6. Alvaro, me encanto tu articulo, ya que aprendi algo que no sabia… Como ser las historias detras de estos dos clubes escoceses que trasciende el mero hecho historico y le has dado un contexto social muy interesante…
    Sigue asi…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s